Intercarnes, certificada

La primera en Bogotá

Con una millonaria inversión esta empresa bogotana adecuó su planta y pasó la prueba de fuego del Invima.

avicultores9202-28Como recompensa a cer- ca de cuatro años de esfuerzo colectivo y a una considerable inversión económica, representada básicamente en la restructuración física de su planta de beneficio de aves, Intercarnes, Procesadora Internacional de Carnes, cierra el año 2002 con el más trascendental de los logros alcanzados en sus siete años de vida: la certificación del Instituto Nacional para la Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, otorgada a mediados de noviembre, en reconocimiento a la calidad implantada en el beneficio de aves.

CON LA CERTIFICACIÓN, INTERCARNES REAFIRMA SU COMPROMISO DE OFRECER CADA DÍA UN SERVICIO DE MAYOR CALIDAD.

avicultores9202-28bEQUIPO DE ADMINISTRADORES, TÉCNICOS Y OPERARIOS INVOLUCRADO EN EL PROCESO QUE LLEVÓ A LA CERTIFICACIÓN.

Las obras físicas no sólo se llevaron a cabo de puertas para dentro, sino que incluyeron la pavimentación del área perimetral de la planta y la siembra de 1.200 árboles como barrera de contención a eventuales contaminaciones. El plan, global e integral, diseñado y aplicado teniendo como mira recibir el visto bueno y aval de la autoridad, tuvo como una de sus principales componentes el aspecto sanitario, cuya máxima realización fue el montaje de una tecnología moderna para el manejo de los residuos sólidos y líquidos para eliminar todo riesgo de contaminación al pollo beneficiado, en lo que ha sido una de las empresas pioneras en Bogotá.

Para cumplir todas las exigencias del Invima se constituyó un comité básico conformado por el gerente general, Helver Bustos Otálora ; el auditor interno, ingeniero Javier Sánchez; el jefe de aseguramiento de la calidad, ingeniero de alimentos Byron Cristancho; el jefe de producción, veterinario Rafael Fernández, y los de mantenimiento, ingenieros mecánicos John Henry Lozano y José Anselmo Díaz; la microbióloga industrial Dannia Sánchez y la ingeniera de alimentos Gina López, que recibieron de la ingeniera de alimentos Laura Pasculli (Fenavi), a lo largo de estos dos últimos años, la asesoría y el acompañamiento indispensables para encaminar a la empresa hacia el logro del objetivo final, en un trabajo que contó con la participación de Carolina López y Santiago Orozco, también profesionales al servicio de la Federación.

En el rediseño físico de sus instalaciones, ante la imposibilidad de ampliarla horizontalmente, la planta creció hacia arriba -pasó de 975 metros cuadrados a cerca de 3 mil-, y en los nuevos niveles se redistribuyeron las distintas áreas; al tercero se elevó la planta de hielo; en el segundo se instalaron el escaldado, el desplume y la evisceración. El espacio que se ganó en el primer nivel se destinó a ampliar la zona de chillers, con el montaje de una línea adicional, tres nuevos chillers, con capacidad de 3.500 pollos, cada uno, y dos prechillers, de igual capacidad, para poder enfriar por separado los pollos de los distintos clientes. Con ello, se elimina el eventual riesgo de que al mezclarse unas aves contaminen a las otras, pues se completaron cuatro líneas de chillers.

Todas las obras se llevaron a cabo sin interrumpir en ningún momento el procesamiento de las aves, que más allá de las incomodidades propias no representaron riesgos para el beneficio del pollo. Estas adecuaciones concluyeron con el año 2001, y en el que está terminando el énfasis se dio en la capacitación de todo el personal.

Gente e ideas jóvenes

avicultores9202-29Para llevar a la práctica todo el plan de acción contenido en el proyecto HACCP (siglas en inglés de Sistema de Análisis y Puntos Críticos de Control), iniciado por Javier Sánchez en el año 98, y retomado por Byron Cristancho en el 2000, la empresa contrató a un equipo de profesionales recién egresados de los claustros universitarios, que aportaron unas ayudas dinámicas en digitación y desarrollo de programas, como la capacitación y el muestreo, soportes importantes del sistema. La Gerencia y la Junta Directiva de la empresa, comprometidos con cada uno de los cambios proyectados para el mejoramiento del servicio y calidad, apoyaron a su equipo de trabajo.

EL ÁREA DE PRE CHILLERS SE AMPLIÓ PARA NO MEZCLAR LAS AVES DE DISTINTOS PROVEEDORES.

Un poco a manera de reconocimiento para quienes como la empresa invierten tiempo, dinero y energía en procura de ofrecer al destinatario final de su producto la máxima calidad posible, Intercarnes espera que las autoridades sanitarias extremen sus controles sobre el beneficio entre los informales, que cada día crecen, sin el respeto de las normas de salubridad que se exigen a la industria organizada. Resulta increíble que por la proliferación de esas plantas “de garaje”, las empresas serias tengan que cobrar por el beneficio de las aves una tarifa inferior a la de hace tres y cuatro años, subraya Cristancho.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!