Alimentos que Contienen Zinc y sus Beneficios

Alimentos con Zinc

Los alimentos con zinc son muy variados, probablemente algunos ya los consumes como la carne, el huevo y la levadura de cerveza; y otros deberás incluirlos en tu dieta como las semillas de calabaza o la leche en polvo desnatada.

El zinc actúa dirigiendo el flujo de los procesos corporales, el sistema enzimático y el metabolismo celular. Las enfermedades deficitarias en zinc son sobre todo la hipertrofia prostática (agrandamiento de la próstata) y la arteriosclerosis. La toxicidad es prácticamente nula, excepto en dosis superiores a 150 mg/día, o si los alimentos han sido guardados en depósitos galvanizados.

Alimentos que Contienen Zinc

Lo primero, es saber que la dosis mínima diaria es de 15 mg, debe ser algo mayor en mujeres embarazadas y madres lactantes. También debes saber que debido a la gran pobreza del zinc en el suelo, las comidas son en general muy deficientes en este mineral; por eso lo indicado es incluir varios alimentos que contengan este mineral en tu alimentación diaria.

Entre los alimentos con zinc más comunes se encuentran: los mariscos, especialmente las almejas y ostras; la carne de res, de cordero, cerdo y en menor medida la carde de ave; las semillas son ricas en este mineral, incluye en tu alimentación las semillas de calabaza, sandía, chía y sésamo; frutos secos como las almendras y avellanas; los derivados de lácteos, especialmente el queso; los cereales como los copos de avena; la levadura de cerveza; verduras de hoja verde como lechuga, acelgas o espinacas; el cacao en polvo y el chocolate; germen de trigo; huevos; leche en polvo desnatada y champiñones.

Beneficios del Zinc

Es esencial para la síntesis de las proteínas y regula la contractibilidad de los músculos. También colabora en la formación de la insulina. Regula el importante balance ácido-alcalino del cuerpo.

El zinc normaliza la glándula prostática y los órganos de reproducción, además, es necesario para el funcionamiento del cerebro y para el tratamiento de la esquizofrenia; asimismo favorece el crecimiento, la actividad cerebral y corrige los desórdenes mentales.

Este mineral se necesita para la síntesis del ADN, acelera el proceso de cicatrización de las heridas internas y externas; y contribuye a eliminar las manchas de las uñas y se usa en el tratamiento de la infertilidad. También el consumo de alimentos con zinc ayudan a evitar los problemas prostáticos, junto con el selenio. Asimismo, ayuda a reducir los depósitos de colesterol.

Síntomas de la Falta y el Exceso del Zinc

La falta de zinc en el cuerpo puede provocar que el sistema inmunitario se debilite, favorece el aumento de glucosa en la sangre, la piel seca, problemas hepáticos, psoriasis y la mala cicatrización.

Por su parte, el exceso de zinc que generalmente se debe al consumo de suplementos, se puede manifestar en diarreas, náuseas, cansancio y debilidad. Por eso es importante que siempre consultes con el médico si es necesario suplementarlo y que recomiende la dosis correcta.

Otros Minerales Necesarios en el Cuerpo

El cobre es un oligoelemento esencial presente en todos los tejidos del cuerpo y tiene múltiples funciones, por ejemplo, junto con el hierro ayuda en la formación de los glóbulos rojos, de hecho, el cobre ayuda a mejorar la absorción de hierro.

Los alimentos más frecuentes que contienen cobre son los lácteos y sus derivados, también las carnes y embutidos como jamón serrano ibérico, codorniz, riñones e hígado, los huevos, frutos secos, pescados y mariscos como la langosta, ostra y cangrejo, cereales, legumbres, frutas secas como el albaricoque y la uva pasa, verduras como las setas y el tomate y en general las grasas

El hierro es necesario para metabolizar mejor las vitaminas del grupo B; también es esencial y necesario para la producción de hemoglobina, la responsable de transportar el oxígeno de los pulmones, previene la fatiga, ayuda al crecimiento y corrige la anemia. En general el hígado, riñones (las carnes de los órganos), harina de maíz, almejas, carnes rojas, yemas de huevo, melocotones secos, ostras, frutos secos, alubias, melazas, avena, guisantes y cereales integrales; son alimentos que contienen hierro y que fácilmente podemos incluir en nuestra alimentación.

El magnesio es un macroelemento que interviene en importantes procesos fisiológicos. El magnesio es necesario para el metabolismo del calcio, la vitamina C, el fósforo, el sodio y el potasio. Este mineral se encuentra en los alimentos integrales, semillas de girasol, almendras, avena, chocolate, espinacas, quinoa, legumbres, banano, manzanas, entre otros alimentos.

Más Temas de Alimentación AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!