Gestión por Objetivos

Gestión por Objetivos

La gestión por objetivos, o como también se le conoce, administración por objetivos, es una estrategia en la que se fijan objetivos y al cumplirse se obtienen premios o reconocimientos; es una como una forma en la que se motiva a los trabajadores para lograr objetivos pequeños que lleven a un gran objetivo.

Para tener o implementar una estrategia de gestión por objetivos es importante conocer sus 5 fases: en la primera fase se establecen los objetivos, puede ser por departamento o área o a nivel general; los objetivos deben ser medibles, con una fecha de ejecución y terminación establecida, reales y que aporten valor.

La segunda fase consiste en comunicar los objetivos con el equipo de trabajo, este paso es muy importante porque todos deben quedar alineados hacia la misma meta. En la tercera fase de un plan de gestión por objetivos se debe realizar una supervisión del desempeño por persona; se trata de supervisar el rendimiento y productividad de cada uno.

Luego viene la cuarta fase que es la de seguimiento; aquí es muy importante la retroalimentación para poder ajustar las tácticas y encaminar todos los esfuerzos a cumplir los objetivos. Finalmente, la tercera fase es la de evaluar si se cumplieron los objetivos, cuáles de estas metas se deben mejorar o enfocar diferente, y algo vital, que es reconocer los logros. (Ver También: Resiliencia Organizacional)

Características de la Gestión por Objetivos

La gestión por objetivos tiene varias características básicas, ya sea que quieras implementar esta estrategia para que las tengas en cuenta; o si ya las prácticas, te ayudará a definir qué estrategia usan en la organización.

Se recomienda que los objetivos se establezcan en tiempo real, preferiblemente que sea en conjunto y por cada departamento; sin embargo, así sean objetivos por cada departamento, éstos deben alinearse o entrelazarse con los objetivos de la organización.

Asimismo, los objetivos deben ser reales, medibles, a corto, mediano y largo plazo y tanto tácticos como operativos. En el caso de gestión por objetivos, la alta dirección es una parte transversal de todo el proceso de cada departamento.

En el proceso de formulación de los objetivos es muy importante tener en cuenta que los objetivos deben ser operativos y trabajarlos mediante el formato de cascada; es decir que, para llegar a un objetivo grande o superior, se deben cumplir primero unos objetivos pequeños u objetivos bases.

Una gran característica de la gestión por objetivos es que los resultados son medibles, es decir, que no se basan en apreciaciones personales ni subjetivas.

El trabajo en equipo y la retroalimentación a tiempo son otras características importantes de la administración por objetivos. La retroalimentación permite hacer los ajustes y correcciones a tiempo; y el trabajo en equipo mejora el compromiso de todos los involucrados, no importa su rango.

Beneficios de Implementar una Gestión o Administración por Objetivos

Son varios los beneficios o ventajas que presenta este tipo de gestión; desde el comienzo, por ejemplo, todos tienen claro cuáles son los objetivos, cuál es su papel dentro de la compañía y qué se espera de su desempeño.

La gestión por objetivos incentiva la comunicación entre los trabajadores, no importa el rango; asimismo, mejora el compromiso de los colaboradores, no solo hacia su trabajo, sino hacia la organización.

Al determinar desde un comienzo el objetivo mayor y los objetivos específicos, todos tienen claro cuál es la meta y cuál es el mejor camino para lograrlo; de esta manera todos sus esfuerzos estarán enfocados hacia ese logro, aumentando la productividad, tanto de la persona como del equipo; principalmente porque de esta manera, cada integrante sabrá, no solo cuál es su responsabilidad, sino la importancia de su trabajo, de igual manera, cada trabajador sabrá la importancia del trabajo del otro.

Más Temas de Recursos Humanos AQUÍ

Autora: Isabella Bernal

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!