5 Beneficios de los Mejores Aceites para tu Salud

aceites

El rol de las grasas y los aceites ha sido y es determinante para la vida humana y aunque no siempre nos detenemos a pensar en ello, la verdad es que los aceites son los que engrasan la maquinaria de la vida.

Y al decirlo, estamos incluyendo los aceites y grasas de origen vegetal, animal y mineral, entendiendo que los aceites a temperatura ambiente son líquidos, mientras las grasas son sólidas o semisólidas.

Actualmente los aceites nos preocupan mucho, sobre todo desde el punto de vista nutricional. Sabemos que hay aceites buenos para la salud y otros que no lo son tanto. Están el aceite de oliva y el de girasol, las saturados y los trans, y muchos más.

Sorprende un poco saber que durante mucho tiempo esto no fué así, y que incluso hubo épocas en las que se pensó que las grasas carecían de relevancia desde el punto de vista nutricional.

Muchos expertos creían que los aceites no aportaban nutrientes necesarios y que todo lo que la gente necesitaba era comer variado y en cantidad. Estas eran las ideas imperantes a comienzos del siglo XX.

Aunque esas ideas fueron desapareciendo, para ese momento se desconocía el papel de los lípidos en la nutrición.

Sin embargo, la gente seguía comiendo crujientes frituras como si nada, tal como hemos venido haciéndolo desde hace unos siete mil años más o menos.

Los antiguos egipcios, griegos y romanos nos han hecho saber lo mucho que apreciaban las frituras. En recetarios de la antigua Roma decían cómo preparar trocitos de pollo frito al estilo “frontonianum”.

¿Qué ventajas tienen los mejores aceites para la salud?

Actualmente los expertos reconocen que las grasas son necesarios en toda dieta balanceada, y la idea de que deben ser desterrados de las dietas para bajar de peso, es errónea.

Nutricionalmente, las grasas se encargan de muchas funciones para nuestro organismo, que no pueden ser ejercidas por otros alimentos. He aquí algunas de ellas:

● Aportan energía, que podemos mantener en reserva.
● Forman parte importante de las membranas celulares.
● Actúan como pigmentos de la piel y el cabello, como la melanina.
● Las vitaminas A, D y E son liposolubles e imprescindibles.
● Son necesarios para la síntesis de hormonas.

¿Y dónde encuentras los mejores aceites y grasas? Pues los mejores aceites para tu salud provienen de fuentes animales, terrestres y acuáticas, y de vegetales como semillas y algunos frutos: aceitunas, aguacate, coco y nueces.

En cuanto a los aceites minerales, obtenidos a partir de procesos de destilación de petróleo crudo, no son para el consumo, salvo en pequeñas dosis medicinales como veremos más adelante.

En cosmética los aceites minerales, el aceite de coco, de oliva, almendra y uva son los más importantes.

Y como aceites medicinales, tenemos los aceites esenciales de sándalo, eucalipto, geranio, romero y lavanda, a modo de ejemplo, porque hay muchos.

Los aceites esenciales difieren de lo que conocemos por aceite. Las plantas los producen para muchas funciones, incluyendo protección, y son muy volátiles.

Es por ello que cuando dejamos caer una gota de algún aceite esencial sobre una tela o papel, este no lo absorbe, ya que se volatiliza de inmediato y no deja mancha, sino el penetrante aroma que lo caracteriza.

Estos aromas constituyen la base de la aromaterapia, una alternativa medicinal que aprovecha el efecto que tienen los aromas sobre el organismo.

5 beneficios de los aceites para la salud

A continuación te presentamos 5 beneficios de los mejores aceites para tu salud:

Efecto cardioprotector

Hay consenso entre los expertos acerca de que los altos niveles de colesterol LDL son perjudiciales para la salud. El exceso de partículas de colesterol LDL tiende a acumularse en las paredes arteriales causando obstrucción al flujo sanguíneo.

Los ácidos grasos monoinsaturados contenidos en el aceite de oliva, por ejemplo, intervienen en la reducción de los niveles de colesterol LDL.

El ácido oleico, un importante componente del aceite de oliva, impide la oxidación de las partículas de LDL y las hace menos propensas a acumularse, previniendo la formación de las obstructoras placas de ateroma.

Los ácidos grasos de la serie omega, también tiene excelentes efectos para la salud del sistema cardiovascular

Disminuyen la inflamación

Seguramente has escuchado hablar de los ácidos grasos esenciales, que el organismo requiere de los alimentos. Son los famosos ácidos grasos de la serie omega: ω-3, ω-6 y ω-9.

Pues bien, el equilibrio entre los ácidos grasos ω-3 y ω-6, es crucial para prevenir los procesos inflamatorios en el cuerpo, capaces de causar enfermedades degenerativas, como artritis reumatoide y enfermedad de Crohn, por citar algunas.

Las prostaglandinas tienen mucho que ver en ello. El cuerpo las produce naturalmente, están en los alimentos y en los fármacos, son mensajeros bioquímicos de la inflamación, a favor y en contra.

Algunas son antiinflamatorias y otras proinflamatorias. El ω-6 contiene de ambas, mientras que el ω-3 es rico en antiinflamatorias, sin embargo esto no significa que el ω-6 sea malo para la salud, al contrario, tiene muchos beneficios.

Lo importante es que para disminuir la inflamación, es necesario el equilibrio entre ellos dos. ¿Dónde está el ω-3? En los pescados grasos y en la linaza.

En cuanto a los beneficios del ω-6 mencionamos: mejorar el cabello, regular los niveles de colesterol, aliviar los síntomas de la menopausia y mejorar la circulación.

Los aceites de soja, girasol y maíz son buenas fuentes para ω-6.

¿Y qué decir del ω-9? También participa en la regulación del colesterol junto a sus hermanos de la serie omega.

Son Antioxidantes

Los procesos oxidativos son parte de la vida. Los radicales libres o simplemente radicales, son inquietas especies químicas que transitan en el organismo y fuera de él.

Siempre están a la espera de otras moléculas para interactuar con ellas y modificarlas, impidiendo que realicen correctamente sus funciones.

Los antioxidantes en cambio, se apresuran a reaccionar con los radicales para que no lo hagan con las moléculas de interés biológico.

Hay muchos antioxidantes, sobre todo en los vegetales, cuyas propiedades podemos aprovechar.

Por ejemplo la vitamina E, que se encuentra abundantemente en los aceites vegetales: aceite de girasol, maíz, soja, oliva y coco, así como también en el aceite de hígado de bacalao.

El aceite de oliva es rico en polifenoles, maravillosos antioxidantes naturales, cuya ingesta combate los efectos del envejecimiento oxidativo.

Otro aceite con abundantes polifenoles, es el aceite de semilla de uva. Las células de la capa más externa de la piel responden muy bien ante este aceite, excelente para frenar la oxidación causada por los rayos UV.

Analgésicos y Antiinflamatorios de Uso Tópico

Los aceites esenciales son compuestos propios de las plantas, sobre todo las muy aromáticas y son segregados por cualquier parte de ella, en mayor o menor proporción: hojas, tallo, flores, semillas y corteza.

Para la planta, desempeñan funciones protectoras: aliviar enfermedades, parásitos, proteger de los rayos del sol, intervenir en la polinización y en general, interactuar con el ambiente que las rodea.

Los exquisitos aromas en el reino vegetal atrajeron la curiosidad humana, así que se han diseñado diversos métodos para extraerlos: por maceración, prensado y destilación, por ejemplo.

Dependiendo de su origen tienen distintas propiedades medicinales, los hay antimicrobianos, antivirales y antimicóticos.

También los hay relajantes y calmantes, como el de lavanda, notable por aliviar las cefaleas tan sólo con su aroma.

Algunos aceites esenciales son buenos analgésicos y antiinflamatorios cuando se los emplea para masajes: abedul, alcanfor, romero, geranio y lavanda son algunos de ellos.

Unos pocos aceites esenciales pueden utilizarse sobre la piel para tratar la dermatitis: lavanda, manzanilla y oliva, no el que usa para cocinar, ya vimos la diferencia.

Como muchos aceites esenciales son irritantes si se los aplica directamente sobre la piel, el dermatólogo o el farmacéutico conocen los más adecuados y su modo de uso.

En Nutricioni.com te abrimos las puertas al maravilloso mundo de la naturaleza, contándote acerca de todos los beneficios que le aporta a tu salud.

Los aceites esenciales también puede añadirse a las preparaciones cosméticas y jabones, lociones y champúes, para conferirles aromas y cualidades especiales.

Son Base para Cremas, Cosméticos y Más

Aceites de oliva, macadamia y almendras, también tiene usos cosméticos: como humectante, para retirar el maquillaje y embellecer el cabello.

Sin embargo, muchos productos cosméticos: humectantes y cremas, así como fármacos, por lo general ungüentos, incluyen aceite mineral entre sus componentes.

Tiene a su favor: la durabilidad, bajo costo y facilidad de producción, y aunque no sea de origen vegetal, puede ingerirse en pequeñas dosis, siempre y cuando sea autorizado.

Se trata de un laxante a base de aceite mineral, que recubre la pared del intestino y permite que las heces se movilicen con mayor facilidad para ser expulsadas, útil para el estreñimiento esporádico.

La vaselina, de muchos usos domésticos, también es una grasa mineral. Es usada en bebés para prevenir la pañalitis y como suavizante para codos, talones y rodillas, aparte de ser base para infinidad de cremas y pomadas.

Aceites comestibles, esenciales, minerales, inclúyelos adecuadamente en tu dieta y tu vida, porque abren muchísimas posibilidades a tu bienestar.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!