Foros, “Seguridad de los Alimentos Genéticamente Modificados”

Sesión conjunta con la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales – Julio de 2005
Coordinadora: Académica Sonia Echeverri de Pinto

Introducción por el Académico Dr. Zoilo Cuéllar-Montoya,
Presidente de la Academia Nacional de Medicina

Al dar inicio a esta sesión académica extraordinaria, conjunta con la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Físicas y Naturales, cuyo tema es la «Seguridad de los alimentos genéticamente modificados», me reconozco carente, totalmente, de conocimientos al respecto, razón por la cual mal hiciera en intentar siquiera realizar cualquier comentario sobre los cultivos transgénicos y los productos alimenticios obtenidos de ellos. Sin embargo, cuando doña Osiris Ocando, Directora Ejecutiva de Agro-Bio, me contactó y me explicó el objeto de su visita, consideré de la mayor importancia el tema y absolutamente acorde con los objetivos de la Academia Nacional de Medicina, razón por la cual encomendé a la Señora Académica Sonia Echeverri de Pimiento la coordinación de esta reunión. Adicionalmente, y de gran interés para esta Academia, es la presencia de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Físicas y Naturales, con la cual nos complace compartir esta sesión.

No es la primera vez que estos muros escuchan temas agrícolas los cuales, necesariamente, representan un sector muy importante de la alimentación humana, puesto que el último Presidente de la Sociedad de Medicina y Ciencias Naturales, el Profesor Juan de Dios Carrasquilla Lema, quien había tomado posesión del cargo en la sesión solemne que tuvo lugar en la noche del 22 de marzo de 1890, y cuyo período concluyó al inaugurarse oficialmente la Academia Nacional de Medicina, en la noche del 25 de abril de 1891, en el histórico Salón de Grados de la Universidad Nacional, con la presencia del entonces Presidente de Colombia, el doctor Carlos Holguín, fue un experto agricultor y, en dicha sesión, él tuvo el deber y el honor de darle inicio, con elocuente discurso10.

Años atrás, el 15 de diciembre de 1871, cuando nació la Sociedad de Agricultores de Colombia, hizo parte del grupo de fundadores, cuyo primer Presidente fue el General Eustorgio Salgar, por ese entonces Presidente de los Estados Unidos de Colombia, y uno de cuyos ocho Vicepresidentes fue precisamente el doctor Carrasquilla11.

Tuvo papel preponderante en la publicación del que fuera órgano de dicha Sociedad, el periódico El Agricultor, desde el cual Carrasquilla, en su segunda época, a partir de 1879, figuró como Director, y desde dicha publicación, empezó Carrasquilla a orientar el sector, lo cual realizó hasta 1894, con la colaboración, como administrador, del Profesor Carlos Michelsen Uribe12.

El doctor Carrasquilla colaboró con el periódico con una columna fundamentalmente didáctica, que apareció en todos los números, la cual tituló «Crónica Agrícola »13. Tuvo el cargo de Comisario Nacional de Agricultura, durante la administración del general Julián Trujillo (del 1o. de abril de 1878 al 8 de abril de 188014,15 cuando ocupaba la Presidencia de la Sociedad de Agricultores16, y dirigió el Instituto Nacional de Agricultura desde su creación, en 188017, durante la primera administración del doctor Rafael Núñez, hasta 1885, año en el cual lo clausuró el Gobierno, con motivo de la guerra civil. Carrasquilla estableció el Instituto en la Quinta Segovia, en la antigua Huerta de Jaime, hoy Parque de los Mártires, con la ayuda y apoyo incondicional del Profesor Carlos Michelsen, por entonces jefe del Departamento Nacional de Agricultura. Carrasquilla desarrolló, en la Quinta Segovia, un plan de enseñanza científica de la agricultura. Su extensa experiencia agrícola le permitió tratar temas de interés nacional desde la Sociedad de Medicina y Ciencias Naturales, razón por la cual anoté que no era ésta la primera vez que se tocaban temas agrícolas en nuestra Academia, como el que hoy nos reúne en esta sesión conjunta.

El Doctor Moisés Wasserman, como Presidente de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Físicas y Naturales, por invitación del Presidente de la Academia Nacional de Medicina, declaró abierta la sesión.

El Académico Zoilo Cuéllar-Montoya, dio el uso de la palabra a la Dra. Elizabeth Hodson de Jaramillo, bacterióloga de la Universidad Javeriana; MSc. En Fisiología Vegetal y Genética de la Universidad Nacional de Bogotá; PhD de la Universidad de Nottingham, Gran Bretaña; Directora del Departamento de Biología de la Universidad Javeriana; Asesora de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, (FAO), del Instituto Internacional para la Conservación de los Recursos Genéticos, (IPGRI), y del International Life Science Institute -ILSI-Nor Andino. Es miembro Correspondiente de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Físicas y Naturales. Actualmente ocupa el cargo de Coordinadora Nacional del Proyecto GEF para Colombia, La Doctora Hodson tiene una amplia trayectoria en el tema de bioseguridad, evaluación y gestión de riesgos de Organismos Genéticamente Modificados y se desempeña también como coordinadora del proyecto GEF, del Banco Mundial, para la creación de capacidades en bioseguridad en el marco del Protocolo de Cartagena.

Dra. Elizabeth Hodson Jaramillo:

Introducción a los organismos genéticamente modificados y la evaluación y gestión del riesgo

La importancia de haber reunido las dos Academias es la de ir profundizando cada vez más desde el punto de vista conceptual, porque tanto la Academia Nacional de Medicina como la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales son, por derecho propio, por ley, asesores del Gobierno en temas científicos, tecnológicos y de protección del usuario. El tema de bioseguridad ha ido adquiriendo cada vez más fuerza, más requerimientos de desarrollo y, para que todos los miembros de las distintas estancias y estamentos de la sociedad se involucren, necesitamos abrir más espacios y discutir cada vez más todos estos temas, todas las inquietudes y posibilidades que puedan surgir.

Como lo presentó el señor Presidente de la Academia Nacional de Medicina, estoy aquí tanto a nombre de la Universidad Javeriana como del Proyecto GEF, Banco Mundial-Bioseguridad Colombia y, precisamente, estamos tratando de articular todos estos esfuerzos.

La Dra. Hodson recordó, contextualizó lo que son los cultivos transgénicos y cuáles son los requerimientos alimenticios mundiales de toda la población: Necesitamos acceso a desarrollos tecnológicos en salud; debemos también tener alimentos suficientes, seguros y nutritivos, exentos de riesgos ambientales y a precios razonables. Debemos hacer, al mismo tiempo, promoción de prácticas agropecuarias ecológicamente amigables, en un contexto de sostenibilidad ambiental y debemos hacer conservación y uso sostenible de los recursos.

Las oportunidades que tenemos con todos los desarrollos científicos y tecnológicos son inmensos: los productos de la tecnología de genes pueden facilitar oportunidades de incidir en salud y en medio ambiente y también de incrementar la producción agrícola sostenible. Sin embargo, han surgido una serie de inquietudes y preocupaciones sobre posibles efectos de estos desarrollos y de las aplicaciones de estas tecnologías, especialmente sobre el ambiente y sobre la salud, y ésto ha estimulado el desarrollo de mecanismos regulatorios que buscan garantizar la salud humana y animal, la seguridad ambiental y, en general, la inocuidad del alimento.

Introducción

Cuando hablamos de cultivos o plantas transgénicas estamos hablando de transformación genética, de tecnología de genes o tecnología del DNA recombinante. Son plantas que por esas técnicas se han modificado, se les ha insertado en forma estable un gen o se han modificado sus secuencias con el fin de conferirles características deseables seleccionadas.

La mayoría de características deseables de todos los organismos vivos y de los cultivos también son debidas a la acción de muchos genes, son poligénicas. Las características que podemos manipular con 1 ó 2 genes son bastante limitadas, lo cual tenemos que tener presente para no hacer modificaciones absurdas o irreales.

Cuando tomamos dos plantas y las cruzamos estamos mezclando dos genomas completamente distintos; al hacer este mejoramiento cruzado obtenemos, como producto, toda una mezcla de genes, por lo que tenemos que hacer selecciones a partir de las expresiones fenotípicas, en el caso de cultivos, para ver qué nos sirve y qué no nos sirve.

Cuando utilizamos la tecnología del DNA recombinante partimos de un genoma conocido, de una planta cuyas características geno y fenotípicas conocemos a las que les agregamos un gen ó un par de genes, para obtener un producto que es el mismo genoma que ya conocemos y sabemos su comportamiento, en donde le agregamos un párrafo que es el de nuestro interés.

Hay distintas formas de obtener plantas transgénicas, de las cuales las más utilizadas son: una que es la vía agrobacterium, que es una bacteria agronatural del suelo; es el ingeniero genético natural, el cual, al ser estudiado, ha sido transformado por métodos de DNA recombinante, por medio de los cuales eliminamos las características patogénicas y en vez de esos genes patológicos se insertan los genes que son de interés para el cultivo, con lo cual se los transfiere a la célula vegetal a través de un plásmido, uno de cuyos segmentos o PDNA de transferencia es el único segmento que se transfiere y se incorpora, en forma estable, al cromosoma vegetal. La otra forma es pordiolística. Para que haya transformación exitosa se requiere que se inserte el gen en forma estable en el genoma.

Resumen del proceso

A partir de un gen de interés en donde se parte de un problema o de un limitante de producción en el campo, tenemos un gen que nos sirve para responder a esa limitante; hacemos el trabajo de manipulación genética: aislamos el gen, lo clonamos, elaboramos un constructo en un vector de transformación, hacemos transformación y regeneración de las plantas en laboratorio, en condiciones controladas, hasta obtener plantas transformadas con el gen de interés y estas plantas transformadas entran a programas de mejoramiento convencional para su multiplicación e integración.

Se usa transformación genética porque hay una disminución del acervo genético para el mejoramiento tradicional. Estamos enfrentando uno de los problemas que hemos causado con la agricultura tradicional por estar seleccionando las semillas más grandes o más rendidoras; hemos ido eliminando un poco los parientes silvestres, más rústicos y que son los que tienen las características de resistencias o tolerancias a plagas y patógenos; hemos disminuido el acervo genético y de esas especies no tenemos genes a los cuales acudir para que nos solucionen los problemas.

Usamos transformación genética porque pueden transmitir características feno o genotípicas deseadas, de una forma muy controlada, en donde la modificación es mínima. Podemos transferir, con la tecnología del ADN recombinante, características de una especie a otra; estamos aumentando la variabilidad genética y estamos cruzando barreras biológicas; encontramos genes de interés en una especie y podemos transferirlos a otra que los necesita. Disminuye el tiempo necesario para introducir determinadas características comparado con los programas de mejoramiento agrícola tradicional (entrecruzamiento de polen, injertos, etc.).

En lo que ha sido el desarrollo de los cultivos genéticamente modificados, la primera generación es una generación de cultivos con características agronómicas de interés, resistencia a insectos, tolerancia a herbicidas, en donde el beneficiario ha sido el agricultor: por eso el público todavía no percibe los beneficios de los cultivos genéticamente modificados.

La segunda generación viene con características y mejoras nutricionales en donde el beneficiario va a ser el consumidor y probablemente el conocimiento y la aceptación de los cultivos genéticamente modificados va a incrementarse.

La tercera generación viene desarrollándose con características industriales, como para procesamiento, en donde el beneficiario principal va a ser la industria.

Estado actual en el mundo de los cultivos genéticamente modificados

El primer estudio realizado, hacia 1996, indica que para el año 2004, alcanzamos 81 millones de hectáreas de cultivos genéticamente modificados en el mundo; podemos observar que está creciendo en países en desarrollo.

En este momento, en el mundo tenemos el 56% de soya transgénica; el 28% de algodón es transgéniRevista MEDICINA – Vol. 27 No. 3 (70) – Septiembre 2005 194 co; el 19% de la canola es transgénica y el 14% del maíz es transgénico. Es la tecnología que más rápidamente ha sido aceptada a nivel mundial: en 10 años han crecido rápidamente.

En Colombia, para el 2003, tuvo lugar la primera aprobación comercial, con evaluaciones previas por parte del ICA, con 5000 hectáreas de algodón en Córdoba; en el 2004 ya eran 23.033 hectáreas. Hay una serie de ventajas agronómicas, económicas por rendimiento y disminución de costos de producción y por reducción en plaglicidas, por ejemplo; ventajas ambientales al reducir el uso de plaglicidas; y sociales, beneficios para el agricultor quien obtiene mayores rendimientos por menos plagas y enfermedades; es amigable para el usuario, porque hay una mejora en tiempo y labores y hay una seguridad para el agricultor; en aspectos ambientales, se ha encontrado incremento en biodiversidad y mejora en la calidad de agua, porque hay menos contaminación, hay protección de la vida silvestre y la de artrópodos benéficos; facilita adopción de prácticas de conservación agrícola, por ser métodos más sostenibles; pero sin embargo, se han generado una serie de preocupaciones.

Bioseguridad: en el contexto del convenio de diversidad biológica y del protocolo de Cartagena, se considera el conjunto de políticas y procedimientos adoptados con el fin de garantizar la seguridad de las aplicaciones de la biotecnología moderna. Todo país debe implementar un sistema de bioseguridad y regular la utilización de organismos genéticamente modificados y sus productos.

En el contexto del protocolo, en general, el plan es el de garantizar la seguridad del uso de las aplicaciones de la biotecnología moderna. Debemos recordar que ésto está vigente desde antes de que se aprobaran los primeros cultivos y productos biotecnológicos, con la aplicación de una serie de evaluaciones de riesgo. Han venido desarrollándose una serie de normas que buscan garantizar una buena aplicación y evitar la afectación al usuario con las aplicaciones de los avances tecnológicos; todas las evaluaciones de posibles riesgos asociados con utilización de organismos genéticamente modificados se realizan, caso por caso, y paso por paso, previo a su aprobación para la liberación comercial y no hay un sólo producto de la tecnología del ADN recombinante en el mercado que no haya sido sometido a una evaluación rigurosa, antes de ser liberado para la venta.

Hay una serie de consideraciones éticas en estas evaluaciones tales como efectos en salud, en seguridad alimentaria, impacto ambiental, riesgos y beneficios percibidos, bienestar, calidad de vida, costos; también se ha considerado el costo del no uso, sobre todo desde el punto de vista de los avances médicos que han permitido todos los avances tecnológicos y cuál hubiera sido el costo de aplicar una moratoria a una serie de productos que han sido desarrollados y que han servido para salvar vidas, vacunas, insulinas, interferón, consideraciones que tenemos que tener en cuenta al hacer estos estudios, donde debe brillar la responsabilidad social y la transparencia en la búsqueda de la equidad. Inclusive se deben tener en cuenta aspectos culturales y religiosos.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!