Humboldtiana Neogranadina

Alberto Gómez Gutiérrez1 

Humboldtiana NeogranadinaAutor: Alberto Gómez Gutiérrez
ISBN: 978-958-781-248-0
Año: 2018
Páginas: 2218
Editorial: Pontificia Universidad Javeriana

La Humboldtiana neogranadina

Obra en cuatro tomos publicada en 2018 por seis universidades colombianas (CESA, Pontificia Universidad Javeriana, Universidad de los Andes, Universidad del Rosario, Universidad Eafit, Universidad Externado de Colombia) y presentada en cuatro tomos con seis volúmenes en más de 2.500 páginas, busca revisar en detalle el aporte de Alexander von Humboldt (1769-1859) a la ciencia y la cooperación transnacional en lo que se refiere al actual territorio de Colombia.

El modus operandi por el que se optó, menos con ánimo apologético y más con ánimo de documentar una sustanciosa serie de encuentros y presencias decimonónicas que se pueden deducir de los papeles humboldtianos, consiste en hacer girar los hallazgos de Alexander von Humboldt en los dominios de la naturaleza y de la sociedad, en torno al día a día de su paso por el virreinato de la Nueva Granada.

Le puede interesar: Revisión Histórica sobre el Bocio en Suramérica y la Nueva Granada

La obra acompaña a Alexander von Humboldt y a Aimé Bonpland (1773-1858), su binomio francés, en un recorrido esencialmente limitado por las actuales fronteras de Colombia.

Este recorrido, se inicia con la descripción de los encuentros preliminares que trajeron al explorador prusiano a la Nueva Granada, una vez presentada una corta autobiografía preneogranadina escrita por él mismo en España –acompañada de su cronología juvenil–, así como una reseña biográfica sobre su compañero Aimé Bonpland.

Después, la obra se interna en territorios hoy colombianos, partiendo de la desembocadura del río Meta en el Orinoco, en lo que hoy corresponde a los Llanos Orientales, y de allí sigue hacia el sur, río arriba, hasta la población de San Carlos sobre el Río Negro, que prolonga las aguas del río Guainía más allá de la frontera suroriental de Colombia.

Dejando de lado los pormenores de su regreso a la costa venezolana y su paso por la isla de Cuba, se hace referencia a su segun­da (y muy azarosa) entrada a este territorio, esta vez por vía marítima sobre las aguas caribeñas del golfo de Morrosquillo, hasta llegar a Cartagena; después se si­gue, en sentido norte-sur, a través de la ruta Cartagena- Turbaco-Canal del Dique que lleva al río Magdalena, remontando esta arteria fluvial hasta Honda.

Una vez allí, se describe su correría por las minas de Santa Ana y Mariquita antes de volver a la villa ribereña en don­de habían desembarcado, para ascender finalmente la cordillera oriental de los Andes, por la vía de Guaduas, hasta Santafé. Humboldt y Bonpland se estacionaron en la Sabana de Bogotá cerca de dos meses, con di­ferentes encuentros en torno a José Celestino Mutis (1732-1808), su principal anfitrión, en medio de valio­sas excursiones y hallazgos.

Posteriormente, el viaje continúa hacia Popayán por la vía Fusagasugá-Ibagué-Cartago, cruzando por el hito geográfico principal de lo que se llamó “el Quindío”, es decir, el paso de la cordillera Central entre el valle del río Combeima y el valle del río Cauca.

En Popayán se constata cómo se fue configurando la tercera convi­vencia neogranadina en orden de importancia científi­ca, después de sus interacciones con el capitán Joaquín Francisco Fidalgo (1758-1820) en Cartagena, y con Mutis en Santafé: su encuentro al norte de Ibarra con un joven ilustrado, Francisco José de Caldas (1768- 1816).

Una vez visitada con Humboldt y Bonpland la villa natal de Caldas y sus alrededores, la crónica lleva a Pasto para salir definitivamente del hoy territorio co­lombiano al terminar el año de 1801, cuando los viaje­ros se internaron en las regiones actuales de Ecuador y luego en los territorios del virreinato del Perú.

Un tercer paso fugaz, a través de las fronteras maríti­mas de Colombia, los llevó a navegar cerca de la isla de Malpelo en el océano Pacífico colombiano. Este no fue, sin embargo, el último adiós a la sociedad neogra­nadina. Sucesivamente, en el curso del nuevo siglo, se configuraron encuentros críticos, con impacto positivo tanto en esta nación como en los trabajos del propio barón prusiano.

Entre ellos, se destaca su encuentro personal en París con Simón Bolívar (1783-1830), pero, sobre todo, desde el punto de vista científico, con algunos miembros de las élites neogranadinas, cuyo principal exponente en esos años fue el coronel Joaquín Acosta (1800-1852).

De manera especial, se resalta el encuentro con quienes vendrían a continuar la cooperación científica transnacional europea, esta vez originada en Francia y en Italia, en cabeza de Jean- Baptiste Boussingault (1801-1887) y Agustín Codazzi (1793-1859), respectivamente.

Se incluyen luego, en el Tomo II, once textos origi­nales de Humboldt asociados con la Nueva Granada que comprenden:

a) una autobiografía escrita por el prusiano en Bogotá en 1801;
b) la Memoria raciocinada de las salinas de Zipaquirá;
c) el texto integral de la Geo­grafía de las plantas (con comentarios de Francisco José de Caldas, Joaquín Acosta y Ernesto Guhl);
d) el “Pre­facio” en la obra Plantæ æquinoctiales;
e) “Extractos neogranadinos a la Estadística de México”, comenta­dos por Caldas;
f) el “Estado de las minas metálicas en la Nueva Granada”;
g) extractos de los “Prolegóme­nos e índices” en la obra Nova genera et species planta­rum;
h) La “Memoria sobre la Provincia de Antioquia y sobre el descubrimiento del platino en su matriz”;
i) la “Descripción de la Sabana de Bogotá”;
j) las “Notas biográficas” de Humboldt sobre José Celestino Mutis, y de Bonpland sobre Francisco Antonio Zea, publica­das en la Biografía Universal de los hermanos Michaud; y
k) la serie de estudios sobre las “Fuentes termales y volcanes de lodo, de azufre y de fuego en la Nueva Granada”.

Además de estos textos, una detallada re­lación de “Publicaciones originales de Alexander von Humboldt” busca sintetizar la heteróclita producción impresa del viajero berlinés.

El acompañamiento detenido a los viajeros de la comi­sión franco-prusiana, del paso del siglo XVIII al siglo XIX y su producción específicamente neogranadina, se han complementado en el Tomo III, con la presen­tación de la iconografía original y los textos científi­cos de Humboldt relativos al virreinato de la Nueva Granada.

Lea También: Manual de Neumologia

Estos trabajos se presentan temáticamente, en capítulos titulados: “Cartografía”, “Astronomía”, “Paisajismo”, “Arqueología”, “Zoología”, “Paleon­tología”, “Antropología biológica” y “Geografía e hidrología”.

Adicionalmente, se ofrecen dos capítulos que tratan sobre dimensiones complementarias de la prospección científica de esta comisión que abrió el siglo XIX: el primero, bajo el título de “Geología y mi­neralogía neogranadinas” y el segundo, “Humboldt, Bonpland y las plantas neogranadinas”, redactados en colaboración con importantes especialistas en historia, botánica y filología, quienes aportaron sus luces sobre la magna obra taxonómica que publicaron estos viajeros en los dos tomos del Plantæ æquinoctiales y en los siete tomos del Nova genera et species plantarum.

Se incluyen a continuación, la descripción e instruccio­nes de utilización del portal www.geoatico.net –desa­rrollado en colaboración con tres expertos–, en el que se podrá encontrar la georreferenciación digital del re­corrido de la expedición de Humboldt y Bonpland, en escala 1:24000.

Este mismo tomo contiene cinco aportes independien­tes de diversos autores, bajo los títulos de “Ciencia, romanticismo y viajes de exploración”, “Encuentros científicos en torno a Alexander von Humboldt en la España americana”, “Ideas para una geografía de las plantas: la paradójica visión de Humboldt sobre la América equinoccial”, “Kant, Humboldt y el Salto de Tequendama: dos prusianos unidos por la geografía” y “Civilización y salvajismo en un hombre europeo: entre la Ilustración y el Romanticismo”.

El Tomo IV de la Humboldtiana neogranadina, contie­ne la cartografía y otras ilustraciones en gran formato, además de una iconografía específicamente neograna­dina de Humboldt y Bonpland e incluye una introduc­ción y un epílogo, a cargo de destacados académicos.

Finalmente, en un cuadernillo anexo, se recopilan el “Índice general” y el “Índice onomástico” correspon­dientes a todos los tomos anteriores, y se incorpora el listado de biografías académicas de los colaboradores y autores de los textos recopilados en la Humboldtiana neogranadina.

Recibido: 17 de octubre de 2018
Aceptado: 8 de noviembre de 2018

Correspondencia:
Alberto Gómez Gutiérrez [email protected]


1 PhD. Director Instituto de Genética Humana, Facultad de Medicina, Pontificia Universidad Javeriana. Miembro Correspondiente Academia Nacional de Medicina. Bogotá, Colombia.

Ver mas Revistas de Medicina, CLICK AQUÍ
loading...

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!