Foros, I Foro sobre Paz y Salud Mental en Colombia 24, 25 de Junio de 2005

Introducción por el Académico Dr. Zoilo Cuéllar Montoya,
Presidente Academia Nacional de Medicina

Hace ya casi un año, por iniciativa del académico Francisco Carmona, la Academia Nacional de Medicina creó un grupo para estudiar el suicidio y hacer recomendaciones para prevenirlo en Colombia. Así, se creo un grupo interdisciplinario, cuya coordinación encargué al académico Guillermo Sánchez Medina, que ha reunido documentación suficiente como para realizar una importante publicación al respecto, próxima a presentarse.

En el curso de las reuniones y de los trabajos surgió la idea de extender los objetivos del grupo, en virtud del análisis de circunstancias de salud pública que hacían necesaria dicha extensión, nacidas de la problemática mental existente a nivel nacional, producto de los fenómenos sociales de nuestra patria, e inherentes a la violencia, la pobreza, la injusticia, los desplazamientos y tantos otros hechos que atentan contra la estabilidad, la higiene y la salud mentales.

En dicho estado de la evolución del grupo, el alto comisionado para la paz, doctor Luis Carlos Restrepo, le propuso al doctor Sánchez Medina la conversión del grupo en un Comité Asesor de su Oficina, con el fin de apoyarlo en el estudio y manejo, desde el punto de vista de la salud mental, de los grupos de colombianos reincorporados a la vida civil, incluidos los soportes profesionales indispensables para un óptimo manejo de los diálogos de paz en el territorio nacional.

En un momento dado de las conversaciones nació la idea de la realización de un foro sobre salud mental para la paz, foro al cual doy iniciación oficial en este momento, en cuyo curso se trabajaron con base en las experiencias de destacados profesionales de la psiquiatría, el psicoanálisis y la psicología, hacia la consecución de programas verdaderamente prácticos y de metodologías realmente operativas para prestarle a Colombia un servicio con proyecciones claras de salud pública, en virtud de la ingerencia de ésta en la situación mental de nuestros nacionales.

Desafortunadamente, la reestructuración ocasionada por la fusión de los ministerios de Trabajo y de Salud, al iniciarse en Colombia la administración del presidente Álvaro Uribe Vélez, dejó por fuera la sección que en el antiguo Ministerio de Salud se dedicaba, precisamente, a la salud mental, así como los programas gubernamentales en dicho campo de acción y muchos otros aspectos de la salud pública nacional. Por esta razón, en la organización de este foro se quiso contar con la participación activa del gobierno nacional, más allá de la presencia irremplazable de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, con la cual, el día de mañana, se va a firmar un convenio marco de cooperación en salud e higiene mentales, con miras a dar todo el apoyo posible, desde una perspectiva técnica y científica, a la loable, delicada y difícil misión de dicho Comisionado.

La Academia Nacional de Medicina de Colombia, en su responsabilidad como asesora del gobierno nacional en asuntos de salud pública y educación en salud, está profundamente preocupada por la situación de la salud mental en nuestra patria, y aspira a llegar a conclusiones prácticas en este foro, que le sirvan para hacer un aporte a la nación, tanto en políticas de salud mental como en algo que veo de gran positividad como es la aglutinación de todas las fuerzas vivas del ámbito mental en nuestro país, aquí en el seno de la Academia.

Todo ello nos permitirá trabajar unidos con un único propósito, lo cual revertirá, estoy seguro, en una ganancia, hoy difícil de medir, pero cuya magnitud pensamos que puede ser muy grande, en favor de la totalidad del pueblo colombiano. Este Comité Asesor, necesariamente mixto e indudablemente complejo, podrá tener dificultades que, estoy seguro, la buena voluntad de todos sus actores sacará adelante.

Señoras y Señores: Nuestra misión es ardua, pero nuestros objetivos y nuestras metas son altamente gratificantes. Es el deseo de la Academia que obtengamos los mejores resultados en este foro; que lleguemos a las más importantes conclusiones; por eso pues, debemos estar conscientes del hecho innegable de que escribimos, en estos momentos, páginas trascendentales e imperecederas de la historia de nuestra patria. Aquellos que nos sigan, en tiempos futuros, en esta encomiable labor de salud pública, en el panorama de la mente y del comportamiento de nuestros congéneres, sabrán agradecer inmensamente nuestros aportes de hoy y seguirán, a no dudarlo, las rutas que podamos trazar con nuestro trabajo y nuestra unidad de acción, hacia una Colombia más grata, más sana, tanto desde el punto de vista físico como mental.

Convenio marco de Cooperación Académica y Científica celebrado entre la Academia Nacional de Medicina, El Alto Comisionado para la Paz y el Dapr – Fondo de Programas Especiales para la Paz

Por proposición del doctor Luis Carlos Restrepo, Alto Comisionado para la Paz, y aceptación amplia de la Academia Nacional de Medicina, después de un concienzudo análisis del documento por cada una las partes, acabamos de culminar el Convenio Marco de Cooperación entre la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, la Academia Nacional de Medicina de Colombia y el Fondo de Programas Especiales para la PAZ- DARP.

El presente Convenio tiene por objeto:

1) Establecer una cooperación y una alianza estratégica entre la Oficina del Alto Comisionado para la Paz y la Academia Nacional de Medicina, para el desarrollo de acciones encaminadas a analizar, formular, recomendar y ejecutar estrategias que fortalezcan la Política de Paz y Reconciliación del gobierno nacional, la salud mental, la defensa de los derechos fundamentales, la democracia, y la convivencia pacífica.

2) Brindar asesoría en los asuntos relacionados con el diseño de pedagogías para la reincorporación a la vida civil de los alzados en armas y las personas de su entorno familiar

3) Asesorar en la construcción de lineamientos y criterios generales para la creación de la confianza como capital social y bien común de la nación y la prevención de la vinculación de personas a grupos armados ilegales.

4) Brindar asesoría en el campo de la salud mental y en el campo de las comunicaciones, para establecer métodos y criterios que destaquen los valores individuales y colectivos que rigen la sociedad de nuestro tiempo en general y las políticas de paz y convivencia pacifica de nuestra democracia colombiana en particular.

5) Asesorar y cooperar con la atención psicosocial a los beneficiarios del Programa de Reincorporación a la Vida Civil, especialmente en lo relacionado con el acompañamiento en los proyectos productivos.

Cristaliza así un período de reflexión y análisis, que se resume en las conclusiones de este Foro, y que marca el inicio la iniciación de un camino conjunto, y el cual, esperamos todos, facilite nuestro camino hacia la paz y fortalezca nuestra democracia, pero, fundamentalmente, nos permita rescatar los valores humanos del pueblo colombiano y rehabilitar totalmente a todos aquellos que hayan buscado, de buena fe, la reincorporación a la vida civil. Es el deseo y las aspiraciones de todos, con el presente convenio, que se logre la rehabilitación del mayor número de compatriotas, sumidos hasta ahora en la tragedia de la violencia por la violencia.

Es el momento oportuno, pienso, de agradecer, a nombre de la Academia Nacional de Medicina de Colombia, de su Junta Directiva y en mi propio nombre, en forma muy especial, a la doctora Ana María Álvarez, asesora del Alto Comisionado, por su permanente y constante presencia a nuestro lado en la preparación del documento y en la planeación de este Foro y de esta sencilla ceremonia, cuya trascendencia no escapa a la comprensión de todos los presentes: mil gracias doctora Ana María.

En igual forma, debo agradecer a todos los que se asociaron a nuestra Corporación, en nuestro Comité de Salud e Higiene Mental, y a quienes lo han venido haciendo en el curso de estos meses. Debo agradecerles, naturalmente, no sólo por su presencia sino, esencialmente, por su infatigable participación y asesoría, que nos ha permitido sortear los obstáculos y llegar a este momento histórico para la Academia, para todos nosotros y, primordialmente, para nuestra patria.

Naturalmente, doctor Restrepo, mil gracias a usted por su iniciativa, sus indicaciones, su respaldo a nuestras actividades, así como por la oportunidad que nos brinda, al firmar en esta mañana el Convenio Marco de Cooperación; también a un grupo verdaderamente representativo de las fuerzas vivas de la psiquiatría, el psicoanálisis y la psicología nacionales, y de la misma medicina nacional, por sumarse, real y efectivamente, a la lucha democrática y profundamente humana, entablada por el Gobierno Nacional, que Usted, doctor Restrepo, representa, para la búsqueda de esa anhelada paz, que tanta falta le hace al pueblo colombiano.

Conclusiones

Reforma de la Ley 100, Salud Mental y Políticas en Salud Mental

Coordinador:

Académico Dr. Álvaro Rodríguez Gama, Académico Dr. Julio Alfredo Lozano.

Colaboradores:

Académico Dr. Álvaro Moncayo, Académico Dr. Camilo Uribe,Dr. Mauricio de la Espriella, Dra. Diana Pinto, Dr. Carlos Mantilla, Dra. Luz Helena Rua, Dr. Julio Latorre

Recomendaciones:

1. En relación con el proyecto de Ley 052, acoger las propuestas hechas en la ponencia. Sin embargo, se consideró igualmente importante apoyar un proyecto de ley específico para salud mental, como el presentado por el representante González Villa, el que podría servir de base para un debate futuro.

2. Que es prioritario el que se defina la política pública en relación a la salud mental, así como los lineamientos para inclusión de este componente en los planes de salud territoriales, reclamando el liderazgo que debe de ejercer el Estado.

3. Solicitar al Ministerio de la Protección Social, la inclusión de las enfermedades mentales, que por sus características de cronicidad, catastrófica y elevada externalidad deban ser incluidas dentro del grupo de alto costo.

4. Acoger la propuesta de ampliar el listado de psicofármacos en el manual de medicamentos.

5. Solicitar al Ministerio de la Protección Social la revisión del MAPIPOS en lo que en atención en Salud Mental se refiere, tratando de definir en forma clara y precisa los términos que permitan mejorar la atención en los tres niveles de prevención.

6. Reiterar la necesidad de fortalecer el sistema de vigilancia y control, así como el sistema de información.

7. Que el Ministerio de la Protección Social, propicie la integración de las acciones de salud pública con las efectuadas con los prestadores de servicios de salud mental.

8. Proponer que una vez definida la Política Pública en Salud Mental, se consoliden equipos profesionales especializados que garanticen la ejecución de la misma.

9. Solicitar revisar los criterios de habilitación y acreditación de alta complejidad en relación a las instituciones en Salud Mental.

loading...

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!