Principales Indicadores que Caracterizan al Recurso Hídrico

Para evaluar en forma indicativa la situación real de disponibilidad de agua en el país para abastecimiento y las posibles condiciones de sostenibilidad, se utilizaron dos indicadores sencillos y de fácil interpretación: el primero es el índice de escasez, que representa la demanda como porcentaje de la oferta, estimada para diferentes unidades espaciales y niveles temporales; el segundo es el relacionado con la vulnerabilidad de los sistemas hídricos por disponibilidad de agua para suplir las demandas.

Índice de Escasez

Para evaluar la relación existente entre la oferta hídrica disponible y las condiciones de demanda predominantes en una unidad de análisis seleccionada, se consideró la clasificación citada por Naciones Unidas7 , que expresa la medida de escasez en relación con los aprovechamientos hídricos como un porcentaje de la disponibilidad de agua. Esta relación, cuando los aprovechamientos representan más del 20% del agua disponible, indica que es necesario ordenar la oferta con la demanda para prevenir futuras crisis; si es menor de 10% supone menores problemas de manejo y si está entre 10 y 20% indica que la disponibilidad de agua se está limitando.

El índice de escasez es entonces la relación porcentual de la demanda de agua, ejercida por las actividades sociales y económicas en su conjunto para su uso y aprovechamiento, con la oferta hídrica disponible (neta).

En este contexto y para este estudio, el índice de escasez se agrupa en cinco categorías:

categoria1

Esta categorización se utilizó, tanto para evaluar las condiciones actuales y de sostenibilidad del área de jurisdicción y actividades del municipio, como para las áreas hidrográficas de las fuentes que dependen actualmente de las cabeceras municipales.

Para tener una idea de dónde se tiene mayor presión, y basándose en esta relación para las grandes cuencas del país, se presenta un indicativo de la presión de la demanda sobre la oferta, denominado índice de presión, que amplifica el índice de escasez por cien mil, como se muestra en las siguientes categorías:

categoria2

En los cuadros 1–3 y mapas 3–6 se presenta el comportamiento de este índice.

Índice de Vulnerabilidad

Con el fin de tener elementos cualitativos del grado de fragilidad del sistema hídrico, en términos de seguridad respecto a la disponibilidad de agua en las fuentes, se consideró el índice de vulnerabilidad. Para éste se tiene en cuenta la oferta neta, el uso y las condiciones de capacidad de regulación hídrica del área hidrográfica. Se evaluó para la unidad municipal y el área de la fuente que abastece la cabecera. Se consideró también la vulnerabilidad de la disponibilidad de agua, como un indicador cualitativo del grado de fragilidad del sistema hídrico con respecto al abastecimiento y a la amenaza de sequía cuando se presentan condiciones hidroclimáticas extremas, como en el caso del año más seco de la serie histórica teniendo en cuenta las variaciones mensuales durante el año.

En cuanto a la regulación hídrica, se consideró, no sólo el suelo, sino el perfil geopedológico, compuesto por el perfil de suelo localizado en la parte superior y a la vez conformado por varios horizontes; por formación superficial se entiende esa capa producida por la alteración rocosa o las acumulaciones sobre las que se desarrolla el suelo y la roca en estado no alterado.

Para este análisis se evaluó cualitativamente el perfil de suelo y la formación superficial, según los siguientes parámetros: del suelo se consideró el drenaje, que indica la velocidad con que se mueve el agua sobre o a través del perfil de suelo y está en función de su textura, estructura, consistencia y porosidad y de la pendiente, entre otros; también se estudió la naturaleza de la fracción arcilla, que relaciona la capacidad de retención dentro de su estructura. De la formación superficial se valoró su textura, que permite la infiltración o almacenamiento de agua. Adicionalmente, se calculó la pendiente del terreno, como un factor externo que condiciona el movimiento del agua a través de la estructura geopedológica.

Mapa 7. Calidad de regulación hídrica del sistema suelo – cobertura vegetal.
eagua-m7

En segundo lugar se evaluó la capacidad de regulación del agua por la cobertura vegetal, a partir de la hipótesis de que los bosques densos y las coberturas continuas poseen mayor capacidad de regulación de agua que aquéllas clasificadas como coberturas escasas o ralas. Como base para la estimación se consideraron 37 tipos de coberturas, definidos para caracterizar el país.

Finalmente se correlacionó la información del perfil geopedológico y la de la cobertura vegetal mediante matrices de decisión y la especialización de la información (mapa 7).

Al interrelacionar los índices de regulación hídrica y de escasez, se obtiene una estimación aproximada y cualitativa de la vulnerabilidad para condiciones mínimas de regulación hídrica (muy bajas y bajas) e índices de escasez máximos (altos y medios altos), se establece la mayor vulnerabilidad (muy alta). Una vulnerabilidad alta resulta al tener condiciones de regulación hídrica bajas o muy bajas con índices de escasez medios a mínimos; igualmente se considera alta si existe una regulación moderada y prevalecen condiciones medias altas y altas para la relación demanda-oferta.

Cuando la regulación hídrica es baja o muy baja y se conjugan condiciones demanda-oferta mínimas y no significativas, el efecto resultante es una vulnerabilidad media. Cuando se presenta una regulación hídrica moderada y alta bajo condiciones de índices de demanda-oferta con valores entre muy alta y media alta, también se considera una vulnerabilidad media.

La más baja vulnerabilidad corresponde a regulaciones hídricas altas y muy altas, para las cuales la relación demanda-oferta es mínima o no significativa.


7 ONU (1997). Critical trends global change and sustainable development. New York

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!