Emociones y enfermedades ¿existe alguna relación?

Emociones y enfermedades

Se dice que detrás de cada enfermedad hay una emoción, de hecho expertos afirman que entre el 50 y el 80% de las enfermedades tienen origen emocional. Pero entre emociones y enfermedades ¿existe alguna relación realmente? Hemos hecho una investigación al respecto y esto es lo que hemos encontrado.

¿Existe alguna relación entre emociones y enfermedades?

Sí, pero no de la manera en que te lo imaginas. Por muchos años se tuvo la creencia de que de que las enfermedades tenían un origen emocional. Todo esto surge de una rama de la medicina alternativa conocida como “biodescodificación”. Según la biodescodificación, se puede procurar la sanación de las enfermedades conociendo su origen metafísico; afirmando además que cada enfermedad emana de algún tipo de sentimiento.

Para la biodescondificación por ejemplo, las enfermedades de la piel se ven originadas por miedo, angustia y sensación de amenaza. Por otra parte, considera que el Alzheimer emana de la sensación de abandono y desesperanza. Otras enfermedades como la artrosis, son entendidas por la biodescodificación como una señal de resentimiento con los demás, misma causa que le asigna al cáncer; y como estas, muchas otras enfermedades son vinculadas con una o varias emociones por esta rama de la medicina alternativa.

(Lea También: Energías positivas y energías negativas ¿Cómo saber qué tipo de energía te acompaña?)

Sin embargo, queda en evidencia que no se trata de una herramienta sustitutiva de la medicina tradicional; tampoco es un reemplazo de las terapias y tratamientos convencionales. Esto se debe a que no hay evidencia que sustente que de hecho las enfermedades derivan de ciertas emociones, a menos no como lo propone la biodescodificación.

Entonces ¿cómo se vinculan las emociones y las enfermedades?

Puede que la relación más cercana entre ambas, tenga que ver con la sintomatología propia de las enfermedades, es decir, cuando la persona enfrenta alguna afección física cuya sintomatología supone una gran carga física o mental, o cuando le produce mucho dolor, incomodidad o la sensación de sentirse inútil, comienzan a hacerse presentes algunas emociones como la desesperanza, el miedo y la tristeza.

Cuando la persona está expuesta por tiempo prolongado a estas emociones, puede desarrollar enfermedades como la ansiedad y la depresión. Estas a su vez pueden derivar en la degeneración de la persona pues habitualmente estas enfermedades están vinculadas con la falta de apetito o con un consumo de alimentos en exceso, dificultad para dormir y en el peor de los casos puede conducir a la persona al suicidio.

Esta es la manera más coherente en la que las emociones pueden influir en la salud de las personas. Esto se debe a que todas las emociones producen en mayor o menor medida un impacto psicológico, de cuya existencia emanan una gran variedad de emociones que condicionan al individuo a comportarse de ciertas maneras, lo cual evidentemente puede reflejar efectos sobre su salud.

Maneras en las que las emociones sí impactan en la salud

Como se mencionó anteriormente, hay algunas maneras en las que las emociones pueden producir un impacto negativo en la salud. Por ejemplo, hay emociones que son adaptativas y que representan en ocasiones un mecanismo de defensa o respuesta ante estímulos sensoriales del exterior, estas emociones (miedo, ansiedad, ira) son comunes, pero al ser experimentadas de maneras demasiado intensas producen cambios en la conducta de quien las experimenta.

Esto puede traducirse en la ejecución de conductas nocivas para la salud, como ingesta de alimentos y sustancias dañinas, o el desarrollo de comportamientos como el sedentarismo y el aislamiento. Estas mismas emociones, y algunas más cuando se presentan de manera extendida producen una activación fisiológica que a niveles elevados se considera crónica resultando en afecciones como elevación de la frecuencia cardíaca, disfunción central de neurotransmisión e incluso hipertensión arterial.

Puede que en sí, las emociones no sean el origen de muchas enfermedades, pero lo que sí es cierto es que las emociones pueden llevarnos a comportarnos de manera riesgosa y afectar seriamente a nuestra salud. Es por ello que es importante mantener la estabilidad emocional y saber reconocer cuándo necesitamos ayuda profesional.

Más Temas de Bienestar AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!