Hábitos que pueden Arruinar su Piel

Hábitos que arruinan la piel

La agitación del mundo moderno nos lleva con frecuencia a adquirir ciertos hábitos que dañan la piel, y que en determinado momento pueden echar a perder nuestro cutis.

Los que presentamos a continuación le ayudarán a determinar hasta qué punto se preocupa usted por tener una apariencia fresca y agradable:

El cigarrillo y el licor son funestos para la piel debido a que el organismo pierde oxígeno y esto ocasiona la destrucción del colágeno.

Para evitar sus efectos dañinos le recomendamos ingerir vitamina C antioxidante, ocho vasos de agua al día, jugos de frutas cítricas y pasear por lugares con abundante oxígeno como el bosque y el mar.

No olvide que el sueño es importantísimo; por eso, duerma mínimo siete horas al día.

Usar las manos par apretar los granitos sólo incrementará su problema. Evite la tentación, pues una afección de este tipo no tarda más de tres días en desaparecer; en cambio, si los pellizca durarán hasta diez días, ya que al apretarlos se rompe la piel y se esparce la infección, corriéndose el riesgo de dejar manchas.

Si la cabeza de la espinilla todavía no ha salido, limpie primero con alcohol toda el área circundante y presione delicadamente con las yemas de los dedos envueltas en algodón. Jamás lo haga con las uñas, pues podría lastimar la piel.

Nunca apriete un barrito profundo con pus; podría dejar marcas y producir brotes peores. Lo mejor es aplicarle un poco de peróxido benzoico en crema para secarlo sin problemas. Si quiere apresurar el proceso de curación, lave el área afectada con un jabón suave y abundante agua. Luego aplíquese alguno de los medicamentos contra el acné.

Si bien el sol es, por una parte, el aliado de nuestra salud, por otra es el enemigo número uno de nuestra piel, y sobre todo de la del rostro, pero no se trata de desterrarlo de su vida, simplemente de prevenir sus daños.

Por esto, no salga a la calle sin protección; muchas bases incluyen filtros solares. Este es el mejor consejo según los dermatólogos para no tener hábitos que dañan la piel. Si va a la playa utilice una crema bronceadora con protector solar apropiado para su tipo de piel y úsela durante todo el tiempo que se encuentre afuera del agua.

Hacer las cosas en exceso nunca es aconsejable; por esto, no se restriegue la cara con demasiada fuerza.

Use preferiblemente humectantes a base de agua y aplíquelos tan sólo dos veces al día. El trajín de la vida ejecutiva, los viajes en avión y las reuniones en salones cerrados representan también un riesgo para la salud de su piel; por eso es bueno tener siempre a la mano un humectante a base de agua con aceite.

Cuando esté en capacidad de hacerlo, mantenga un humectante en el lugar donde se reúne, o al menos una jarra con agua. En caso de que no le guste tomar agua pura, puede beber jugos de frutas diluidos en gran cantidad de agua.

Los brotes de acné producidos por el estrés o la tensión emocional hacen que las glándulas sebáceas se estimulen, al tiempo que el exceso de adrenalina constriñe los vasos capilares, dificultando la circulación. La tensión emocional también produce erupciones y propicia la aparición de arrugas al forzar las líneas de expresión.

Para combatir estos efectos practíquese masajes apretando las sienes y la frente con las manos y aflojando luego. Puede también practicar la meditación o técnicas de yoga para relajara el cuerpo y la mente.

Muchos productos de maquillaje contienen ingredientes que tapan los poros y producen espinillas; para evitarlos fíjese que el producto a usar no contenga ingredientes oclusivos como lanolina y manteca de cacao.

Limpiar exageradamente la piel es igualmente contraproducente y es considerada dentro de los hábitos que dañan la piel: frotar y dejar rojo el cutis pensando que así se van a eliminar barritos y espinillas es un grave error, ya que esto lo estira y produce grasa en grandes cantidades, además de manchas escamosas.

Evite este proceso lavándose el rostro tan sólo dos veces al día con un limpiador o jabón suave y seque dando pequeños golpecitos con la toalla, evitando así quitarle su humedad natural.

Es imposible borrar ciertas arrugas por medio de un exfoliador; si lo intenta con uno demasiado fuerte, lo más probable es que lastime su piel. Lo mejor es usar un exfoliador suave; este hará maravillas al eliminar las células muertas y las impurezas.

Es un error muy común concentrar la limpieza en la zona central del rostro, como si esta fuera la única productora de aceite, y olvidarse de las áreas restantes; por esto no se puede dejar a un lado ni el cuello ni la parte de la frente que se encuentra pegada al cabello. Para limpiar la zona de la frente puede echar todo el pelo hacia atrás y sujetarlo con un gorro de baño o una banda y evitar así que se moje o estorbar.

Añadir cada vez más productos a la rutina de belleza porque se va envejeciendo es una práctica muy común y exagerada. Cada etapa requiere sus propios cuidados; por lo tanto, no es la cantidad de elementos lo que importa sino la elección de los que se adapten a las diversas necesidades de su piel. No caiga en estos hábitos que dañan la piel!

Los expertos coinciden en afirmar que el mejor producto para evitar un envejecimiento precoz de la piel es un buen bloqueador solar. Si usted pasa de los 40 debe usar una buena crema limpiadora, un humectante bajo el maquillaje, una crema nutritiva con vitaminas A, E, C y colágeno, un producto especial para el área de los ojos y una crema para el cuello, teniendo siempre presente que tipo de piel posee.

No es necesario usar loción tonificadora más de una vez al día, ya que su función se limita tan sólo a remover los residuos de crema limpiadora. Utilizar una rutina complicada si tiene la piel sensitiva no es correcto. Este tipo de piel no necesita productos demasiado complejos puesto que alguno de sus ingredientes puede contribuir a irritarla.

No debe aplicar el bloqueador solar cuando ya se encuentre al sol. Este producto funciona al adherirse a la superficie de la piel, donde forma una capa protectora. Si lo usa cuando ya está expuesta al sol, el bloqueador no se adherirá y su piel quedará desprovista de protección. Lo correcto es aplicarlo por lo menos media hora antes de exponerse a los rayos solares.

En cuanto a su gestualidad, tenga en cuenta este par de consejos; no frunza la nariz ni apriete los ojos cuando sonría; esto puede fomentar la aparición de arrugas. No levante las cejas ni frunza la frente cuando hable o gesticule; mantener la cara relajada ayuda a conservar la piel lisa

Más Temas de Cuidado de la Piel AQUÍ

loading...

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!