Señales de que tu Relación está por Terminar

Señales de que tu relación está por terminar

Terminar una relación de pareja es una de las cosas más difíciles que se pueden experimentar, se trata de un proceso doloroso que en muchos casos incluso puede involucrar un duelo con una profunda tristeza. Sin embargo, hay ocasiones en las que cortar por lo sano es lo mejor; por ese motivo te damos algunas señales de que tu relación podría estar por terminar. Analiza si reconoces alguna de ellas y descubre si deberías poner punto final a tu relación de pareja.

Reconocer cuando la relación está rota

Puede que hayas estado percibiendo ciertas banderas rojas desde hace tiempo y que las estés omitiendo para evitar sentir dolor. A veces, las relaciones no son como las imaginamos, y esa idea de que vamos a estar para toda la vida con nuestra pareja, no siempre se convierte en una realidad. No obstante, el primer paso para avanzar en este proceso es reconocer que es algo normal, y que es necesario aceptarlo para salir adelante.

En muchas ocasiones bien sea por cariño o por costumbre hacemos caso omiso a todas esas señales que son demasiado claras y que nos indican que las cosas ya no van bien. Sin embargo, es importante que las tengamos en cuenta, pues de lo contrario estaremos postergando el fin de una relación que ya no tiene futuro; pero ¿cuáles son estas señales?

Señales de que tu relación está por terminar

No todas las relaciones son iguales, ni todas terminan de la misma manera, pero por norma general una gran parte de ellas comienzan a desmoronarse bajo las mismas circunstancias, a continuación verás algunas de las señales más comunes que anticipan la ruptura de una relación de pareja:

Cambian los planes de vida:

Cuando se comienza una relación, es normal que se hable con la pareja sobre los planes a futuro, casarse, tener hijos y una casa propia. Generalmente, existen altas expectativas por ambas partes. Sin embargo, puede llegar el punto donde los planes de uno o ambos, cambian drásticamente y la idea de por ejemplo, casarse, ya no suena tan atractiva; y esto podría ser una señal de que la relación ya no va por buen camino.

La relación se vuelve tóxica:

Ya no solo hay problemas por terceros sino que además cualquier cosa, por pequeña que sea se convierte en un problema. La convivencia se vuelve cada vez más difícil e incluso estar con esa persona se torna en una completa incomodidad, abre los ojos, eso no es una buena señal.

Se pierde la confianza:

En algún punto, esa confianza que le tenías a tu pareja se desaparece, y empiezas a dudar de su palabra, sientes que puede estar con otra persona aun cuando se ha encargado de negártelo, intentas averiguar constantemente dónde y con quién está y no confías en su palabra.

Poco sexo o ausencia de contacto sexual:

Cuando la relación está a punto de terminar una de las señales más claras es la falta de deseo sexual por esa persona. Los encuentros sexuales se hacen menos frecuentes al punto que ya no se suscitan y la intimidad emerge para “solucionar” los problemas.

Falta de respeto:

Las discusiones se llenan de ofensas e insultos y ya no existe empatía por cómo se siente la otra persona. Llegado este momento ya es muy difícil volver atrás.

¿Por qué mi relación está terminando?

Aunque resulte doloroso de entender, tal como mencionamos anteriormente, no siempre las relaciones son para toda la vida. Esas señales de que tu relación está por terminar, son el resultado de muchos factores que fueron impactando en el vínculo que tenías con tu pareja sin que si quiera pudieran darse cuenta.

Muchas veces, las relaciones terminan por problemas de celos, cuando las personas discuten constantemente por celos y por desconfianza, con el tiempo el amor va mermando y el hecho de terminar la relación luce como una vía de escape. Otras veces, las relaciones comienzan con mucha intensidad, y en la transición entre el enamoramiento y el amor propiamente, las personas se sienten incómodas de no sentirse como en un principio y buscan maneras de experimentar esa sensación nuevamente, buscando nuevas parejas. A esto se le conoce como adicción al enamoramiento.

De cualquier forma, terminar una relación aunque es doloroso muchas veces es lo mejor. Al principio se trata de un proceso muy difícil de sobrellevar, pero posteriormente las heridas de la ruptura irán sanando y tendrás la oportunidad de tener una nueva relación con el aprendizaje de tu experiencia anterior.

Más Temas de Bienestar AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!