Cuatro Voces sobre la Sostenibilidad en el Sector Salud

Los Usuarios y el Recurso Humano: La clave para seguir avanzando en el Sector Salud

Por Carlos Eduardo Jurado
Director Ejecutivo de la Cámara Sectorial de Salud ANDI

Carlos Eduardo Jurado, Director Ejecutivo de la Cámara Sectorial de Salud ANDIQue gusto poder llegar a presentar nuestro tercer Informe de Sostenibilidad en un momento en el que el sector salud atraviesa una profunda transformación. Nos hemos enfocado en hacer nuestra tarea desde la Cámara Sectorial de la Salud para mostrar un sector y unas empresas que demuestran resultados concretos tanto para los usuarios como para el país y su economía. Sin embargo, algo falta en esta ecuación que todavía nos hace pensar que debemos profundizar más para encontrar soluciones que vayan más allá de la relación entre los agentes, de la definición del plan de beneficios, de la búsqueda de recursos financieros y de apoyar las transformaciones institucionales requeridas, entre otras muchas labores realmente importantes.

Nos hemos quedado cortos en dos aspectos fundamentales para que funcionemos sistémicamente: los usuarios y la formación de nuestro recurso humano.

Leía en días pasados esta frase de Adina Grigore: “Debemos concebir nuestra salud como nuestra responsabilidad, no la responsabilidad de nuestros doctores o nuestro gobierno, ni de los chefs de nuestros restaurantes favoritos”

No podría expresar en mejor forma lo que nos ocurre actualmente. Son muchas las expectativas que se han generado entre los ciudadanos sobre lo que significa cubrir a la población con un derecho a la salud. Y se ha desbordado la capacidad que tenemos de llevar unos servicios adecuados a la población.

Entender el derecho a la salud significa comprender que la vida, la salud y el bienestar son la interacción de cuatro componentes esenciales:

  1. La biología humana
  2. Los hábitos de vida
  3. El medio ambiente
  4. Los servicios de salud, donde estos últimos, que ofrecemos nosotros desde el sector, tienen solamente al 15% de incidencia.

Existen elementos que nosotros no podemos modificar por más que queramos desde nuestras entidades.

Lo que sí podemos hacer es identificar factores de riesgo que nos lleven a hacer una labor conjunta interdisciplinaria e intersectorial para interceptar estos elementos dentro del sector salud.

Lo más importante será educar y acompañar a los usuarios en temas claves como son su entendimiento del deber. Deber que tienen como seres humanos de cuidar su salud e implementar hábitos saludables en sus vidas y en su hogar. También de entender los alcances del Sistema de Salud, la forma de acceder a él y las limitaciones que tiene para brindar cierto tipo de coberturas.

El segundo aspecto fundamental a trabajar está relacionado con la formación del Recurso Humano del sector. Esto no es un problema exclusivamente de Colombia.

Aquí se requiere de un acercamiento adecuado entre entidades formadoras y escenarios de práctica que brinde las herramientas necesarias a los nuevos profesionales y los oriente sobre su ejercicio en un escenario de medicina regulada que no viola su autonomía profesional.

Nuestro ejercicio está inmerso en un Sistema de Salud que tiene limitaciones y que está regulado. Razón por la cual nos compete mostrar esa realidad desde nuestras entidades cuando hacemos convenios de docencia servicio.

En la búsqueda de soluciones para el Sistema posiblemente ya estemos dando los pasos necesarios alrededor de eficiencias administrativas que permitan el mejor uso y la maximización de los recursos físicos, financieros, tecnológicos y de infraestructura dentro del sector.

Sin embargo, debemos pensar cuál será la mejor forma de abordar a nuestros usuarios y a nuestro recurso humano para que se conviertan en los principales ordenadores del gasto.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!