Tratamiento de la espondilolistesis lumbosacra, Resultados

En cuanto a la evaluación pre-operatoria (Tabla 1) de los ocho pacientes analizados seis fueron hombres y dos mujeres; con edades comprendidas entre 11 y 22 años. La magnitud de la listesis fue grado III en seis casos, grado IV en un caso y grado V en otro paciente. La cifosis lumbosacra se cuantificó entre 20 – 62° y la inclinación sacra entre 20 – 46°. Clínicamente los pacientes presentaban lumbago, lumbociática, alteración postural y síntomas radiculares L4-L5- S1; además en tres de los pacientes (casos No 4 ,5 y 7) se evidenció déficit neurológico objetivo de tipo radicular.

Las indicaciones quirúrgicas fueron severo dolor lumbar en los ocho pacientes, dolor radicular unilateral constante e incapacitante en dos de ellos y dolor radicular bilateral en un paciente ya operado previamente; en este último caso se demostró pseudoartrosis asociada en L5-S1.

Tratamiento de la espondilolistesis lumbosacra, evaluación preoperatoria

Con respecto a los resultados post-operatorios (Tabla No 2), la descompresión se realizo únicamente en los tres pacientes con déficit neurológico franco; se fusionaron y artrodesaron tres vértebras (L4, L5, S1) en 5 casos y 2 vértebras (L5, S1) en los restantes. En todos los pacientes se utilizaron injertos óseos autógenos de peroné y cresta iliaca (Figuras 4 y 5); la inmovilización post-quirúrgica se llevó a efecto con corsé lumbosacro (LSO) en polipropileno de uso diurno. La cifosis lumbosacra mejoro entre 8-42° y la inclinación sacra hasta 20°. El periodo de seguimiento osciló entre 5 y 119 meses. Como complicaciones se presentaron pie caído en el post-quirúrgico inmediato del caso No 3, condición que revirtió con fisioterapia; en este paciente se detectó también en el seguimiento ruptura asintomática de los tornillos sacros, sin que hasta el momento se haya justificado su remoción.

Tratamiento de la espondilolistesis lumbosacra, resultados post-operatoriosEn el caso No 6 se identificó falsa ruta de un tornillo colocado lateral al pedículo de L5, situación manifestada por dolor intratable en el post-operatorio inmediato. La falsa ruta se confirmó mediante rayos X y tomografía computarizada; esta complicación se manejó recolocando el tornillo.

A la paciente del caso Nº 7 fue necesario retirarle el fijador transpedicular al segundo año post-quirúrgico, ya que siendo una niña de contextura delgada el instrumental protruía subcutáneamente. En el caso No 8 se presentó infección aguda por Enterobacter cloacae en el área donante de injertos óseos de la cresta ilíaca; se controló con un lavado quirúrgico y administración de Ciprofloxacina endovenosa. Todos los pacientes manifestaron durante el seguimiento mejoría del lumbago y la ciatalgia, de otra parte en ninguno de ellos se ha documentado pseudoartrosis ni se ha requerido revisión quirúrgica por recurrencia de los síntomas.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!