¿Cuándo es momento de hacerte un Tratamiento de Conducto?

Un tratamiento de conducto es usado para salvar un diente que se encuentra deteriorado, evitando con esto la pérdida de la pieza dental de forma natural o por extracción. Por ello hay que tener en cuenta cuándo es el mejor momento de hacerte este procedimiento y cuándo convendría no hacerlo.

En el siguiente artículo se detallará toda la información necesaria para que tomes la decisión a la hora ir al odontólogo y necesites saber si este proceso es la mejor solución.

¿Qué es el tratamiento de conducto y cómo se lleva a cabo?

Los tratamientos de conducto o tratamientos endodónticos, son procedimientos que se hacen cuando el nervio o la pulpa de los dientes se infectan o inflaman, principalmente debido a caries o a cualquier fractura o fisura en la pieza dental. Este proceso se realiza con un pequeño taladro, con el cual se perfora el diente para remover el nervio y la pulpa y luego sellarlo para evitar filtraciones. Este procedimiento suele ser llevado a cabo por un endodoncista.

Lo primero que hará el especialista es solicitar una placa de Rayos-x de tu boca para determinar la mejor opción de cómo proceder.

De acuerdo a lo que el dentista determine, podrá ofrecerle la posibilidad de realizar un tratamiento de conducto u otras formas menos invasivas, es por ello que es importante acudir al médico, ya que solo ellos pueden determinar si se necesita o no de este procedimiento.

Motivos por los que se hace un tratamiento de conducto

Los dientes por lo general están conformados por un núcleo de vasos sanguíneos y nervios a los que se le da el nombre de pulpa, esta pulpa se encuentra ubicada en el conducto radicular, dependiendo del tipo de diente puede tener uno o más de estos, es por ello que las muelas son las más propensas a requerir de tratamiento de conducto y esto puede deberse a algunas de estas causas:

  • Caries que se complicaron.
  • Lesiones o golpes en la boca que ocasionaran fractura.
  • Empastes agrietados o mal colocados.
  • Enfermedades de encías.

Estas son las razones más comunes que hacen que se requiera de un tratamiento de conducto en los pacientes.

¿Cuáles son los pasos a seguir al momento de realizarse un tratamiento de conducto?

Antes de dar un diagnóstico, el dentista te hará una seria de preguntas, por lo que podrá conocer los síntomas y luego procederá a hacer un examen para corroborar cuán profundo es el daño en el diente. (Lea También: ¿Cómo saber si necesito una Limpieza Dental?)

Luego de esto, seguramente requerirá de una placa de rayos-x para ver el estado de la pieza dental por dentro y de esta forma llegar a una conclusión final y tomar la decisión si se debe hacer o no un tratamiento de conducto o tomar una medida alterna. 

Por lo general, el tratamiento de conducto se realiza con una anestesia local para evitar el dolor y el dentista en todo momento deberá informarte de lo que sucede, y de llegar a sentir dolor, poder proceder con los medios necesarios para trabajar en ello.

Por lo general todo el proceso suele realizarse en unas pocas horas en una sola sesión, aunque hay casos en donde puede tomar más de dos sesiones terminar.

¿Qué hacer luego de hacerse un tratamiento de conducto?

Luego de que una persona se hace un tratamiento de conducto, es importante acudir al odontólogo después del procedimiento para comprobar que no haya infección y que haya funcionado correctamente, lo más probable es que se requiera de otra placa de rayos-x para corroborar, y se recomienda ir al dentista al menos dos veces al año en pacientes adultos luego de haberse realizado esto para poder tener certeza de que no haya ningún problema.

También existe la posibilidad de que el odontólogo recete algún tratamiento con antibióticos para aliviar cualquier posible infección que haya luego del procedimiento y así evitar que esta se complique.

Importancia de acudir al odontólogo para un tratamiento de conducto

Es importante saber que un tratamiento de conducto suele ser un último recurso utilizado por los odontólogos para lograr salvar un diente, ya que al realizarlo, el diente suele perder su conexión natural con el organismo.

Es por ello, que en ocasiones, si la lesión o infección es muy grande, se suele recomendar retirarlo para evitar posibles complicaciones, pero para esto es importante acudir con el especialista y conocer su opinión profesional al respecto.

Sabiendo todo esto, no hay por qué temer al tratamiento de conducto, si bien es un procedimiento que dura un poco más que una consulta normal, suele hacerse con las precauciones adecuadas; siempre con un profesional especializado en endodoncia que tenga todo lo necesario para llevarlo a cabo sin que haya infecciones de por medio.

Recuerda siempre acudir al dentista si sientes dolor o malestar en tus dientes, para no llegar a requerir este tratamiento.

CLIC AQUÍ Y DÉJANOS TU COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *