Retos de la ganadería frente al cambio climático

Seminario Cambio Climático y Ganadería

Intervención del Director Ejecutivo de CORPOICA en el Seminario Internacional sobre Cambio Climático Global y Ganadería; realizado en Bogotá por el IICA, la universidad UDCA y la Gobernación de Cundinamarca.

Seminario Internacional sobre Cambio Climático Global y Ganadería

Introducción

Los sistemas de producción ganaderos están enfrentando nuevos retos de naturaleza local y global.

Por un lado, el rápido crecimiento de la población está incrementando la demanda de leche, carne y productos procesados de origen animal.

Se prevé que para el año 2050 la producción mundial de carne y leche deberá duplicarse para alimentar una población de casi 9 billones de habitantes.

Por otro lado, la ganadería deberá reducir en forma significativa la emisión de gases de efecto de invernadero; y adaptarse a los impactos de corto y largo plazo que tendrá el cambio climático.

Cuyos efectos ya están comenzando a sentirse en términos de incrementos de la temperatura; una creciente variabilidad en los regímenes de lluvias y una mayor frecuencia de eventos extremos, tales como inundaciones y sequías.

A nivel mundial, la ganadería produce el 18% de las emisiones totales de gases de invernadero medidas en términos de CO2 equivalente; volumen superior al que emite el sector de trasportes.

Más precisamente, la producción ganadera emite el 37% del metano antropogénico, en su mayoría producto de la fermentación entérica de los rumiantes.

Vale aclarar que este gas es 23 veces más potente que el CO2 en términos de potencial de calentamiento.

Así mismo, el sector genera el 65% de oxido nitroso, que es 296 veces más potente que el CO2 en términos de calentamiento; y proviene del estiércol (Datos de la FAO, 2006).

En Colombia, la actividad agropecuaria y los cambios en el uso del suelo son responsables por más del 50% de las emisiones netas anuales del país.

De estas emisiones, la fermentación entérica del ganado bovino genera anualmente el 61% de las emisiones totales de metano.

Estas emisiones, comparadas en términos de CO2 equivalente, son 7% mayores que las generadas por el sector de transportes; y sólo 9% menores que las que produce el sector energético.

Este nivel de emisiones podría tener en el futuro repercusiones negativas en la venta de carne en los mercados internacionales; en la medida en que los compradores empiecen a exigir producciones en sistemas “limpios” y “amigables” con el medio ambiente.

De otra parte, la creciente degradación de las pasturas y la deforestación harán aún más vulnerables los sistemas de producción ganaderos; a los impactos de la sequías, heladas e inundaciones. Debido a la poca capacidad que tienen las pasturas degradadas de almacenar agua, a su baja capacidad de cobertura; y alta susceptibilidad de perder materia orgánica y fertilidad por problemas de erosión.

A esto se sumará la mayor exposición del ganado a crecientes temperaturas, lo cual puede afectar su desempeño productivo y reproductivo.

El sector ganadero de Colombia, entonces, debe prepararse para enfrentar estos retos de forma competitiva y sostenible.

Aún así, no parece existir la suficiente percepción, entre los productores agropecuarios, sobre la importancia del problema y la magnitud potencial de sus efectos.

CORPOICA y los retos de la ganadería ante el cambio climático

CORPOICA, como actor clave del sector agropecuario colombiano, fundamenta su quehacer en el enfoque de sostenibilidad; en el entendido que es imposible separar los conceptos de competitividad, medio ambiente y desarrollo social.

En este sentido, para que los sistemas ganaderos del país sean competitivos y a la vez “amigables” con el medio ambiente; la investigación se ha orientado hacia dos áreas específicas: mitigación de la producción de gases de efecto invernadero yadaptación a los cambios climáticos.

Es así que la Corporación, junto con socios estratégicos como la Universidad Nacional, la Universidad de Córdoba, la Universidad de Cundinamarca; gremios del sector ganadero y productores individuales; está desarrollando seis proyectos de investigación en cambio climático financiados por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.

En el área de mitigación, la línea estratégica consiste en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero; mediante una mejor alimentación del ganado y mecanismos de inhibición de la nitrificación del nitrógeno del suelo y del fertilizante.

Un proyecto específico está orientado a la producción intensiva de carne con alto uso de nitrógeno; usando pasturas de Brachiaria Humidicola con capacidad de inhibir nitrificación y reducir las emisiones de Oxido Nitroso

Otro proyecto evalúa la contribución de leguminosas taníferas para reducir la producción de metano por los animales y las emisiones de Oxido Nitroso; en sistemas lecheros especializados en la Sabana de Bogotá con la participación de la Universidad Nacional de Colombia.

Además en conjunto, estos proyectos explotan el potencial genético tanto de gramíneas como de leguminosas forrajeras para reducir las emisiones de metano y Oxido Nitroso.

En relación con el área de adaptación, manejamos dos líneas estratégicas. La primera de ellas consiste en el desarrollo e implementación de alternativas tecnológicas que permitan la adaptación exitosa de los sistemas de alimentación a los efectos de eventos extremos, como inundaciones, sequías severas y heladas.

Para tal efecto, CORPOICA junto con el CIAT está ejecutando un proyecto dirigido al desarrollo de genotipos de Brachiaria adaptados a suelos con drenaje deficiente para aumentar producción bovina y adaptar sistemas de pastoreo al cambio climático en América Latina.

Además, están identificando los mecanismos fisiológicos de las plantas asociados con la tolerancia a sequía o exceso de humedad en el suelo y se están generando nuevos cultivares más tolerantes a estas condiciones.

La segunda línea consiste en el desarrollo de estrategias integrales de manejo de plagas y enfermedades asociadas con las alteraciones del clima en sistemas de producción bovina del altiplano cundi-boyacense

La investigación en este campo se lleva a cabo a través de tres proyectos:

– Modelación espacial y temporal de la garrapata Boophilus microplus en el trópico alto colombiano

– Cambio climático y fluctuaciones de Clostridios patógenos asociados al suelo, lo que incluye la relación con enfermedades animales causantes de mortalidad súbita en bovinos de leche

– Desarrollo de un sistema de manejo y de alerta temprana para el chinche de los pastos, colaria scenica, en relación con el cambio climático en el altiplano Cundi-boyacense.

En general, esta línea estratégica está enfocada especialmente a estudiar la dinámica de algunas plagas y enfermedades que afectan los sistemas pecuarios especialmente del altiplano cundi-boyacence y su relación con los cambios de clima. Los posibles aumentos de infestaciones con plagas con el cambio de clima pueden significar un aumento en las enfermedades transmitidas por ellos y mayor uso de químicos para controlarlas, con las consiguientes implicaciones económicas y ambientales.

Además de esto, CORPOICA y CIAT han generado prácticas de labranza apropiada y han identificado germoplasma de cultivos, forrajes y árboles con potencial para recuperar pasturas degradadas, descompactar los suelos y mejorar el secuestro de carbono y la capacidad de almacenamiento del agua en el suelo. Esto puede contribuir mantener la producción animal durante las épocas secas.

Comentarios finales

De todo lo anterior, podemos llegar a algunos comentarios finales.

En primer lugar, la magnitud de los impactos del cambio climático dependerá de la rapidez con que podamos reducir la emisión de gases de efecto invernadero y de nuestra habilidad de adaptar los sistemas de producción. Estamos hablando de cambios son costosos y de ahí que sea imperativo actuar lo más rápido posible.

Para enfrentar esta situación, es necesario fortalecer la colaboración interinstitucional con el fin de desarrollar soluciones integrales; definir prioridades de investigación en mitigación y adaptación, y contribuir a que los productores adopten tecnologías que contribuyan a adaptar sus sistemas de producción al cambio climático severo y a reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Hay varios cuellos de botella que necesitan ser resueltos para alcanzar el impacto deseado.

Se requiere la generación de información agroclimática suministrada en tiempo oportuno y con un contenido que le permita al productor adoptar las medidas apropiadas para reducir los efectos del cambio climático.

También hay que mejorar las capacidades humanas a nivel local y nacional para monitorear los cambios y desarrollar los marcos políticos, institucionales y tecnológicos apropiados para enfrentar los problemas.

Por último, confiamos en que los resultados de los proyectos de investigación propuestos contribuyan no sólo a resolver los problemas planteados, sino también a crear una masa crítica de investigadores nacionales con capacidad de mejorar las metodologías de evaluación de los impactos del cambio climático y diseñar alternativas tecnológicas de adaptación a impactos de corto y largo plazo asociados con el cambio climático.

Más Temas de Agroindustria AQUÍ