Suministro del Tratamiento en la Hepatitis C

9. Suministro del tratamiento supervisado y seguimiento a la adherencia 

La entrega de medicamentos, la cual es responsabilidad de la EAPB y la IPS, debe hacerse por un profesional en enfermería, mediante una estrategia diaria supervisada.

Esta estrategia deberá estar coordinada por un profesional de la salud que garantice la adecuada conservación y disposición de los medicamentos de acuerdo al inserto del medicamento o ficha técnica. El suministro apropiado de los mismos de manera continua e ininterrumpida, y el seguimiento diario de las reacciones adversas y la adherencia.

Para la entrega del tratamiento se pueden implementar las siguientes modalidades:

Entrega diaria extramural:

Mediante la modalidad de prestación de servicios de salud extramural, debe garantizarse la entrega supervisada de las dosis diarias de tratamiento requeridas. Por parte de personal entrenado en el suministro del medicamento (enfermería o auxiliar de enfermería supervisado por enfermería) aplicando los 10 correctos. La entrega del medicamento debe hacerse en el domicilio o el lugar de trabajo del paciente, y la toma debe realizarse en presencia del profesional de salud.

Entrega diaria intramural:

Mediante la modalidad de prestación de servicios de salud intramural, debe garantizarse la entrega supervisada de las dosis diarias de tratamiento requeridas. Por parte de personal entrenado en el suministro del medicamento (enfermería o auxiliar de enfermería supervisado por enfermería) aplicando los 10 correctos. La entrega del medicamento debe hacerse en las instalaciones que la IPS destine para este fin, y la toma debe realizarse en presencia del profesional de salud. En los casos en que se considere pertinente. Se pueden implementar mecanismos que faciliten la asistencia de los pacientes a la institución o al sitio designado para la toma del tratamiento. Ya sea a través de hogares de paso, subsidios de transporte o transporte hacia la IPS (rutas de salud).

La modalidad de entrega del medicamento debe definirse en cada caso procurando facilitar el acceso del paciente al tratamientoy tomando las medidas necesarias para evitar la estigmatización de los pacientes.

Como parte de la estrategia de entrega de medicamentos, se debe recordar al paciente el día anterior. La asistencia a los controles con el médico general o especialista, y la toma de laboratorios; ya sea a través del contacto telefónico o durante la dispensación del medicamento.

Cuando el paciente haya sido hospitalizado por cualquier diagnóstico, se debe asegurar la entrega diaria del medicamento en el lugar de hospitalización o establecer los mecanismos necesarios para asegurar la continuidad en el tratamiento.

(Lea También: Reacciones Adversas y Respuesta al Tratamiento por el VHC)

En caso de pacientes con factores de riesgo

Para no adherencia se debe realizar intervención por trabajo social para gestión del riesgo, que debe contemplar la inclusión de los pacientes con hepatitis C en los planes, programas y proyectos de protección social de los niveles nacional, departamental o municipal existentes, implementando estrategias de movilización social que apoyen la adherencia del paciente al tratamiento.

La entrega del medicamento, en cualquier modalidad, debe estar acompañada de un seguimiento diario a la adherencia. Documentado mediante el registro en la tarjeta de control para el tratamiento de pacientes con hepatitis C.

En caso de que el paciente no esté presente en el momento programado para la entrega diaria del medicamento, consultas programadas o toma de laboratorios; el profesional de la salud encargado debe realizar contacto telefónico con el paciente, familiar o acudiente de manera inmediata. Para indagar por la causa de no asistencia y gestionar el caso para definir el mecanismo para solventar la no asistencia (p.ej. reprogramación de citas, o visita domiciliaria para la entrega del medicamento).

En caso de no ser efectivo el contacto telefónico, debe hacerse desplazamiento a la vivienda o lugar de trabajo del paciente para indagar por la causa de no asistencia.

Se debe evaluar la necesidad de ajustar la estrategia de entrega de medicamentos.

Vía Clínica para Hepatitis C Crónica AQUÍ
Si el paciente omite dos o más dosis consecutivas del tratamiento (se convierte en no adherente), el profesional de la salud encargado debe realizar contacto con el paciente, familiar o acudiente de manera inmediata, por vía telefónica o por desplazamiento a la vivienda o lugar de trabajo del paciente. Para indagar por la causa de no asistencia y gestionar el caso.

Tan pronto se logre comunicación con el paciente se debe realizar contacto telefónico con el médico tratante para definir la conducta.

Adicionalmente, se debe evaluar la necesidad de ajustar la estrategia de entrega de medicamentos y de implementar o fortalecer la intervención por trabajo social para la gestión del riesgo.

Información respecto al Suministro del Tratamiento Hepatitis C supervisado y seguimiento a la adherencia

Las IPS deben coordinar con la EAPB correspondiente, los mecanismos para el reporte de información respecto al Suministro del Tratamiento Hepatitis C supervisado y seguimiento a la adherencia; y las estrategias para captar los pacientes no adherentes con quienes no se ha logrado contacto.

Cada mes debe registrarse en el sistema de información de la cuenta de alto costo. La información pertinente de acuerdo con los resultados del Suministro del Tratamiento Hepatitis C supervisado y el seguimiento a la adherencia.

El paciente tiene la responsabilidad de recibir el tratamiento supervisado. Así como de participar en las intervenciones definidas para gestión del riesgo.

Ver Más de Guías para Médicos, CLICK AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!