Banco de Huesos y Tejidos Fundación Cosme y Damián

Dr. Camilo Soto M.*, Dr. José Navas S.**
*Director Operativo del Banco de Huesos y Tejidos. Miembro Asociado Departamento de Ortopedia.
Fundación Santa Fe de Bogotá. Ortopedista I.N.C.
** Director científico del Banco de Huesos y Tejidos. Miembro Consultor del Departamento de
Ortopedia. Fundación Santa Fe de Bogotá.

Los progresos de la cirugía, especialmente en las áreas de transplante de órganos y procedimientos reconstructivos, hizo necesario diseñar una serie de mecanismos para hacer efectiva la disponibilidad de tejido óseo humano, tendones y piel, de una manera confiable, segura y suficiente para satisfacer la creciente demanda en Ortopedia y Traumatología.

Fue así como en la segunda mitad de la década de los años cincuenta, comenzó a funcionar el Banco de Tejidos de la Marina de los Estados Unidos, siendo la entidad que estandarizó Técnicas de procesamiento y además entrenó a quienes han sido punto de referencia en este campo.

La Fundación Cosme y Damián ha desarrollado y puesto en marcha el proyecto del Banco de Huesos y Tejidos con la vinculación inicial al Hospital San Ignacio y más recientemente a la Fundación Santa Fe de Bogotá. Desde el inicio de actividades en junio de 1990 ha contado el Banco con la asesoría directa del Banco de Tejidos de la Universidad de Miami, siguiendo sus delinea-mientos técnicos y de control de calidad.

Anualmente se practican en promedio 110 extracciones de órganos incluyendo donantes en muerte cerebral y donantes cadavéricos. A partir de estas extracciones se procesan e implantan aproximadamente 2000 aloinjertos cada año. De * Director Operativo del Banco de Huesos y Tejidos. Miembro Asociado Departamento de Ortopedia. Fundación Santa Fe de Bogotá. Ortopedista I.N.C. manera progresiva se han venido utilizando aloinjertos del Banco en todos los hospitales de atención terciaria del país.

Además de la cirugía reconstructiva de nuestra especialidad, los aloinjertos de hueso y tejidos conjuntivos tienen gran acogida en Periodoncia, Cirugía Maxilofacial, Cirugía Plástica y Otorrinolaringología.

Indicaciones en cirugía ortopédica

• Remplazo de defectos óseos en resecciones tumorales amplias.
• Relleno de defectos óseos intracavitarios.
• Revisión de artroplastias de cadera y rodilla.
• Reconstrucción de grandes defectos óseos por trauma.
• Osteogénesis en casos en los que los autoin-jertos sean insuficientes.
• Reconstrucciones articulares, remplazando por ejemplo unidades cóndilo-platillo tibial en las rodillas afectadas por osteoartritis o trauma severo.
• Reconstrucciones de ligamento cruzado anterior y posterior.

Proceso

Selección del donante

• Donante en muerte cerebral con corazón batiente: apto para extracción de órganos y tejidos porque se mantiene la perfusión tisular de O2.
• Donante cadavérico: apto únicamente para extracción de tejidos no vitales pero que conservan sus características estructurales.

Los donantes deben tener características definidas: edad entre los 18-70 años, causa de muerte establecida y ausencia de cualquier enfermedad transmisible de naturaleza bacteriana, viral, micótica o parasitaria, así como de enfermedades de etiología desconocida: patología autoin-mune, psoriasis y neoplasias.

Los donantes no deben tener más de 14 horas de muerte, idealmente deben tener integridad de sus extremidades (ausencia de fracturas). Cuando la causa de muerte es trauma, se excluyen donantes con trauma abdominal por el riesgo de contaminación de los injertos con enterobacterias.

Preparación de los aloinjertos

En caso de muerte cerebral declarada y de manifiesta voluntad de donación múltiple por parte de los familiares, el Banco de Huesos realiza la extracción después de que se extraigan los riñones, el hígado y el corazón, en el centro hospitalario donde se encuentre el paciente. Si el donante es cadavérico y sólo se extraen huesos la extracción se realiza en la sala de cirugía del banco.

En condiciones de asepsia y antisepsia se extraen los huesos largos de los MMII, ilíacos, tendones de Aquiles y húmeros. Terminado el procedimiento se reconstruyen cosméticamente las extremidades. A todos los segmentos óseos se les toma cultivo en cada fase del procesamiento.

El paso siguiente es la limpieza del hueso para retirar todos los tejidos blandos adyacentes y la médula ósea, elementos que favorecerían la proliferación bacteriana y que además por el alto contenido celular, determinan la intensidad de la respuesta inmune enel receptor.

El proceso continúa con el corte de los injertos según requerimientos de tamaño y forma y termina con el empaque y almacenamiento, bien sea en congeladores de nitrógeno líquido o al vacío en envoltura de celofán, a temperatura ambiente, después de haber sido liofilizados.

La proteína morfogénica osteoinductora se conserva estable a partir de -80oC o en deshidratación, como el proceso es aséptico y no se utiliza esterilización secundaria, el hueso de banco obtenido por esta técnica conserva íntegras sus propiedades biológicas y físicas.

Cuando se trata de un aloinjerto estructural liofilizado es indispensable rehidratarlo con solución salina mínimo 6 horas antes de la cirugía, de lo contrario puede fracturarse fácilmente por la pérdida masiva de agua y de la cohesión intermolecular.

Con relación a la respuesta inmune y a la antigenicidad de un aloinjerto al cual no se le hacen de rutina pruebas cruzadas para determinar histocompatibilidad, se acepta que la limpieza meticulosa, la congelación profunda y la deshidratación disminuyen esta respuesta del receptor a niveles subclínicos en la mayoría de los trasplantes de hueso.

Finalmente cada injerto es meticulosamente medido e identificado antes de ser almacenado y además tiene una historia clínica que incluye datos del donante, seguimiento bacteriológico y radiografías a escala determinada.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!