Ecosistemas: Tipos, Características y Componentes

Ecosistemas Características y Componentes

Los ecosistemas son un sistema biológico conformado por diferentes componentes que interactúan entre sí, logrando no solo el funcionamiento del ecosistema, sino su equilibrio óptimo. Cada componente juega un papel dentro del ecosistema, por eso resultan vitales para el adecuado funcionamiento.

También, se puede definir como un sistema conformado por el conjunto de seres vivos, junto con elementos físicos, que se encuentran un espacio establecido. Por ejemplo, una laguna es un ecosistema, pues en ese espacio habita un conjunto de seres vivos como plantas, animales y otros organismos; junto con otros elementos físicos como el agua, piedras, tierra, etc.

Los ecosistemas son muy importantes porque tienen varias funciones en el planeta, por ejemplo, ayudan en la conservación de la biodiversidad, así como del suelo; además, captura agua y carbono, es fuente de alimentos para diferentes seres vivos y fuente de medicinas, textiles y combustibles.

Adicionalmente, los ecosistemas hacen parte de los biomas; de hecho, los biomas están conformados por un conjunto de ecosistemas en una zona geográfica determinada, con características climáticas muy específicas. (Ver También: Seres Vivos y Seres Inertes)

Tipos de Ecosistemas

En términos generales, los ecosistemas se pueden dividir en 4 tipos: según su clima, según su medio físico, según su origen y según la influencia humana. De acuerdo al clima, existen los ecosistemas tropicales, templados y polares.

De acuerdo al medio físico se encuentran los terrestres, acuáticos y mixtos; con base en su origen se clasifican como naturales o artificiales, es decir, aquellos creados por el hombre; y finalmente, según la influencia humana que se refiere a aquellos muy afectados o poco afectados por la actividad humana.

Los diferentes ecosistemas presentes en la Tierra comparten características de los diferentes tipos, por ejemplo, el ecosistema de selva tropical es natural, terrestre y además presenta un clima tropical. Otro ejemplo son los arrecifes de colares, se clasificarían como natural, marino y tropical porque sus temperaturas oscilan entre los 20°C y 28°C. También existe el bosque templado, también es natural, terrestre, pero su clima es templado. (Ver También: Plantas: Características, Partes, Función e Importancia)

Entre otros tipos de ecosistemas están el sotobosque, los manglares, las sabanas, los desiertos, los matorrales, las praderas, las estepas, las selvas, los mares; los lagos, los estanques, los manantiales, los arroyos, los ríos, las costas, los humedales y los ecosistemas artificiales que pueden ser rurales y urbanos.

Características de los Ecosistemas

Son varias las características que tiene un ecosistema, una de ellas es que son sistemas adaptativos, es decir, que ante cualquier cambio tienen la capacidad de adaptarse. Otra característica es que son multifuncionales, porque un ecosistema es el hogar de variedad de especies, brindan diferentes suministros a los seres vivos, entre otros.

Adicionalmente, se caracterizan por ser dinámicos, se encuentran en constante flujo de material y movimiento, también son sistemas complejos, pues involucran aspectos tanto biológicos, como físicos y químicos.

Asimismo, los ecosistemas se caracterizan por ser variables, ya sea de un año a otro o de una temporada a otra, por ejemplo, en países donde hay estaciones. Finalmente, estos sistemas biológicos se caracterizan porque son abiertos, es decir, son espacios donde la materia y la energía fluye (entra y sale); y se consideran incluyentes, porque todo tipo de organismos y elementos, desde los más pequeños hasta los más grandes, habitan allí.

Componentes

Básicamente, los ecosistemas están conformados por dos componentes: los componentes bióticos y los componentes abióticos. Los componentes bióticos son aquellos seres vivos que cumplen una función vital dentro del sistema biológico; entre estos componentes bióticos se encuentran desde los microorganismos como bacterias, hasta los más grandes como las plantas, animales y los seres humanos.

Finalmente, se encuentran los componentes abióticos, que son todos esos elementos sin vida o los seres inertes que pertenecen al ecosistema y cumplen una función; por ejemplo, el agua, la luz solar, el suelo, la humedad, el viento, y sustancias orgánicas e inorgánicas presentes en el ambiente, entre otros. Son elementos inertes, pero que cumplen una función dentro del ecosistema.

Más Temas de Biología y Ciencias Naturales AQUÍ

Autor: Simón Parra

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!