Avicultores: Zona franca,103

EL HECHO

El Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. El sólo anuncio de la firma de este acuerdo, constituye, sin duda, una de las grandes noticias del año para Colombia, por las hondas repercusiones económicas y sociales que tendrá el hecho de negociar con el consumidor y productor más grande del planeta. Nadie discute que este TLC, siempre y cuando sea bien negociado, será fuente enorme de expansión económica, con su consecuente generación de empleo, dos de las urgencias más importantes del país.

Tampoco nadie desconoce que la apertura del mercado estadounidense a una gran cantidad de productos colombianos será el salvavidas que hoy necesitan varios de nuestros sectores productivos. Pero para negociar correctamente este acuerdo, es fundamental no temerle a la estatura de la contraparte y llegar a la mesa de la verdad lo más preparados posible, para no comprometer el futuro de sectores productivos que son insustituibles por el papel que juegan en la economía nacional.

DE PUÑO Y LETRA

El pollo entero, a la franja de los trozos de pollo.(Carta del Presidente Ejecutivo de Fenavi al Pdte de la República).

En el nombre de los Avicultores Colombianos y en el mío propio quiero manifestarle nuestra satisfacción y agradecimiento por la decisión tomada por el Gobierno nacional de trasladar el pollo entero, de la franja del maíz amarillo, a la franja de los trozos de pollo. La aprobación de esta medida genera condiciones apropiadas para enfrentar la problemática que se crearía ante la caída de los vistos buenos a partir del 31 de diciembre del presente año. Quisiera hacer extensivo este agradecimiento a todos los funcionarios de las carteras de Comercio y Agricultura, ministros, viceministros y técnicos, quienes no solo atendieron diligentemente la solicitud del sector privado, sino que también se convirtieron en abanderados del tema.

Finalmente, y a pesar de la negativa de algunos países miembro de la Comunidad Andina de apoyar la iniciativa colombiana en la pasada reunión de la Comisión de Ministros de Comercio Exterior, confiamos en que antes de finalizar el año veremos implementada la decisión tomada por su administración el pasado 13 de noviembre, en sesión 112 del Comité de Asuntos Aduaneros y Arancelarios.

EN BOCA AJENA

Como las estrellas

Sin embargo, el libre comercio agrícola es como las estrellas. Apenas una buena guía que, aunque siempre se camine en pos de ella, nunca se alcanza. Así las cosas, su funcionamiento en la práctica no es otra cosa que el resultado de un ejercicio sin pausa de la administración de mercados o, en otras palabras, de negociaciones.

Es bien sabido que en el entorno internacional lo que viene sucediendo es una incesante ampliación de las brechas entre las naciones más prósperas y las más atrasas, en buena parte por causa de la renuencia de aquellas a liberar el mercado mundial de bienes de origen agropecuario.

En efecto, a pesar de que en las negociaciones internacionales los aranceles han tendido hacia la disminución, las barreras no arancelarias se han incrementado, en tanto que se mantienen y aun crecen las subvenciones internas y los subsidios a las exportaciones. CARLOS G. CANO, MINAGRICULTURA, EN EL XXXI CONGRESO AGRARIO NACIONAL.

No podemos vivir sin ellos

Al dejarlos a la deriva (a los partidos políticos), sin ningún norte ideológico y en manos de feudos a los que lo único que les interesaba era utilizar sus maquinarias electorales, perdieron vigencia y relevancia, los dos activos más importantes en el juego político. A tal punto, que hoy los partidos políticos aparecen de últimos entre las instituciones más respetadas en las encuestas del Latinobarómetro. Y como las democracias no pueden funcionar sin partidos, ni la gobernabilidad es posible sin ellos, América Latina debe resolver este problema, si quiere progreso económico y social. Así de simple, pero así de contundente. JUAN MANUEL SANTOS CALDERON. EL TIEMPO, NOVIEMBRE 24.

EL PROTAGONISTA

Jorge Humberto Botero, ministro de Comercio, Industria y Turismo. A este antioqueño le tocó en suerte ser el protagonista de uno de los capítulos más decisivos de la Colombia reciente: las negociaciones del TLC con EEUU, el Area de Libre Comercio de las Américas, Alca, y el acuerdo con el Mercado Común del Sur, Mercosur, en cuyas mesas se definirá buena parte del futuro del país en lo económico y lo social.

De su capacidad de mover correctamente las fichas del ajedrez del comercio exterior, dependerá que pase a la historia como el bueno o el malo de la película.

En cuanto toca al sector avícola, hay que decir que superados los sustos que en un principio nos metió el doctor Botero, hoy lo vemos mucho más receptivo a nuestros argumentos y más dispuesto a reconocerle a la avicultura su condición de sector estratégico para la economía nacional, y, por ende, merecedor de la mejor de las suertes, so pena de que se afecte su extensa cadena hacia atrás y hacia adelante, lo que sería un golpe bajo para el país.

Creado en enero pasado, el Programa de Acceso a la Educación Superior con Calidad, Acces, cuyo objetivo es financiarles los estudios superiores a jóvenes de todos lo estratos sociales, completó 30 mil créditos en los dos semestres del año, discriminados de la siguiente manera: 26.014 para pregrados en el país, 1.936 posgrados en el país y 1.061 posgrados en el exterior, por un monto total de $50.000 millones.

A través de Acces, el Icetex presta la mitad del valor de la matrícula, otorga un subsidio de 25% a los estratos 1 y 2, y la universidad financia 25%. El país espera que se materialice pronto el interés en apoyar esta iniciativa, manifestado hace poco en Cartagena por parte del sector financiero. En este sentido, la Asociación Bancaria dijo que se necesita un trabajo mancomunado entre el Estado, las universidades y la banca, para ampliar la cobertura y mejorar la calidad de la educación superior.

LA GUERRA, ARGUMENTO DE NEGOCIACIÓN

Para Cecilia López Montaño, exministra de Agricultura y actual directora de la Fundación Agenda Colombia, es inconcebible que Colombia no esté utilizando el hecho de ser un país en guerra como argumento de negociación de los acuerdos comerciales o, incluso, de los programas con el Fondo Monetario Internacional, FMI. Con ello, nuestros negociadores están desconociendo quizá la más grande de las realidades nacionales, dándole ventajas a la contraparte, dijo la aguerrida analista en el Congreso de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC.

EL DOLOR DE CABEZA

No fueron pocas las empresas avícolas que resultaron afectados por el paro de camioneros de comienzos de mes, organizado por la asociación colombiana del ramo. En especial, hubo traumas en la entrega del alimento balanceado y de las materias primas para su elaboración. La situación quizá fue más dura para los productores de pollo, pues la protesta se produjo justo cuando en las granjas se trabajaba para atender la demanda de fin de año. Que no se repita.

EN BOCA AJENA

Es mejor no festejar el TLC antes de tiempo

..Sin embargo, todavía no es hora de armar la fiesta, pues primero hay que materializar el acuerdo, y segundo, el TLC con EEUU es un paso -muy importante- en la dirección correcta, pero no debe ser el fin de la estrategia comercial de un país como Colombia. (…)

Por lo tanto, es importante hacer bien la negociación del TLC, sin perder de vista las otras tareas que se deben adelantar simultánea y secuencialmente. Firmar un acuerdo con EEUU es significativo, más allá de lo que estudios puedan sugerir, ya que da una señal clara al sector productivo colombiano de que el Estado también piensa en el largo plazo, que está interesado en ir generando reglas estables y sostenibles, en fortalecer y generar instituciones creíbles, y en que los recursos domésticos se asignen a usos más eficientes (…) HERNAN VALLEJO G. PROFESOR-INVESTIGADOR DEL CEDE. U DE LOS ANDES. EL ESPECTADOR, NOVIEMBRE 23.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!