Seres Vivos y Seres Inertes

Seres Vivos y Seres Inertes

En el planeta Tierra habitan tanto seres vivos como seres inertes, cada uno con sus características y clasificaciones. Los seres vivos son aquellos seres conformados por células, realizan las funciones vitales y desarrollan un ciclo vital.

En cambio, se denominan seres inertes a los diferentes objetos, materiales o elementos que no desarrollan un ciclo vital, ni realizan funciones vitales y por supuesto no están compuestos por células; es decir, todo lo contrario, a los seres vivos.

Características de los Seres Vivos

Los seres vivos o seres bióticos como también se les conoce, son aquellos que están conformados por una o varias células; es decir, pueden ser seres unicelulares, o sea, organismos con una sola célula como bacterias, algunos hongos y algas; y seres pluricelulares, es decir, organismos conformados por varias células como los seres humanos, que en edad adulta pueden contener entre 10 y 100 billones de células.

Otra característica importante de los seres vivos es que son capaces de hacer las funciones vitales, que en términos generales se condensan en tres funciones: alimentación, reproducción y relación.

Adicionalmente, existen diferentes tipos de alimentación y reproducción en los seres vivos. Existe la alimentación heterótrofa que se refiere a la alimentación en la que se obtiene los nutrientes necesarios a partir del consumo de otros organismos; por ejemplo, la alimentación de los seres humanos o los animales.

Y existe también, la alimentación autótrofa, en la que estos seres vivos son capaces de obtener sus nutrientes y energía a partir de la materia inorgánica. Por ejemplo, las plantas se alimentan de la luz solar a través del proceso de fotosíntesis. (Ver También: Plantas: Características, Partes, Función e Importancia)

En cuanto a la reproducción, también existen dos tipos, la reproducción sexual, como la de los seres humanos, en donde es necesaria la intervención de dos individuos del sexo opuesto; y la reproducción asexual en donde solo es necesario un individuo, generalmente organismos unicelulares.

Finalmente, otra característica relevante de los seres vivos, es que son organismos capaces de cumplir con el ciclo vital: nacer, alimentarse, crecer, relacionarse, reproducirse y morir. Como características particulares, los seres vivos necesitan de agua, alimento, luz solar y aire para vivir, además, responden a los cambios del medio ambiente.

Dadas las características de los seres vivos, existe una gran diversidad por lo que se agrupan en lo que se conocen como los reinos de la naturaleza: reino animal, reino vegetal, reino monera, reino protista y reino fungi.

Características de los Seres Inertes

Los seres inertes son aquellos elementos, objetos o materia presente en la Tierra y que no se encuentra en ninguna de las clasificaciones anteriores de los seres vivos. Los seres inertes no tienen ciclo vital; es decir que no nacen, no crecen, no se reproducen, no se alimentan, no se relacionan y por ende no mueren.

Sin embargo, los seres inertes tienen dos clasificaciones: naturales y artificiales. Los seres inertes naturales son aquellos que se forman en la naturaleza; en cambio, los seres inertes artificiales son hechos por el hombre.

Entre los seres inertes naturales se encuentra el agua, el aire, la luz, el fuego, la arena, las rocas, los metales como el oro; que se encuentran de manera natural en la naturaleza, además los diferentes minerales. Se caracterizan porque, algunos de ellos, resultan imprescindibles para la supervivencia de los seres vivos, como el aire y el agua.

En cambio, los seres inertes artificiales, son producto de la creación del hombre y; por lo tanto, son totalmente imprescindibles para las funciones vitales de los seres vivos y su supervivencia. Por ejemplo, una silla, un carro, un libro, un teléfono, un televisor, una cama, etc, se clasifican como inertes.

Más Temas de Biología y Ciencias Naturales AQUÍ

Autor: Simón Parra

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!