El Manejo del Estrés Mejora Tu Belleza

Manejar estrés mejora la belleza

¿Manejar estrés mejora la belleza? Hace 85 años el estudiante de medicina, Hugo Seyle descubrió en su primer año de rural que la gran mayoría de pacientes que atendía, tenían un denominador común; cansancio, desánimo, tristeza, pérdida de apetito, de peso; un típico trastorno de ansiedad al que bautizó “estrés”.

Hoy, esta cortísima palabra es utilizada dentro y fuera de los consultorios y es la “culpable” de que muchas enfermedades hagan su aparición, es la responsable de fallas laborales, matrimoniales e interpersonales; pero para las mujeres, principalmente, es la causante de que la belleza se empiece a deteriorar.

El estrés acaba con la vitalidad, por tanto, también hace que tu cara se aje, que tengas arrugas prematuras, que tu piel se reseque y que tu cabello se caiga y pierda brillo.

Pero el estrés también es el culpable de las enfermedades cardíacas, trastornos mentales e hipertensión arterial.

Lo más importante es que aprendas a reconocer tu propio estrés, puede ser que con frecuencia sientas mal genio, ira; te irrites fácilmente, tengas problemas estomacales, tanto estreñimiento como diarrea, jaquecas, dolores de cabeza, llores sin motivo, sientas tu piel reseca, amanezcas cansado, como si no hubieras descansado, ojeras pronunciadas, caída del cabello y sin brillo.

Una vez detectes estas señales preliminares de tu estrés; es fácil de controlarlo para que no te coja ventaja.

¿Qué dispara tu estrés? – Manejar estrés mejora la belleza

Existen situaciones que te disparan el estrés como por ejemplo: trabajo excesivo, tanto en casa como en la oficina; problemas familiares, celos, dificultades económicas, emocionales y de pareja.

Recuerda que estas emociones que disparan el estrés también te hacen vulnerable para que comas en exceso, fumes, bebas alcohol, consumas drogas; duermas muchísimo o por el contrario, presentes insomnio.

Lo más importante es que evites las situaciones estresantes, no discutas, camina, escucha tu música preferida, haz algún deporte, aprecia la naturaleza, mira la vida de manera positiva, no te quejes, no critiques, trata de darle solución a tus problemas con alternativas, “no atizando el fuego”, ayuda a los demás, recuerda que cuando tu ayudas a los demás la Luz Divina se encarga de tí.

Existen técnicas más puntuales, cuando el estrés te acose; respira profundamente, relájate, haz ejercicios de estiramiento, intenta hacer yoga. Pero también, intenta confesarle a un amigo muy cercano tus inconvenientes, escuchar un consejo a tiempo te puede servir.

Por último, evita alimentos con alto contenido en grasa y azúcares; reemplaza estos alimentos por frutas, lácteos, maní, verduras.

Más de Poder Mente y Belleza AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!