¿Por qué los Pensamientos Negativos son el Detonante de Enfermedades, Envejecimiento y Ruina?

Pensamientos negativos son el detonante de enfermedades

Es cierto, ¡los pensamientos negativos son el detonante de enfermedades! No es necesario que cambies tu forma de ser, pero sí tu actitud de ver la vida frente a ciertos y determinados conflictos que como seres humanos debemos afrontar con dignidad, coraje, certeza y fe.

Recuerda que un pensamiento negativo, puede afectar tu autoestima, envejecer de manera prematura y por supuesto enfermarnos. La ira, la envidia, la duda, la insatisfacción, el desapego, el desamor, la agresividad, la trampa, la depresión, la crítica, la grosería; son problemas de carácter que  van haciendo mella en cualquier parte del organismo.

Los Pensamientos Negativos son el Detonante de Enfermedades

Aquí te diremos qué sentimientos negativos pueden llegar afectar órganos vitales de tu organismo. Cuando sientes egoísmo, celos, envidia; puede ser que con el tiempo tus problemas se concentren en tu corazón, hígado; tengas problemas respiratorios, como asma o EPOC o tu sistema circulatorio empiece a fallar.

Si tú no expresas con amor lo que sientes, te “comes” tus propios problemas; eres egocéntrico, autocrítico y amargado; ten la plena seguridad que te diagnosticarán artritis/reumatismo, migrañas y serios problemas musculares.

Recuerda que los pensamientos negativos envenenan tu cuerpo, lo intoxican; así que no más odio, crítica, dudas, reproches, insultos, desprecios. Recuerda que estas altas dosis de pensamientos y actitudes negativas se concentran como depósitos de veneno y “podredumbre” en tu sangre; la  envenenan y podrían generar leucemias, cáncer de pulmón, cirrosis e infartos cardíacos

Pero no sólo son los pensamientos inadecuados los causantes de tus afecciones; también son tus actitudes frente a la vida, al trato con los demás. Maltratar, humillar y vulnerar los derechos de los demás son un “verdadero caldo de cultivo” de problemas renales, Alzheimer, problemas de la vista, psoriasis, infecciones respiratorias frecuentes, cáncer de seno, depresión y Parkinson.

Cuando te molestas por todo, te irritas con facilidad, nada te gusta, desprecias y reprochas; eres el candidato perfecto para tener úlceras, problemas gástricos y en el peor de los casos, cáncer de estómago e hígado.

Los dolores de cabeza frecuentes, la migraña son la evidencia de ser una persona nerviosa, exagerada, dramática y terca. Pero tampoco les va bien a los que montan en cólera por todo, no se aguantan ni a ellos mismos, por cualquier cosa forman pelea y controversia; estas persona suelen sufrir de serias afecciones biliares, úlceras sangrantes, vómitos de sangre, divertículos, pancreatitis y estreñimientos.

La calidad de vida se afecta por todos estos sentimientos anteriores, pero si le sumas a esto, miedo, tristeza, ira, asco; no sólo afectara tu calidad de vida, sino que te provocarás envejecimiento prematuro y hasta y propia ruina.

Mindfulness como Técnica de Relajación

Esta es una práctica que permiten que logremos una atención plena o atención consciente, e incluye la meditación como técnica de relajación. Con esta técnica seremos capaces de tener conciencia de nuestros pensamientos, sentimientos y sensaciones tanto físicas como emocionales.

Esto es clave para no permitir que los pensamientos negativos nos afecten nuestra salud; y es que antes de comenzar a “cambiar” nuestros malos pensamientos y sentimientos, primero debemos ser conscientes de ellos. En muchas ocasiones las personas sienten rabia, envidia o resentimiento, pero no son completamente conscientes de ello. Por eso el primero paso es hacer un análisis muy consciente de nuestros pensamientos y sentimientos para después sí poder cambiarlos. ¿Y es que, cómo vas a cambiar, si no sabes qué tienes que cambiar?

Una vez ya tienes identificado los sentimientos y pensamientos negativos que quieres quitar de tu mente, será más fácil que comiences el proceso de cambio; porque a la próxima vez que comiences a pensar negativamente serás consciente y buscarás la forma de cambiar de inmediato de pensamiento.

El mindfulness mejora nuestra salud física y mental, es súper recomendada para evitar la ansiedad y para combatir episodios de depresión; también es muy útil para personas que sufren trastorno obsesivo compulsivo, estrés postraumático o trastornos de la personalidad. Esta técnica es excelente para trabajar la inteligencia emocional, para mejorar la memoria y la capacidad de concentración.

Más de Poder Mente y Belleza AQUÍ