Consejos para Desarrollar la Concentración y la Atención de los Niños

Consejos para Desarrollar la Concentración y la Atención de los Niños

Tener la atención de los niños por mucho tiempo no es tarea fácil, muchos padres dirán que es imposible, pero es algo fundamental e importante para desarrollar su capacidad de aprendizaje.

Es importante también entender que la desconcentración y falta de atención es completamente normal, especialmente ante tantos estímulos que tenemos al día; y por supuesto, ante la cantidad de información que recibe nuestro cerebro en todo momento. Todo esto provoca una dispersión atencional que desemboca en una falta de concentración que no solo afecta a los niños, sino también a los adultos.

Ver También: Cómo Manejar las Rabietas o Pataletas de los Niños.

Técnicas, Ejercicios y Consejos para Mejorar la Concentración y Atención de los Niños

En esta ocasión, te vamos a compartir varias recomendaciones que incluyen técnicas y ejercicios que ayudarán a que los niños mejoren su capacidad de atención y concentración. Para esto, primero es importante comprender el proceso; cuando el niño encuentra algo que le llama la atención, su mente selecciona ese estímulo en particular de entre todos los que tiene a su alrededor.

De esta manera su mente centra la atención en ese estímulo particular, buscando mantener esa atención por mucho tiempo, a esto se le denomina concentración, pues es el tiempo que le permite al niño mantener la suficiente atención para adquirir conocimientos.

¿Por qué estas técnicas son importantes? Porque no todos los estímulos llamarán la atención del niño, claramente no todas las actividades del día le resultarán divertidas y atractivas. Aun así, es importante que logre la concentración necesaria para su aprendizaje; por ejemplo y en el caso del colegio, para aquellas materias que les resultan más dispendiosas o difíciles de estudiar.

Controlar el Tiempo

Se ha demostrado que alrededor de los 50 minutos los niños comienzan a perder la concentración, depende mucho de la edad del niño, pero hablamos de una edad escolar. Es importante entonces, que los periodos de estudio no superen este tiempo.

Si no es posible, se recomienda entonces poner en práctica dos estrategias. Una es cambiar la dinámica de la clase que le permita al cerebro del niño recibir nuevos estímulos y por tanto reiniciar la atención. Y la segunda, realizar una pequeña pausa en la que el niño pueda descansar, se recomienda que en este tiempo de pausa hagan ejercicios de respiración.

Ver También: Consejos para Compartir en Casa con los Niños.

Ejercicios Mindfulness

Este tipo de ejercicio es muy efectivo para mejorar la concentración, tanto en niños como en adultos; también son muy útiles para aprender a manejar las emociones y para mantener la calma. Para estos ejercicios la respiración es muy importante, de hecho, es el centro de todo el mindfulness.

Al ser conscientes de nuestra respiración, una acción que nuestro cuerpo realiza de forma automática y de manera inconsciente, podremos traer calma a nuestra vida y aprender a tener una estabilidad mental.

Cuando veas que tu hijo perdió la concentración, que se encuentra inquieto o está ansioso porque no logra comprender algo, haz una pausa y trabajen la respiración juntos. Existen 3 ejercicios que pueden practicar, ten presente que lo importante es estar conscientes de la respiración:

1. Respiración clavicular: es la respiración que consiste en subir los hombros y contraer la barriga mientras se respira y entra el aire. Es un tipo de respiración superficial, pues el aire es muy corto.

2. Respiración abdominal: cuando respiren al entrar el aire la barriga se hincha y el diafragma se baja, asimismo, cuando al aire sale de los pulmones, la barriga vuelve a bajar y el diafragma sube.

3. Respiración profunda: en esta respiración solo se mueven las costillas, la idea de esta respiración es que la persona, en este caso el niño, sea consciente de cómo sus pulmones se van llenando de aire cuando inhala y cómo se desocupan de abajo hacia arriba cuando exhala.

Evitar Distracciones

Es algo muy básico, pero muchas veces lo más obvio es a lo que menos atención le prestamos. Si nuestros hijos están estudiando en casa, asegurémosle un ambiente tranquilo y sin distracciones.

Deberá ser un espacio ordenado y limpio, con buena luz natural y con menos distracciones posibles, por ejemplo, en el mismo espacio de estudio no deberá haber un televisor, ni tener cerca videojuegos, tampoco juguetes, ni celulares o tablets, a menos que se usen para el estudio.

Más Temas de Niños AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!