Comunicación Organizacional

Comunicación Organizacional

La comunicación organizacional se refiere a la forma, canales y lineamientos de la comunicación dentro de una organización, ya sea para la comunicación interna como la externa. Dentro del desempeño del área de recursos humanos, la comunicación es un pilar fundamental; por ejemplo, para reducir o eliminar los silos empresariales, para medir la cultura organizacional, y, además, para lograr que todos los colaboradores tengan claro cuáles son las estrategias y objetivos empresariales.

La comunicación organizacional se debe aplicar a cualquier tipo de empresa; pues es una forma de interacción y con la que se construyen las relaciones entre los diferentes actores de una organización.

Sin embargo, hay que entender que la comunicación organizacional no solo se refiere al acto de emitir y recibir un mensaje; sino que abarca todo lo relacionado con la comunicación de la empresa, por ejemplo, construcción de normas, procedimientos, manuales, funciones, responsabilidades, etc.

La comunicación organizacional enfoca sus esfuerzos en brindar bienestar a los trabajadores, de esta manera; uno de sus principales beneficios es que genera mayor productividad y propicia el ambiente adecuado para el trabajo en equipo.

Asimismo, interviene en la formación y desarrollo de la identidad de la empresa, porque promueve la fidelización, estimula el sentido de pertenencia y ayuda al posicionamiento de la empresa como marca (Ver También: Marca Empleadora.)

Tipos de Comunicación Organizacional y sus Características

Comunicación Interna: se refiere a la comunicación entre los miembros de la empresa y entre diferentes departamentos o equipos de trabajo. Ayuda a implementar una comunicación fluida, a crear un ambiente de colaboración y cordialidad.

Comunicación Externa: se refiere a la comunicación hacia personas externas a la organización como proveedores, clientes, inversionistas, medios de comunicación, socios, etc. Se caracteriza porque tiende a ser una comunicación formal y emplea formas canales muy específicos como comunicados de prensa y correos electrónicos.

Comunicación Formal: utiliza un mensaje más elaborado y estandarizado, sin embargo, se adapta al tipo de audiencia. Una comunicación formal se puede enviar tanto a personas internas como externas, lo que va a varias es el canal de comunicación.

Comunicación Informal: se caracteriza por ser una comunicación más espontánea pues es la que se da en el día a día como parte de las interacciones de las operaciones de la empresa.

Comunicación Direccional: esta se refiere al tipo de comunicación de acuerdo a la dirección en la que fluye. Por ejemplo, la comunicación direccional ascendente es donde el mensaje va desde los cargos de baja jerarquía hacia los altos mandos.

La descendente va desde los altos mandos hacia el resto de trabajadores y la horizontal es aquella que se da entre empleados que tienen la misma jerarquía, incluso si son de departamentos diferentes.

¿Por Qué Utilizar la Comunicación Organizacional dentro de mi Empresa?

La comunicación organizacional es muy útil en varias cosas, primero, se considera que ayuda a desarrollar y mejorar las relaciones interpersonales entre los trabajadores; también interviene en el proceso de crear un ambiente laboral y un clima adecuado y positivo, en donde se promuevan tanto los valores de las personas como los valores empresariales.

La comunicación organizacional está muy enfocada al bienestar de los trabajadores, por eso el área de recursos humanos al implementar estrategias de comunicación organizacional contempla las necesidades de los trabajadores, teniendo en cuenta su salud física y mental; especialmente para evitar episodios de depresión, carga laboral, el síndrome de burnout, incapacidades, baja productividad, entre otros.

Por otra parte, este aspecto comunicacional dentro de la organización también desempeña un papel operativo; pues la comunicación organizacional también tiene como función coordinar y controlar que las funciones y operaciones de las diferentes áreas estén alineadas y enfocadas hacia los objetivos empresariales en común.

Además, definir el protocolo necesario para que las tareas y responsabilidades específicas del área de producción, ventas y servicio se realicen con éxito; y finalmente, desarrollar procedimientos, reglamentos y políticas para las operaciones diarias de la organización.

Más Temas de Recursos Humanos AQUÍ

Autora: Isabella Bernal

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!