Enfermedades del Oído

Enfermedades del Oído en perros

Las enfermedades del oído en perros no son tan frecuentes, pero sí pueden pasar, por eso es muy importante el debido cuidado y atención a esta zona de su cuerpo. Aprender a distinguir los síntomas es la mejor opción para tratarlas a tiempo y brindarle más bienestar a nuestro perro.

Los perros, a diferencia de los gatos, tienden a sufrir de más enfermedades en sus oídos como la otitis; ya que su canal auditivo es profundo y en el caso de perros con orejas peludas aumenta el riesgo debido a la humedad que se mantiene en esa zona provocando la aparición de hongos y bacterias.

Enfermedades del Oído en Perros

Lo primero que debemos saber es cómo identificar que nuestro perro tiene alguna molestia o enfermedad en su oído. Puede haber acciones de los perros que nos ayuden a identificar fácilmente que algo le pasa. Por ejemplo, que sacuda la cabeza, si de casualidad le tocaste una oreja y se quejó o se puso agresivo o que camine como tumbando la cabeza hacia un lado.

Generalmente, estas enfermedades le generan mucha incomodidad y dolor a nuestro perro, provocando que ellos se tornen agresivos, así que ésta también es una buena señal. Si de repente tu perro se está comportando agresivo, probablemente tenga algún dolor.

Otitis

La inflamación del oído externo es una enfermedad bastante frecuente en los canes. Si no les prestas atención a los signos de la otitis, la afección puede complicarse haciendo que tu perro sufra mucho. Los perros con otitis externa tienden a inclinar la cabeza hacia el lado del oído enfermo y también tienden a sacudir la cabeza.

Existen unos factores que predisponen a que el perro sufra de otitis, por ejemplo, la anatomía de las orejas, las que son en forma de L tiene un drenaje más limitado de las secreciones.

Otro factor es la predisposición racial, razas como el Bassethound o el Cocker que tienen orejas caídas, tienen los conductos auditivos más estrechos que otros perros, esto no favorece la adecuada ventilación, entonces el calor y la humedad se retienen en el interior del oído propiciando la aparición de bacterias y como consecuencia posibles infecciones.

En otros casos, existen razas que tienen tendencia seborreica en el oído, como los Pastores Belgas o Pastores Alemanes, que aunque tienen las orejas rectas por el exceso de producción de sebo tienden a sufrir de otitis.

¿Cómo Detectarlas? Examina cuidadosa y suavemente los oídos de tu mascota. Actúa con precaución si tu mascota se pone agresiva, ya que, debido al dolor, puede hasta morderte. Trata de determinar si el olor o dolor se origina en el conducto auditivo, en el pabellón de la oreja o en otra parte de ésta. Igual, ante cualquier sospecha de otitis debes consultar inmediatamente con el veterinario.

¿Cómo Prevenir estas Enfermedades?

Un conducto auditivo maloliente o un cerumen marrón o blanquecino son motivo suficiente para ir a la consulta del veterinario, quien practicará un examen ostoscópico y decidirá el tratamiento a seguir.

La mucosa del conducto auditivo es muy frágil, y cualquier brusquedad podría exponerla a inflamaciones que siempre pueden agravarse. Para realizar la higiene periódica de las orejas, siempre deberás utilizar un producto concebido específicamente para ello.

Se deben abandonar los copitos de algodón y todos los productos irritantes como el éter, el alcohol de 90°, la tintura de yodo o el agua oxigenada. Por el contrario, cuando el pabellón de la oreja esté sucio, procura limpiarlo con un poco de algodón empapado en aceite de almendras.

Cuando bañes a tu perro ten mucho cuidado al enjugarlo, lo ideal es que no le caiga agua al oído, en caso de que pase, sécalo muy bien, asegúrate de que no le vaya a quedar agua por dentro. Si necesitas lavar las orejas, es decir, la parte exterior, es mejor hacerlo con un paño para mascotas o un trapo y vinagre.

Más Cuidados de Perros AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!