Cáncer de Próstata en el Hospital Militar Central

Resultados

Se obtuvieron 1070 pacientes de sexo masculino con edades comprendidas entre los 46 y los 78 años. De estos fueron llevados a biopsia transrectal de pròstata 158 pacqientes, en los cuales 129 resultaron con biopsias negativas para adenocarcinoma; de estos 41 fue hallada prostatitis, en 1 se encontró un PIN de alto grado y a 2 atrofia glandular.

En 29 pacientes se les diagnosticó un adenocarcinoma de próstata (2,7%); la realción de los valores del pSA se encontró en un rango entre 1.2 y 25.9, con un 65% por debajo de 10.

La edad rpomedio fue de 61.7 con un rango entre los 48 y 70 años, encontrándose el 41.3% por debajo de los 60 años.

El Gleason de la biopsia fue clasificado el 72% como bien diferenciado y ningún mal diferenciado.

Se le practicó gamagrafía ósea a 3 pacientes, resultando 2 pacientes con examen positivo.

Fueorn clasificados pre-operatoriamente de cauerdo al tacto rectal, hallazgos ecográficos, hallazgos patológicos y gamagrafía ósea de acuerdo al TNM así:

T1c: 34%
T2a: 34%
T2b: 10.2%
T2c: 13.6%
T2NxM+: 6.8%

De los pacientes clasificados como Tc1, el 33% de estos fue hallado como consecuencia de bajar el rango del PSA, esto es un 10% de todos los diagnósticos de adenocarcinoma de próstata. Si se hubiese aplciado el rango por edades se hubiese perdido el 17.2% de los diagnósticos.

Un paciente falleció por causa ajena a la enfermedad (cardiovacsular), siete pacientes no aceptaron tratamiento, 2 pacientes fueron llevados a deprivación hormonal intermitente con esquema de Acetato de Leuprolide 10.8 IM cada 3 meses y flutamida 750 mg/día por encontrarse al diagnóstico con enfermedad metastásica y 19 pacientes fueron llevados a prostatectomía radical.

En etsos pacientes llevados a prostatectomía radical el Gleason del especimen final fue el siguiente:

Gleason 2-4 5.2%
Gleason 5-7 88.4%
Gleason 8-10 5.2%

El 5.2% presentaron márgenes positivos, el 15.6 invasión capsular focal, el 15.6 invasión capsular extensa y el 62.4% considerados como totalmente lcoalizados.

La estancia intrahospitalaria varió entre 2 y 9 días con un promedio de 3.8 días (Tabla #5), el tiempo promedio de la cirugía fue de 83 minutos con un rango entre 50 y 150 minutos. Se realizó linfadenectomía ileo-obturadora modificada en 4 pacientes, todos negativos.

Discusión

El objetivo de todo el programa de tamizaje es lograr afectar el curso natural de la enfermedad en estudio, así en cacinoma de próstata es esencial encontrar pacientes con adecarcinoma de próstata en estados localizados, lo que permite ofrecer opciones terapéuticas con intención curativa.

Ya está establecido que los pacientes con cáncer de próstata identificados en estudios de tamizaje se encuntran ene stadíos má stempranos que aquellos con síntomas. Sin embargo estadísticamente hablando aun no se ha comprobado qu elos prgramas de tamizaje puedan afectar la sobrevida, y los opositores de programas de tamizaje en cáncer de próstata aducen la posibilidad de sobrediagnóstico. Sin embargo estudiso serios han demostrado qye la mayoría de los cánceres diagnosticados son clínicamente significativos y que menos del 10% podrían corresponder a los llamados indolentes.

Así, los esfuerzos se deben concentrar enq uellos individuos con adecuado estado de salud y con una expectativa de sobrevida de por lo menos 10 años que puedan albergar un adenocarcinoma de próstata que represente un riesgo para la sobrevida o como causa de enfermedad importante.

En nuestro medio aún se siguen diagnosticando en la mayoría, estados avanzados de próstata; en Estados Unidos, con agresivas políticas de tamizaje se ha pasado de un casi 60% de cánceres avanzados a nediados de los años 80 a menos del 30% en la actualidad, y la meta es lograr reducir esta cifra a menos del 10%, que es obtenida en centros especializados con comunidades cautivas; desafortunadamente en nuestro medio no contamos con estadísticas adecuadas para esta interpretación localmente.

Los riesgos inherentes a un porgrama de tamizaje de cáncer de próstata se dividen en auqellos productos de los exámenes practicados y los resultantes de sobretratar a ciertos individuos; los primeros son mínimos, representados básicamente por el riesgo de infección y hemorragia en la toma de la biopsia con una incidencia menor al 1%, sumándose además la ansiedad generada por el estudio y diagnóstico; los segundos como ya se discutió son bajos.

Parte fundamental del tamizaje es la determinación del (PSA); como se mencionó en la introducción. El valor normal de esta prueba ha venido sufriendo constantes cambios con el tiempo y existe una llamda zona gris del valor, entre 2 y 10 ng/dl, en donde se superponen importantemente las diferentes acsuas etiológicas de elevación del PSA, como lo son la hiperplasia prostática, la prostatitis y el adenocarcinoma de pr{ostata sin existir unidad de criterio para este punto.

Este estudio busca lograr ubicar los valores relativos de PSA en nuestra pobalci{on, y examinar la sposibilidades diagn{osticas y de estad{io de una pobalci{on cautiva como elemento lógico de tamizaje de cáncer de próstata.

El estudio en los pacientes de la Caja deSueldos de Retiro de las fuerzas Militares representa una comunidad ideal para tamizaje de cáncer de próstata, son en su inmensa mayoría individuos de sexo masculino, en edad de riesgo para esta enfermedad y son un grupo socialmente cautivo en representación de salud por parte del Hospital Militar Central.

La tasa de detección de 2.7% de adenocarcinoma se sitúa en un punto intermedio dentro de los límites para este tipo de estudios, con un importante porcentaje de pacientes aparentemente localizados, factores corroborados posteriormente en quellos que decidieron como tratamiento la prostatectomía radical, único método que permite el análisis patológico final y que además ofrece la mayor posibilidad de curación definitiva. Aunque en la literatura se considera que en estudios de tamizaje se debe esperar que por cada tres biopsias negativas se encuentre una positiva, en este estudio l arealción fue de cuatro a uno, número que se puede interpretar corresponde al hecho de haber modificado los valores considerados como normales para grupos etáreos, aumentando el número de biopsias sin aumentar en forma recíproca el número de diagnósticos, ya que tan sólo tres casos fueron hallados en este rango alterado.

Los datos encontrados en las muestras finales en quellos pacientes que se sometieron a cirugía como método de tratamiento, confirman que no se detectan cánceres indolentes en estudios de tamizaje, representando casi un 36% de márgenes de alguna forma positivos y una calificación de Gleason de casi un 90% entre 5 y 7 con tan solo un 5% de bien diferenciados. Además permite inferir que con casi un 34% de carcinomas T1c el total de la muestra, estos representan no una enfermedad indolente, sino por el contrario tumores con iguales carácter{isticas de agresividad y progresión que los estadíos T2.

Siendo el valor del PSA actualmente uno de los principales predictores de enfermedad localizada es improtante el hecho de encontrar casi un 65% de los casos diagnosticados por debajo de 10 ng/ml y más aún casi un 25% por debajo de 4 ng/ml, lo cual permite inferir que diagnosticando casos no indolentes el curso de la enfermedad, y si además encontrando casi el 40% por debajo de los 60 años, se cumplen los objetivos de un programa de tamizaje, es decir encontrar enfermedades con riesgo de salud y sobrevida de individuos jóvenes que con un tratamiento adecuado puedan ser modificadas.

Encontrar pacientes con PSA normal para al edad (17.2%) pone de manifiesto la necesidad del complemento del tacto rectal adecuado para lograr el mayor número de diagnósticos posibles.

En esta época de control de costos, se plantea también factor como punto crucial dentro de un programa de tamizaje nacional. Si se practica una extrapolación de los resultados de este estudio a nivel nacional se obtiene cifras interesantes. De acuerdo al {ultimo censo nacional, la población colombiana es de 35’886.280 habitantes, siendo el 40% masculinos, y un 16% mayores de 50 años, que superan el número de pacientes que necesitan estudio, ya sea por edad o por otras enfermedades catastróficas concomitantes ya diagnosticadas y que no entrarían en un tamizaje de cáncer de próstata, pero da un dato estimativo del gran costo de un proyecto similar.

Para comunidades cautivas con personal de alto riesgo, es inngable que los resultados de este estudio arrojan cifras al parecer muy favorables para la implementación de tamizaje de cáncer de próstata en nuestro medio.

Los hallazgos en cuanto a la scifras de PSA, que en un principio fueron el objetivo de este estudio, permiten inferir que no se aumentó la sensibilidad diagn{ostica disminuyendo el valor por grupo etáreo y por el contrario si se elevó el número de biopsias con resultados negativos.

Con una pobalción creciente or encima de los 50 años, con ahora manejos adecuados para otras enfermedades de estos grupos etáreos como son la senfermedades cardiovasculares, neurológicas, endocrinas y un carcinoma no indolente, es justificable en pobalciones cerradas de alto riesgo implementar programas que ayuden a su pronto diagnóstico y adecuado manejo, lo que creemos es la conclusión de este estudio.

Bibliografía

  1. Gabriel Hass. Epidemiology of prostate Cancer CA Vol 47 No. 5 September 1997.
  2. Stamey TA, Freiha FS, McNeal JE, Redwine EA, Whitemore AS, Schmid HP. Localized prostate cancer: Relationship of tumor volume to clinical significance fo treatment of prostate cancer. Cancer (Supple) 71: 933-938, 1993.
  3. Adolfsson J, cartensen J, Lowhagen T. Deferred treatment in clinically localized prostatic carcinoma. Br J Urol 1992; 69: 183-187.
  4. Wilt TJ and Brawer MK. The Prostatte Cancer intervention Versus Observation trial (PIVOT); A randomized trial comparing radical prostatectomy versus expectant manegament for the treatment of clinically localized prostate cancer. J Urol, 1994; 152: 1910 – 1914.
  5. Scardino PT. Predictors of virulence and treatment of clinically localized prostate cancer. Proc. AUA 92nd Annual Meeting, 1997.
  6. Schmid HP, McNeal JE, Stamey TA. Observations on doubling time of prostate cancer. The use of serial prostate-specific antigen in patients with untreated disease as a measure of increasing cancer volume Cancer; 71: 2031 – 2040, 1993.
  7. Patin AW, Yoo J, Carter HB, Pearson JD, Chan SWM, Epstein JI and Walsh PC. The use of specific antigen, clinical stage and Gleason score to predict pathological stage in men with localized prostate cancer. J Urol, 150: 110 – 114, 1993.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!