Cuáles son los Efectos psicológicos de los Filtros de Fotos

Efectos psicológicos de los filtros de fotos

En la actualidad la tecnología ya forma parte de nuestra vida diaria y esta nos ha facilitado muchas cosas, pero también ha empeorado otras. Por ejemplo, se ha encontrado que las redes sociales y los filtros de fotos han comenzado a causar estragos psicológicos en muchos niños, adolescentes y adultos, poniendo en alerta a la sociedad sobre el uso prolongado de estas.

A continuación podrás conocer un poco más sobre los efectos psicológicos de los filtros de fotos y su impacto en las personas.

¿Cuáles son los efectos psicológicos de los filtros de fotos?

Hoy en día existen miles de filtros que ayudan a embellecer las fotos, haciendo una especie de cirugía estética en el rostro de forma virtual.

Esto a simple vista no parece tener nada de malo, pero a largo plazo se ha descubierto que puede llegar a ocasionar estragos psicológicos que desencadenan una baja autoestima y ansiedad que en el peor de los casos puede terminar en depresión. Por esta razón, se ha tomado como un problema serio en la sociedad que se ve mucho más en la población más joven.

Incluso ha salido a relucir el término de dismorfia de Snapchat, en referencia al nombre de esta aplicación de filtros. Debido a que muchos cirujanos plásticos han aumentado el número de pacientes que desean parecerse al retrato tomado con estos filtros.

Lo que no pareciese ser un problema pero en una perspectiva más amplia puede llegar a desembocar en una escala mayor de pésima salud mental. Por ello es, necesario hablar del tema para poder llegar a solucionarlo mediante terapia psicológica.

Las consecuencias de la obsesión por los defectos

Muchas personas suelen llegar a un nivel de obsesión por sus defectos al punto de utilizar los filtros como una forma de escape. Que sin bien puede ser inofensivo, a la larga terminará generando dismorfia corporal y otras patologías psicológicas como la ansiedad, una baja autoestima e incluso la depresión.

El uso de filtros puede derivar en una imagen personal distorsionada, y ha dejado en evidencia que muchas personas se sienten renuentes a hacerse fotos sin ellos. Ya que rechazan su propia imagen, creyendo que solo pueden verse bien con el uso de los filtros. (Lea También: Sesgos Cognitivos: ¿Cómo identificarlos y evitarlos?)

Así, lo que parecía ser solo un elemento para divertirse ha pasado a convertirse en un problema, que poco a poco muchos expertos están comenzando a poner en tela de juicio. 

Los filtros pueden llegar a afectar en mayor medida a los adolescentes

Se ha llegado a la conclusión de que los adolescentes son la población más vulnerable ante este tipo de cosas. Debido a que son los que más utilizan las redes sociales y teléfonos inteligentes, siendo que se han ido criando en este entorno interconectado por la tecnología. Y esto ha hecho que, su uso desmedido cause estragos en su mente, con lo cual son mucho más vulnerables que la población adulta.

Es en esta etapa donde surge la idealización con el atractivo físico y la belleza y de ello dependerá si continua o no la misma perspectiva en la edad adulta.

El problema es que si solo se dejan llevar por el contenido multimedia que se ve en internet, puede ocasionar una distorsión de la realidad. Y de esta forma, llevar a problemas de estrés y ansiedad crónica por tener una idea equivocada de las cosas; incluyendo el abuso de filtros para entrar dentro de los cánones sociales de lo que se considera como belleza.

La población femenina es la más afectada

De acuerdo a algunos estudios, se ha podido concluir que este tipo de desorden en la percepción corporal de las personas suele afectarles mayormente a las mujeres. Las cuales tratan de seguir los estándares de belleza y esto les suele llevar a una baja autoestima, que puede terminar empeorando en alguna patología psicológica que pueda afectar la vida diaria.

Por esto es tan importante hablar al respecto para saber que es un problema real que debe ser atendido con seriedad y responsabilidad.

Por este motivo muchas empresas han estado entrando en campaña para dejar de promover estándares ficticios de belleza en los más jóvenes. Ya que esto, a la larga solo crea una sociedad de frustración, que terminará en personas cada vez menos felices. Y así mismo, con mayores índices de problemas mentales.

Es necesario mantener un buen criterio para hacer uso de algo tan simple como un filtro de fotografías. Ya que como se ha podido ver, aún pareciendo inofensivo, puede terminar en problemas bastante graves para las personas alterando la manera en cómo se perciben a sí mismas. Llegando incluso a sentirse inferiores a quienes les rodean.

Autor: Mariluz

Más Temas de Bienestar AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!