Prevención de Riesgos Laborales

Prevención de Riesgos Laborales

La prevención de riesgos laborales es una disciplina que busca mejorar la seguridad y salud de los trabajadores en el trabajo, así como como prevenir posibles riesgos derivados del ejercicio del trabajo.

De esta manera, la prevención de riesgos laborales trabaja tanto de manera preventiva como de manera correctiva; a través de la aplicación y establecimiento de medidas y actividades que, primero, prevengan los riesgos propios del trabajo con base en las condiciones del mismo; y, segundo, la aplicación de medidas correctivas de acuerdo con la evaluación de los especialistas.

Es importante aclarar que por riesgo laboral se entiende todo daño derivado del trabajo, ya sea lesiones sufridas a consecuencia del trabajo, dentro de la empresa o en el horario laboral, o enfermedades o patologías derivadas del ejercicio del trabajo. (Ver También: Resiliencia Organizacional)

¿Cómo Gestionar la Prevención de Riesgos Laborales?

Existen varios pilares que debes tener en cuenta al momento de gestionar un plan para la prevención de riesgos laborales. El primero, es la evaluación de los riesgos, teniendo en cuenta todos los tipos de riesgos que existen; durante la evaluación se recomienda contar con la participación de los trabajadores para tener una mejor retroalimentación.

Luego se debe realizar un plan de prevención, teniendo en cuenta la evaluación, se deben buscar las medidas necesarias para prevenir dichos riesgos; tanto que los trabajadores se adapten a la empresa, como que la empresa se adapte a sus trabajadores. En este punto también es importante que todos en la organización entiendan que la prevención de riesgos laborales está al mismo nivel de importancia de cualquier otro departamento.

Y, finalmente, en paralelo al diseño e implementación del plan de prevención, se debe realizar un programa de formación y capacitación a los trabajadores en temas de seguridad laboral.

Tipos de Riesgo en Entornos Laborales

Al momento de evaluar los posibles riesgos laborales, es importante saber que existen varios tipos, pues muchas veces nos remitimos solo a mitigar o prevenir los físicos; sin embargo, existen otros que se deben tener en cuenta a la hora de elaborar un plan de prevención.

1. Riesgos físicos: este tipo de riesgo aborda, a su vez, varios tipos. Se encuentran el ruido, la temperatura, la humedad, las vibraciones y la iluminación.

2. Riesgos biológicos: se refiere al riesgo producto de microorganismos como hongos, bacterias, parásitos y virus. Este es muy común en lugares de trabajo como hospitales, centros de salud, etc.

3. Riesgos ergonómicos: es uno de los riesgos más frecuentes en el ambiente laboral, de hecho, se estima que el 60% de las enfermedades laborales se deben a este tipo. Entre los riesgos ergonómicos se encuentran movimientos repetitivos, posturas inadecuadas y levantamiento de peso.

4. Riesgos químicos: este riesgo se refiere a las enfermedades o patologías provocadas por las condiciones del medio ambiente en el trabajo o por procesos químicos. Por ejemplo, alergias, virus, asfixia u otra patología producto de la inhalación ingestión o absorción.

5. Riesgos mecánicos: se refiere al riesgo de trabajar o manipular herramientas de trabajo, o a lesiones producto de golpes por objetos desprendidos o proyectados, quemaduras, cortes, aplastamientos o contusiones.

6. Riesgos psicosociales: son riesgos laborales importantes y que se deben tener muy en cuenta a la hora de elaborar planes de prevención. En este ámbito se incluye la fatiga laboral, el estrés, un ritmo de trabajo elevado, monotonía, etc. (Ver También: Política de Salud Mental en las Empresas)

7. Riesgos ambientales: se refiere al riesgo producto de fenómenos naturales como inundaciones o terremotos; o riesgos productos de la acción humana, lo que se conoce como riesgos antropogénicos.

¿Por Qué es Importante la Prevención de Riesgos?

El beneficio más evidente de aplicar normas de prevención de riesgos laborales es la disminución, no solo de accidentes, sino de incidentes y todas sus consecuencias; tanto las humanas, como las legales y las económicas. Por otra parte, aplicar este tipo de medidas evita que la empresa deba asumir las consecuencias legales por el incumplimiento de la ley.

Adicionalmente, establecer normas de prevención de riesgos laborales propicia un ambiente seguro y saludable en el trabajo; como consecuencia, mejora el clima laboral, los trabajadores se sienten más satisfechos y comprometidos, aumentando así su productividad.

Y, finalmente, otro gran beneficio de aplicar medidas de prevención es que aporta a la construcción de marca.

Más Temas de Recursos Humanos AQUÍ

Autora: Isabella Bernal

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!