Gestión de Productos

Gestión de Productos

La gestión de productos se refiere a todo el proceso que guía el ciclo de vida de un producto en sus diferentes etapas. Una característica importante del proceso de gestión de producto es que se centra en el cliente y lleva su voz, necesidades o exigencias adentro de la organización, para que todos trabajen en función del cliente final.

La gran ventaja de contar con procesos de gestión de productos dentro de las empresas, es que se obtienen productos pensados para y por el cliente, diseñados para el cliente y que realmente va a satisfacer alguna necesidad del mercado.

En términos generales, la gestión de productos acompaña y supervisa el ciclo de vida del producto en todas sus etapas, desde su concepción y desarrollo, pasando por la producción hasta la fijación de precios y posicionamiento. Este acompañamiento permite tomar decisiones claves en los momentos más oportunos dentro de todo el proceso.

Como lo mencionamos anteriormente, el gestor de productos o product manager es el encargado de representar la voz de los clientes dentro de la empresa; de esta manera se logra crear productos con valor y ventajas competitivas. (Ver También: Tablero Kanban)

¿Por qué es Importante la Gestión de Productos?

Son varias ventajas las que otorga el proceso de gestión de productos que, además, se puede estandarizar, dependiendo de las necesidades de cada empresa.

Una de ellas es que el gestor de productos debe entender y conocer perfectamente las necesidades del mercado, así como su sector; esto al llevarlo dentro de la empresa se traduce en una ventaja competitiva que se aplica en el producto para entregar soluciones de valor al cliente.

Esto, además de asegurar que el producto sí tiene salida y sí se va a vender, se convierte también en la posibilidad de la marca o de la empresa para ser autoridad del sector o dominar el mercado.

Y es que, desde la gestión de productos se deben entender todas las dimensiones del cliente, porque no se trata solo de satisfacer una necesidad con un producto; esta gestión también implica entender qué les gusta y qué no les gusta, cómo prefieren comprar, en dónde lo compran, por qué lo necesitan, etc.

En resumidas cuentas, con la gestión de productos podemos crear un producto, no solo que sí se venda, sino que se venda en los lugares adecuados, en el momento adecuado y al precio adecuado. (Ver También: Cómo Calcular el Tamaño del Mercado.)

¿Cómo Implementar la Gestión de Productos?

Generalmente, el proceso de gestión de producto está conformado por subprocesos que son: planificación, creación del producto, lanzamiento, gestión y optimización del producto final.

Problema

El primer paso para implementar la gestión de productos es definir el problema, identifica lo que se conoce como el “punto de dolor del cliente”, es una forma de generarle alto valor al cliente.

Oportunidad

Ahora es el momento de cuantificar la oportunidad, es decir, establecer qué tan viable es la producción de ese producto. Por ejemplo, ¿el mercado al que iría dirigido pagaría por esa solución?, ¿es realmente la necesidad tan importante para que las personas consideren comprar el producto? Incluso, en este paso se pueden identificar otras formas de monetizar la solución.

Cuantificar la oportunidad es realmente importante, porque le permite a la marca o empresa invertir los diferentes recursos en un proyecto viable, evaluando el mercado y la oportunidad de negocio.

Desarrollo

Llegó la hora del desarrollo y para ello se deben establecer las mínimas funcionalidades o MPV. Con este prototipo se puede medir el funcionamiento del producto con clientes reales.

La idea es aprovechar que la producción de un prototipo con MPV sale menos costoso que el producto final; y sí nos ayuda a obtener una retroalimentación real que permita mejorar el producto antes de su lanzamiento.

Marketing

En este caso, tanto el equipo de gestión de productos como el área de marketing deben trabajar de la mano para que todas las estrategias y esfuerzos de las campañas de marketing estén orientadas al éxito del producto.

En este punto el equipo de gestión conoce muy bien tanto el producto como el mercado, pero el área de marketing tiene la experiencia y conocimiento sobre el manejo de marca y los posibles canales para la divulgación y comercialización del producto, así que se recomienda que sea una tarea conjunta.

Mejoras

La tarea de la gestión de productos no acaba cuando se lanza el producto al mercado, incluso después de esto, debe continuar su trabajo en proponer mejores y seguir generando valor al cliente. Para que esto suceda es importante tener buenos canales de retroalimentación, en donde se pueda conocer los comentarios del cliente, sus opiniones y sensaciones respecto a todo lo que implica el proceso de compra del producto.

Ten en cuenta que para el cliente no se trata solo del producto, sino de toda una experiencia de compra.

Más Temas de Innovación Empresarial AQUÍ

Autor: Marcelo Parra

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!