Editorial, Centenario del Profesor Jorge Cavelier (1895 – 1978)

 Profesor Jorge Cavelier Profesor JORGE E. CAVELIER
Presidente de la Academia de Medicina:
1966-1961.
Presidente Honorario de la Academia:
1961-1978

Se cumple el centenario del nacimiento del profesor Jorge Enrique Cavelier, a quien tanto debe la ciencia colombiana en su polifacética actividad médica, docente y de creador e impulsor de instituciones médicas y de salud pública.

En el hogar formado por el ingeniero francés Germán Cavelier, nacido en Normandía y quien vino a nuestro país a laborar en los trabajos del canal de Panamá y de la dama cartagenera doña Cristina Jiménez, Jorge E. Cavelier, nació el 12 de agosto de 1895, el que al paso de los años sería figura prestante de la medicina colombiana.

De su padre, heredó la severa dignidad de la perseverante consagración al trabajo emblema de su estirpe. Atemperada por la bondad que demostró a los enfermos, en la carrera médica que por la suave influencia materna habría de seguir y en la que descolló siempre.

El doctor Cavelier, luego de graduarse en la Universidad nacional en 1921, siguió estudios de especialización en clínica quirúrgica y urología en la Universidad de Chicago. Se recuerda que al regresar al país fue el primero en traer y aplicar la insulina recientemente descubierta para tratar la diabetes.

Sus servicios a la salud pública abarcaron desde la fundación del Instituto de Higiene de Cundinamarca, su admirable labor como Director de Higiene de Bogotá (1946-48), donde inició la descentralización de este importante organismo creando los primeros Puestos y Centros de Salud~y Ministro de Higiene (1949-50), en que implantó la medicatura rural y los Primeros Planes Nacionales (de Salubridad y Hospitalario), base del progreso y mejoramiento de la salud pública en Colombia.

Como maestro de medicinafue profesor de las cátedras de patología quirúrgica y urología. Y decano de la Facultad Nacional de Medicina (1939-41), época en la que inició la reforma de la enseñanza médica dándole una orientación más norteamericana. Fundó la Revista de la Facultad (una de las seis revistas médicas que dirigiría). Es interesante anotar que el profesor Cavelier fue un excelente y atildado orador científico, en la cátedra, la academia y el parlamento y sus escritos médicos, sociológicos y políticos gozan del rigor, claridad y elegancia que exigían sus maestros del Colegio Mayor del Rosario.

Como Director de la Cruz Roja Nacional, en diferentes períodos (1931-33, 1937-39 Y 1962-78) echó las bases y consolidó las estructuras de esta benemérita institución. ; En la Academia de Medicina fue catalizador del centenario centro del saber, logrando la construcción de la primera sede propia que tuvo el Instituto, el edificio de la carrera 8° con calle 20 y que hoy, con razón bautizado como “Jorge Cavelier”, constituye la base económica que le permite desplegar sus actividades adecuadamente. Fue su Presidente en dos ocasiones y luego, en justo reconocimiento, Presidente Honorario hasta su fallecimiento.

Construyó en 1933, dirigió y alentó durante toda su existencia, el Hospital de la Samaritana. Edificó los Consultorios Médicos de la Clinica de Marly, entidad a la que consagró durante medio siglo sus energías y desvelos hasta colocarla a la cabeza de las instituciones médico quirúrgicas del país y que su hijo, Jorge Cavelier Gaviria, ha sabido mantener con discreción y talento.

También dotó a la Cruz Roja de las instalaciones amplias y adecuadas que hoy ocupa en el Salitre, así como de la piscina deportiva anexa.

Como si lo anterior fuera poco -y absteniéndonos de enumerar la larga lista de publicacio-nes, escritos, conferencias, distinciones, condecoraciones, títulos y honores que recibió en vida-, convencido de la importancia que la nutrición adecuada tenía y que, en este campo, la pasteurización de la leche era esencial, en su hacienda de “Fagua” (reliquia colonial, cuya casona construida en el siglo XVI rescató para la historia), se dedicó a la crianza científica del ganado Holstein y la aplicación de los últimos adelantos para el procesamiento de la leche en “La Alquería “, siguiendo los principios aconsejados por Louis Pasteur.

El profesor Cavelier contrajo matrimonio con Doña Beatriz Gaviria. Tuvo cuatro hijos, Beatriz, hoy señora de Suárez, Germán, Jorge y Enrique, a quienes en esta fecha centenaria queremos recordar también.

FERNANDO SERPA FLOREZ
Santafé de Bogotá D.C.,
Agosto de 1995

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!