La Célula y la Teoría Celular

Célula y la Teoría Celular

Una célula es una unidad anatómica fundamental de los organismos vivos, es la unidad más pequeña y puede vivir por sí sola; éstas a su vez, además de formar todos los organismos vivos, también forman los tejidos del cuerpo. Son microscópicas, se componen principalmente de tres estructuras: el núcleo, la membrana celular y el citosol o citoplasma.

Por su parte, la teoría celular se refiere a la explicación biológica de que los seres vivos están constituidos a base de células; ésta teoría fue nombrada por Theodor Schwann y por Matthias Schleiden, pero fueron Antoni Van Leeuwenhoek y Robert Hooke quienes hicieron los primeros adelantos. La teoría celular indica que “todos los seres vivos están compuestos por células y por productos elaborados por ellas

Ver También: Los Reinos de la Naturaleza y sus Características.

La Célula y la Teoría Celular

Características

Como lo mencionamos anteriormente, una célula tiene principalmente tres componentes. El núcleo es la parte en donde se elabora la mayoría del ARN (ácido ribonucleico, un material genético); y también, donde se almacena gran parte del ADN, es decir, la información genética de los organismos. Tiene como función coordinar la reproducción de la célula y del trabajo de los orgánulos del citoplasma

La membrana celular es la encargada de controlar las sustancias que salen y entran pues la rodea; también tienen como función comunicarse con otras células y mantener estable la célula. Las membranas celulares pueden cambiar, dependiendo si es una célula vegetal, animal, bacteriana, etc.

Y finalmente, la tercera parte es el citoplasma o citosol, se trata de una sustancia gelatinosa o acuosa que se encuentra al interior; en esta estructura es donde pasan algunas de las reacciones químicos y donde se realizan la mayor parte de las proteínas. En el caso de las células que no tienen núcleo, es decir, las células procariotas, el citoplasma es el encargado de llevar la molécula del ADN.

A su vez, el citoplasma está compuesto por organelos, organelas u orgánulos y tienen funciones muy específicas en los organismos; por ejemplo, sintetizar enzimas como la proteína, crear membranas nuevas, recibir proteínas, procesar moléculas, producir energía, entre otras funciones. Entre los organelos más conocidos se encuentran las mitocondrias, ribosomas, aparato de golgi, retículo endoplasmático, plástidos, lisosomas, vacuola, cilios, centríolos, peroxisoma, flagelo, entre otros.

Funciones de las Células

A pesar de ser microscópicas, tienen unas funciones muy importantes en los organismos. Por ejemplo, una de las funciones es la metabolización, es decir, la transformación de sustancias en energía y la transformación de sustancias en desechos que se eliminan mediante el metabolismo celular.

Otra función es la división celular, un proceso en el que, cuando la célula crece, se multiplica para originar células nuevas idénticas a la original. La diferenciación es otra de las funciones, en este proceso las células modifican su genética para desarrollar funciones especiales que las diferencien del resto de éstas en el organismo. Adicionalmente, otra función es la comunicación entre ellas mediante neurotransmisores u hormonas; esta comunicación se debe al estímulo que reciben tanto en su interior como exterior.

Principios de la Teoría Celular

Luego de comprender la estructura, funciones e importancia, en términos generales, la teoría celular se puede basar en 4 principios. El primero es que una célula puede ser suficiente para crear un organismo, pues es una unidad estructural de materia viva; por eso, todos los seres vivos están formados por células y por productos de sus funciones o secreciones.

El segundo principio es que las células proceden de células que ya existen, es decir, de la función de división celular. Otro principio es que las células contienen la información genética del organismo vivo, de esta manera es capaz de controlar además de su ciclo, el funcionamiento y desarrollo del organismo y la transmisión de la información genética.

Finalmente, el cuarto principio señala que todas las funciones vitales de los organismos tienen relación con las células; unos porque ocurren dentro de la propia célula, otras porque son controladas por las sustancias que secretan las células y otras porque ocurren en su entorno cercano.

Más Temas de Biología y Ciencias Naturales AQUÍ

Autor: Simón Parra

Anterior Siguiente
DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!