¿Por qué es tan importante la Lactancia Materna?

Por qué es tan importante la lactancia materna

Durante los primeros días y meses de vida de un bebé, el mejor alimento que puede recibir es la leche materna. Innumerables estudios así lo reseñan, pero ¿por qué es tan importante la lactancia materna? No es muy difícil imaginar por qué, sin embargo, hemos enlistado aquí las razones que dan lugar a su importancia, conócelas a continuación.

¿Por qué es tan importante la lactancia materna?

Además del evidente vínculo emocional que surge entre una madre y su hijo durante el período de lactancia, hay innumerables razones que hacen de esta actividad algo sumamente importante para la salud y el buen desarrollo del bebé, empezando porque la leche materna es el alimento más importante para tu hijo durante los primeros días y meses de su vida.

Esto se debe mayoritariamente a que la leche materna contiene todos los nutrientes necesarios para mantener una alimentación balanceada durante los primeros meses, sin requerir de alimentos adicionales para complementar. Además, la leche materna está compuesta de entre otras cosas por lipasa. La lipasa es una enzima digestiva, misma que permite que la leche sea digerida de manera más fácil que cualquier suplemento sustitutivo.

(Lea También: Lactancia materna, todo lo que debes saber)

La leche materna a su vez, aporta inmunidad pasiva al bebé, protegiéndolo de manera efectiva contra un gran número de enfermedades y afecciones que pudieran poner en riesgo su salud.

¿Cuáles son los beneficios de la lactancia materna?

Son muchos los beneficios que la lactancia materna tiene tanto para ti como para tu bebé, por si tienes algunas dudas al respecto, hemos enlistado algunos a continuación:

  • Ayuda al desarrollo del bebé: Amamantar a tu bebé lo ayuda a crecer sano y fuerte, pero además coadyuva al desarrollo cognitivo y favorece también a la evolución sensorial de tu hijo.
  • Previene enfermedades a largo plazo: La lactancia materna ayuda a prevenir la obesidad durante la etapa de infancia y adolescencia y además reduce el riesgo de padecer diabetes tipo 2.
  • Beneficios para la madre: Dar pecho al bebé ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama y cáncer de ovario. Además, reduce la posibilidad de padecer depresión post parto.
  • Una solución sin costo: La lactancia materna no supone un gasto adicional, ya que es el propio organismo el que produce el alimento para el bebé, por lo que la madre no tiene que realizar gastos adicionales.
  • Ayuda a la madre a bajar de peso: Cuando la mujer queda embarazada normalmente tiende a subir de peso, durante el período de lactancia la grasa acumulada se convierte en energía y es utilizada para producir la leche, lo que evidentemente deriva en la pérdida de peso de la madre.

Consideraciones a tener en cuenta

Indistintamente de si eres madre primeriza o si ya has sido madre antes, es importante que siempre tengas presente que el alimento más importante para tu bebé es la leche materna, y debes comenzar a darle pecho inmediatamente después del nacimiento. La razón de esto es que durante la primera toma las glándulas mamarias producen lo que se conoce como calostro, que no es más que un líquido blanquecino que es rico en vitaminas y anticuerpos, justo lo que necesita tu bebé en sus primeros días.

Esta alimentación basada únicamente en leche materna debe prolongarse por al menos seis meses, durante este tiempo, la leche tendrá todos los nutrientes necesarios para que tu bebé se mantenga sano y fuerte. Durante todo este tiempo, la leche ya no será ese líquido blanquecino y cremoso que es el calostro, sino que será más acuosa, compuesta en casi un 90% de agua ideal para que el bebé se mantenga perfectamente hidratado.

¿Qué hacer si los pechos duelen al amamantar?

Seguramente ya has escuchado a varias mujeres contar sus experiencias con la lactancia, y escuchar la palabra “dolor” te espanta al punto de no querer amamantar jamás. Normalmente durante el embarazo, e incluso durante el período de lactancia puede presentarse dolor en los pechos. Lo que no es del todo normal, es que los pezones duelan por amamantar. Esto puede sucederte especialmente si eres madre primeriza, y sucede porque puede ser que desconozcas la manera correcta de dar pecho.

(Lea También: Alimentación balanceada para niños)

A continuación te mostramos algunos tips para que tu experiencia con la lactancia esté alejada del dolor:

Estimula los pechos:

La salida de la leche se puede estimular haciendo masajes desde la parte baja del cuello hacia los pezones, con movimientos suaves pero firmes.

Aplica un poco de leche materna:

Si tus pezones tienen grietas a causa la lactancia, puedes aplicar unas gotas de tu propia leche para ayudarlos a sanar. Se sabe que la leche materna tiene propiedades antibacterianas lo que facilita el proceso de cicatrización.

Utiliza almohadillas de hidrogel:

Se trata de una barrera anti roce que se coloca sobre los pezones y los protegen de lastimaduras.

Utiliza compresas:

Aplicar algunas compresas frías puede ayudarte a aliviar el dolor.

A todas estas ¿por qué es tan importante la lactancia materna? Además de estrechar el vínculo afectivo, tanto la madre como el bebé se ven favorecidos grandemente con apenas algo tan sencillo como la lactancia. El bebé recibe vitaminas y todos los nutrientes para estar sano; y la madre vive la experiencia de ver a su bebé crecer de manera saludable.

Más Temas de Bienestar AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!