Acoso Laboral o Mobbing

Acoso Laboral o Mobbing

El acoso laboral o mobbing son todas aquellas conductas o acciones sistemáticas o persistentes que se ejerce sobre un trabajador, ya sea por parte de su empleador, jefe, cargo superior, subalterno o compañero de trabajo; y que tiene como objetivo intimidar, generar terror, miedo o angustia en la persona, hasta provocar perjuicio laboral o desmotivación y con ello una posible renuncia del trabajador acosado. (Ver También: Características de un Clima Laboral Tóxico)

Modalidades o Tipos de Acoso Laboral

Actualmente, bajo la Ley 1010 de 2.006, en Colombia se estipulan varias modalidades de acoso laboral:

Persecución

Por esta modalidad se puede entender las conductas arbitrarias o reiteradas sobre el trabajador que descalifiquen su trabajo, que incurra en exceso de trabajo y cambios constantes en su horario; que finalmente tengan la intención de hacer que el empleado renuncie.

Inequidad

Se entiende con inequidad laboral la asignación de funciones que menosprecien la capacidad del trabajador. Esto, frecuentemente, tiene el objetivo de aburrir al trabajador e incentivar su renuncia.

Discriminación

Se refiere a un trato desigual o diferenciado por factores como religión, raza, género, origen, preferencias sexuales, entre otras.

Entorpecimiento

Esta modalidad de acoso laboral se refiere a todas aquellas acciones que buscan obstaculizar de alguna manera el trabajo del empleado. Por ejemplo, a través del ocultamiento o destrucción de la información, no brindando los elementos básicos para el desempeño de su trabajo, entre otros.

Desprotección

También se entiende por acoso laboral la desprotección laboral por parte de la empresa o el empleador. Estos incluyen situaciones como no dar cumplimiento a los requisitos mínimos de seguridad y protección del trabajador.

En Colombia, el acoso laboral tiene consecuencias legales como indemnización, pagos a EPS y ARLS a causa de enfermedades laborales provocadas por el acoso y multas.

En términos generales, el acoso laboral también incluye violencia sexual que es cuando se trata de conseguir algún objetivo laboral a cambio de favores sexuales. También incluye violencia física, llamados de atención constantes sin justa causa, así como despido sin justa causa; burlas hacia el trabajador como su trabajo y rechazos constantes hacia la persona y sus opiniones.

Fases del Acoso Laboral

Conflicto: generalmente, aunque no es regla, antes del acoso laboral suele presentarse un conflicto. Los conflictos habituales pueden ser un desencadenante para el acoso laboral. Lo recomendado es que el área de Recursos Humanos implemente planes para prevenir posibles conflictos en el trabajo.

Acoso: después del conflicto puede comenzar el acoso, cuando el conflicto previo fue a causa del trabajo, el acoso puede ser descalificar el trabajo del compañero, ridiculizarlo socialmente, entre otros.

Consecuencias: como consecuencias del acoso el trabajador puede comenzar a ausentarse, bajar su rendimiento, estar ausente incluso si está yendo al lugar del trabajo, hasta llegar a renunciar.

¿Cómo Desde la Empresa se Puede Detener el Mobbing?

Es importante que desde el área de Recursos Humanos en una organización se tenga un plan de acción en contra del acoso laboral; que desencadena en bajo rendimiento, ausencias que afecten el desempeño del trabajador, bajas laborales, renuncias, incremento en la rotación de personal; así como problemas en la salud física y emocional de los trabajadores.

Desde la organización se puede detener el acoso de la siguiente manera:

1. Identificar el abuso. Es importante en este punto determinar si la conducta del “abusador” es solo con una persona o si es así con todos, si su conducta es eventual o persistente y si su conducta lleva a afectar el trabajo del o los acosados. También se debe analizar si los involucrados en el acoso tuvieron algún tipo de conflicto antes.

2. Confrontación. Desde el área de RR.HH se debe detener el acoso de manera inmediata, utilizando una comunicación asertiva e integrando a las partes involucradas. Es ideal reunir pruebas del acoso laboral, no permitir entrar en discusiones ni amenazas y de ser necesario, asesorarse con especialistas tanto de manera legal como psicológica.

3. Prevención. Asimismo, se deben implementar planes de prevención del mobbing, se puede recurrir a actividades que fortalezcan las relaciones interpersonales de los trabajadores en todos los niveles; también fomentar canales de comunicación abiertos y asertivos.

Más Temas de Recursos Humanos AQUÍ

Autora: Isabella Bernal

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!