Tipos de Alergia Desencadenadas por Aeroalérgenos

Resultados

Tipo de alergia

Trabajamos con diferentes tipos de alergia desencadenadas por aeroalérgenos como dermatophagoides, polvo, pólenes y esporas de hongos. No encontramos diferencias apreciables en cuanto a la respuesta ante el tratamiento de los diferentes tipos de alergias tratadas. Todas mejoraron con remisión de signos y síntomas antes de 2 meses después de iniciado el tratamiento.

Tiempo de evolución de la enfermedad y su respuesta al tratamiento

El hecho de que una enfermedad tuviera un período de evolución más prolongado que otra no influyó en los resultados finales de remisión de signos y síntomas.

Títulos de IgE inicial y final

Antes de comenzar el tratamiento el ciento por ciento de los pacientes debían tener los títulos de IgE por encima de lo normal. Al terminar el tratamiento y obtener una remisión de los signos y síntomas de la enfermedad los títulos de IgE permanecieron elevados en el 67% de los pacientes de los cuales 56% aumentaron los títulos iniciales y el 11% tuvieron un leve descenso pero permanecían por encima de los parámetros de normalidad.

Títulos de IgA inicial y final

La IgA fue tomada como un parámetro de gran importancia ya que es el anticuerpo neutralizante a nivel de mucosas. Se tomaron los títulos antes del tratamiento con el fin de evaluar la normalidad de los títulos de este anticuerpo en todos los pacientes detectándose títulos elevados en un 19% de los pacientes a causa de algunas patologías de algunas mucosas respiratorias. Hubo dos pacientes con títulos por debajo de lo normal.

Después del tratamiento se repitieron los títulos de IgA secretora encontrándose elevados en forma apreciable 67%, con un 33% normal.

Mejoría sintomática

En los casos de síndromes alérgicos respiratorios fue la tos espasmódica el primer síntoma en ceder, mientras que las sibilancias persistieron un poco más. En la alergia de tipo urticariforme la mejoría sintomática fue gradual, disminuyendo el número de pápulas progresivamente, haciéndose cada vez menos pruriginosas hasta desaparecer.

Remisión de signos y síntomas de la enfermedad

Todas las enfermedades alérgicas tratadas cedieron en sus signos y síntomas antes de los 2 meses de iniciado el tratamiento. Es de anotar que al comenzar el tratamiento en su totalidad los pacientes estaban recibiendo los medicamentos indicados para su proceso alérgico. Los cuales se suspendieron al ceder los signos y síntomas.

Persistencia de la mejoría post-tratamiento

El máximo período de observación post-tratamiento en nuestro trabajo es de un año siete meses, por lo tanto, no nos atrevemos a pronunciarnos en el sentido de la persistencia o no de la mejoría.

Recaída de la enfermedad después de finalizado el tratamiento antes y después de un año.

Un paciente presentó una leve recaída de asma bronquial un año después de suspendido el tratamiento.

Efectos colaterales del tratamiento

Registramos únicamente un intenso prurito en garganta y una conjuntivitis pruriginosa. Ambos pacientes mejoraron al indicárseles no ingerir las gotas sino escupirlas después de haberlas sostenido 3 minutos debajo de la lengua.

Resultado desconocido

Dos pacientes recibieron todo el tratamiento completo a seis meses, pues tenían que viajar al extranjero (Italia y Francia), no conocemos el resultado final de ninguno de estos pacientes.

Porcentajes de éxitos y fracasos del tratamiento

De los 30 pacientes tratados únicamente 26 (92%) llegaron a la finalización del tratamiento con una remisión de signos y síntomas de la enfermedad en un 100% de los pacientes. Dos pacientes (8%) abandonaron el tratamiento por haber presentado otras patologías no relacionadas con su alergia.

Respuesta al tratamiento

Los pacientes que siguieron juiciosamente el tratamiento mejoraron en su totalidad, solamente un 15% presentó una agudización de la enfermedad alérgica al comenzar el tratamiento. Ésta cedió al aumentar las diluciones de los alérgenos al doble y efectos colaterales (12%) de prurito y conjuntiva de garganta que cedieron al recomendarles escupir el alérgeno después de sostenerlos por 3 minutos en la boca.

(Lea También: Tratamiento de Pacientes Alérgicos por Vía Sublingual – Oral)

Discusión

En nuestra experiencia, la inmunoterapia por vía de las mucosas es el futuro más promisorio para todo lo que concierne a inducir estados de tolerancia inmunitaria en un paciente con enfermedades de tipo alérgico y en general, para todos los procedimientos que la Inmunología clínica utiliza para hacer de la respuesta inmunitaria una acción siempre favorable para el paciente o corrigiendo la dirección de ciertos comportamientos de tipo celular y humoral que redunden en daño tisular para un ser humano.

La vía de las mucosas es muy segura pues el riesgo de shock anafiláctico al aplicar el alérgeno no ha sido detectado hasta este momento en ningún centro de investigación de mucosa en el mundo, lo cual no puede decirse de la vía de aplicación de alérgenos por vía parenteral donde sí ha presentado este desagradable y riesgoso efecto colateral, que en algunos casos ha costado la vida del paciente.

La respuesta local es muy conveniente, pues el alérgeno es procesado en la mucosa. No entra íntegro al sistema y se obtiene una respuesta inmunitaria y a nivel de mucosas que protegerá a nivel sistémico. Lo cual no siempre se logra cuando se utiliza la vía parenteral.

Consideramos que nuestros resultados buenos y compatibles con lo descrito en la literatura mundial por otros investigadores europeos y estadounidenses.

Elementos de tipo celular y humoral

Existen aún muchos aspectos por aclarar, tal vez el más importante de todos sea el relacionado con los elementos de tipo celular y humoral que se expresan en cada modalidad de inmunomodulación. También falta establecer parámetros bien definidos en lo concerniente a las dosis exactas del alérgeno, el tiempo óptimo para el tratamiento la periodicidad de aplicación y además. Someter a estos pacientes a un largo período de observación para saber si la remisión de la enfermedad que hemos obtenido al aplicar este método de desensibilización será permanente o transitoria. Esta respuesta únicamente la dará la observación y seguimiento de los pacientes tratados.

Es importante también establecer si hay necesidad de refuerzos periódicos en la aplicación del alérgeno (inmunoterapia) y qué período de tiempo sea el más recomendable para hacerlo. Este aspecto lo dilucidará únicamente la observación de estos pacientes y las posibles recaídas de su respectiva enfermedad alérgica.

Anticuerpo neutralizante del alérgeno

Nuestros resultados no contradicen la experiencia de otros investigadores en lo relacionado con la evolución de la enfermedad, rapidez en la mejoría sintomática, respuesta humoral con inmunoglobulina A secretora como anticuerpo neutralizante del alérgeno. Sin embargo, diferimos un poco en cuanto a nuestro trabajo con niños, quienes en nuestro estudio sí respondieron adecuadamente y en algunos casos más pronto que los adultos.

Esperamos ampliar mucho más nuestra experiencia en este campo cuando realicemos la segunda parte de nuestro trabajo que consistirá en hacer un estudio comparativo de la desensibilización de pacientes alérgicos por vía sublingual-oral con la vía parenteral y con placebo, explorando. Igualmente, los elementos de respuesta inmunitaria humoral y celular que se expresen al final del tratamiento.

Ver más Revista de Inmunoalergia, CLICK AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!