Posturas para Amamantar

Posturas para Amamantar

Conocer las posturas para amamantar son una gran ayuda para las madres, especialmente las primerizas que se están enfrentando a un nuevo mundo de experiencias y emociones. Estas posturas que más adelante te vamos a contar son muy útiles para la hora de la lactancia, resultan cómodas tanto para el bebé como para la mamá.

Y es que la lactancia materna es una de las etapas más importantes y especiales en la vida la madre y el hijo, no solo por el vínculo que se crea entre los dos, sino por todos los beneficios que la lactancia le brinda al bebé; como por ejemplo proteger al recién nacido de enfermedades crónicas como asma, obesidad y de infecciones.

Ver También: ¿Qué Debe Tener la Habitación del Bebé?.

4 Mejores Posturas para Amamantar

 

Mejores Posturas para Amamantar

1.Acostada de Lado

Esta postura para amamantar es súper cómoda para las mamás y se recomienda mucho cuando la mamá tuvo cesárea, pues de esta manera el bebé no hará presión sobre la herida.

Es además, muy sencilla, acuéstate de lado con el bebé de frente, para mayor comodidad acomoda una almohada o cobija por la espalda del bebé para que lo sostenga, también lo puedes hacer con tu propio brazo.

La nariz del bebé deberá quedar frente al pezón y con la mano libre te puedes ayudar para mejorar el agarre del recién nacido como te vamos a contar adelante.

2. Posición de Cuna

Es tal vez la posición más frecuente que utilizan las mamás, sobre todo las mamás primerizas, con esta postura en un solo brazo estará el bebé y con la mano libre podrás sujetar el seno para mayor facilidad; tener una mano libre es muy útil para ayudarle al bebé a tener un mejor agarre.

Con la posición de cuna deberás sujetar al bebé entre los brazos, la cabeza del recién nacido estará acomodada sobre la parte interna del codo haciendo que la nariz del bebé quede frente al pezón, la mano del brazo donde está acomodado el bebé deberá poder sujetar la colita del niño.

Una vez lo tienes sujeto, deberás girar un poco al bebé para que quede como de frente de la mamá, de tal manera que la barriguita del bebé alcanzará a tocar a la de la mamá. Lleva al bebé hasta el seno para comenzar a amamantar.

3. Cuna Cruzada

Esta postura es una modificación de la anterior, que una vez la mamá la domina y siente confianza, se da cuenta que el bebé logra un mejor agarre. Con esta posición necesitarás una almohada donde apoyar al bebé.

La diferencia de la cuna cruzada con la cuna normal, es que el bebé ahora estará apoyado sobre la almohada y no sobre el brazo y la cabeza estará apoyada en la mano de la mamá y no en el brazo. En cambio, en esta postura el brazo estará rodeando la espalda del bebé.

4. Canasto

Esta posición es la recomendada para mamás de gemelos o mellizos que prefieren amamantar al mismo tiempo, también como la de acostada, es indicada para mujeres que pasaron por cesárea. Además, esta postura ayuda a que el bebé tenga un mejor agarre y succión.

Necesitas también un cojín o almohada que suba al bebé hasta la altura del pecho, en este caso el bebé estará boca arriba acomodando justo al costado de la mamá, los brazos de la mamá deberán estar rodeando el cuerpo del bebé que debe quedar debajo del brazo, como si estuviera debajo de la axila y las manos sujetando la cabeza que quedará justo en el seno.

Consejos para Tener el Mejor Agarre

El agarre el súper importante para tener una lactancia adecuada, una vez ya dominas la postura correcta, es necesario asegurarnos de que el bebé tenga un buen agarre al pecho. Lo primero es que la boca del bebé debe abarcar hasta la areola para tener un buen agarre. La areola es el círculo que rodea al pezón.

Para tener un buen agarre el bebé debe tener bien abierta la boca, para lograrlo ensaya este truco, agarra el seno con la mano, el dedo pulgar deberá estar en la parte superior del seno y los otros por debajo; luego ya con el control del seno, desliza suavemente el pezón desde la mitad del labio inferior hacia abajo, esto los induce a abrir la boca.

Cuando el bebé abre la boca y ves que baja la lengua, acerca el bebé a tu pecho para que agarre, entre más areola mucho mejor. Ten presente que tú debes acerca el bebé al pecho y no llevar el pecho a la boca del bebé. Una buena medida para saber que tiene buen agarre, es que la nariz debe casi tocar el seno.

Más Temas de Niños AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!