Tamización y Diagnóstico de Infección Crónica por el Virus de la Hepatitis C

6. Tamización y diagnóstico

A todas las personas que, de acuerdo con sus antecedentes, hagan parte de un grupo de riesgo para hepatitis C (ver tabla 1), se les debe realizar una prueba anti–VHC, dentro de una estrategia organizada de tamización de oportunidad en el nivel primario de atención, que incluya un sistema de seguimiento a los resultados de las pruebas.

En personas inmunosuprimidas con prueba de tamización negativa, en quienes se sospeche contacto con el virus, se debe realizar una prueba cuantitativa de ARN VHC.

En pacientes inmunocompetentes con prueba de tamización negativa, en quienes se sospeche contacto con el virus, se debe repetir la prueba en tres meses.

A las personas con prueba de tamización positiva se les debe realizar una prueba cuantitativa de ARN VHC, para confirmar el diagnóstico.

Las personas con resultado negativo de la prueba cuantitativa de ARN VHC, en quienes no se pueda descartar el contacto con el virus, deben ser remitidas a un especialista en medicina interna, infectología, gastroenterología o hepatología, para evaluar la necesidad de pruebas complementarias.

En instituciones de salud donde no se cuente con la disponibilidad de laboratorios en capacidad de procesar pruebas de tamización o confirmación diagnóstica, se  deberá establecer un procedimiento para la toma y remisión de muestras a laboratorios con habilitación para prestar estos servicios.

(Lea También: Evaluación para el Inicio del Tratamiento por el Virus de la Hepatitis C)

Remisión de muestras no sea un procedimiento viable

Cuando la remisión de muestras no sea un procedimiento viable, se puede implementar como alternativa la realización de pruebas rápidas de tamización.

La prueba de tamización se puede realizar en el marco de acciones de oferta activa de la prueba a personas con factores de riesgo o de acuerdo con los criterios establecidos en la Resolución 3280 de 2018.

Un resultado positivo de la prueba cuantitativa de ARN VHC confirma el diagnóstico de infección crónica por el virus de la hepatitis C. El diagnóstico debe ser realizado por un profesional médico y notificado por un profesional en enfermería al SIVIGILA.

Vía Clínica para Hepatitis C Crónica AQUÍ

En la consulta en la que se realiza el diagnóstico de infección crónica VHC (virus de la hepatitis C) se debe registrar en la historia clínica la siguiente información:

  • Datos de identificación
  • Datos de contacto
  • Fecha de tamización y diagnóstico de infección crónica VHC (virus de la hepatitis C)
  • Verificación de notificación al SIVIGILA
  • Reportes de pruebas de laboratorios: prueba de anticuerpos y prueba de ARN VHC
  • Posible mecanismo de transmisión
En la misma consulta, se debe informar y aclarar las dudas del paciente respecto a los siguientes interrogantes:
  • Primero, ¿Qué es la hepatitis C?
  • Segundo, ¿Cómo se transmite la hepatitis C?
  • Tercero, ¿Cómo no se transmite la hepatitis C?
  • Cuarto, ¿Cómo se diagnostica la hepatitis C?
  • Quinto, ¿Cómo se trata la hepatitis C?
  • Sexto, ¿Qué cuidados debo tener ahora que tengo hepatitis C?

A todos los pacientes con diagnóstico de infección crónica por el virus de la hepatitis C, se les debe garantizar las acciones de la Ruta Integral de Atención de Promoción y Mantenimiento de la salud y las atenciones específicas para el manejo integral de su enfermedad.

Ver Más de Guías para Médicos, CLICK AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!