Síndrome del Túnel Carpiano

Síndrome del Túnel Carpiano

Es una lesión frecuente por compresión del nervio mediano. Es más habitual en mujeres de mediana edad, pero se ve también en hombres. Algunas veces se produce sin causa aparente, pero puede asociarse a distintas enfermedades reumatológicas, al embarazo e incluso a algunos oficios que utilizan mucho las manos en su trabajo. Las personas que padecen un Síndrome del Túnel Carpiano suelen quejarse de dolor o sensación de adormecimiento o calambres en los dedos pulgar, índice y corazón de la mano, que característicamente es mayor por las noches. En casos muy avanzados pueden tener también problemas de movilidad de esos dedos y atrofia de algunos músculos de la mano, sobre todo de la almohadilla que hay bajo el dedo grueso.

El túnel carpiano es una estructura anatómica localizada en la cara anterior de la muñeca. Como su nombre indica, es una especie de corredor atravesado por elementos muy importantes para la movilización y sensibilidad de la mano. De todos ellos el más relevante es el nervio mediano, que pasa por el centro de este corredor. Son tantos los tendones que atraviesan el túnel del carpo, que el nervio mediano dispone de un espacio muy justo en su interior. Si por cualquier motivo disminuye aún más este espacio, el nervio resulta comprimido y aparece toda la sintomatología asociada con este síndrome. Para confirmar el diagnóstico, y sobre todo para valorar el grado de afectación del nervio mediano (leve, moderada o severa) habitualmente se solicita una electromiografía.

El signo con mayor valor predictivo es el de Flick. Es positivo cuando el paciente al ser preguntado: “¿Qué hace usted con la mano cuando los síntomas están peor?” responde agitando su mano de la misma manera que lo hace para bajar un termómetro. También la incapacidad para distinguir estímulos dolorosos en la región palmar del dedo índice en relación con el otro. La evolución espontánea de la enfermedad es hacia el progresivo deterioro irreversible de la función nerviosa (dolor, pérdida de sensibilidad y de fuerza).

CAUSAS

• Idiopática (degeneración hipertrófica del ligamento anular)
• Traumas y microtraumas (fracturas mal consolidadas, fracturas de Colles, callos, obreros de máquinas neumáticas, amas de casa…)
• Artritis inflamatorias (reumatoide, lupus…)
• Artritis microcristalinas: gota, condrocalcinosis…
• Endocrinopatías: diabetes mellitus, hipotiroidismo, acromegalia…
• Tenosinovitis de los flexores.
• Embarazo.
• Anticonceptivos
• Enfermedades de depósito: amiloidosis, mucopolisacaridosis…
• Artropatía del hemodializado.
• Mieloma múltiple.
• Gangliones.
• Tumores: lipoma, hemangioma…
• Infecciones, obesidad…
• Flexo-extensión repetida de la muñeca, dietas extremas, bajo peso, histerectomía con ooforectomía, menopausia reciente.

El manejo puede ser conservador, anti-inflamatorios, férulas que inmovilicen, eliminación o control del factor causante, etc. En casos severos se hace cirugía. La intervención se realiza mediante una pequeña incisión en la muñeca, con anestesia local, y suele tener una duración de unos 10 o 15 minutos. Consiste en localizar el nervio mediano y liberarlo a lo largo de todo su recorrido por el túnel del carpo para que deje de estar comprimido; esto se consigue cortando un ligamento que pasa por encima del nervio y que habitualmente está muy duro y engrosado en estos enfermos.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!