Dadaísmo: Características, Manifestaciones, Obras y Artistas

Dadaísmo

El dadaísmo fue un movimiento artístico y cultural que nació en 1.916 en Zúrich, Suiza, más exactamente en el Cabaret Voltaire, un cabaret fundado por Emmy Hennings y Hugo Ball. Nació con el objetivo de hacer contrapeso o contrariar a las artes tradicionales, como una forma de revelarse contra las convenciones del arte elitista y burgués.

El dadaísmo se manifestó no solo en obras artísticas, sino también en la literatura, especialmente en la poesía, también en la música y la escultura. Fue Hugo Ball el escritor de los primeros textos dadaístas, que luego se unió a Tristan Tzara, un rumano que llegó a ser también un emblema de esta corriente artística.

En realidad, el origen del dadaísmo es más profundo que una simple protesta contra el arte elitista, se cree que surgió, también, en parte, por la contrariedad que sentían varios artistas refugiados en Suiza durante la Primera Guerra Mundial; al ver que los artistas de la época no presentaban interés alguno por las consecuencias de la guerra y por el periodo entre guerras. Justamente, este sentimiento de descontento unió a varios artistas de diferentes países en Europa hasta llegar a Estados Unidos.

La primera expresión del dadaísmo se dio en el Cabaret Voltaire el 5 de febrero de 1.916, fue un show de música negra, rusa, con canciones alemanas y francesas y una exposición de arte. Más adelante en ese mismo año, artistas como Pablo Picasso, Guillaume Apollinaire, Vasili Kandinski, Amedeo Modigliani y Filippo Tommaso Marinetti; hicieron su aporte a este movimiento artístico al aparecer en un panfleto llamado Cabaret Voltaire.

Ver También: Arte Contemporáneo: Características, Etapas y Corrientes.

Características del Dadaísmo

Manifestaciones

El dadaísmo se manifestó principalmente en la pintura, la poesía y la escultura. La pintura se caracterizó por usar el humor y la burla, no tenía reglas y promovía lo absurdo, lo irracional y sin sentido. La poesía, por su parte, se caracterizó por uno usar signos de puntuación, era de difícil compresión o ilógica; y era una protesta en contra de las convenciones de la época. Finalmente, la escultura fue una manifestación en contra la razón, la belleza y las leyes, emplearon materiales inusuales; y se caracterizó por usar la sátira a través de la provocación y el escándalo.

1. Justamente esta fue una de sus características principales, se consideró un movimiento artístico interdisciplinario; es decir que se manifestó en la pintura, escultura, fotografía y literatura, entre otros.

2. El concepto de belleza fue inadmisible en el dadaísmo, especialmente porque la belleza perdía su sentido frente a los horrores de la guerra y la violencia en Europa.

3. Se definió como un movimiento antiartístico y antiliterario, porque no se consideró como tal arte, sino más bien una posición, un pensamiento, un concepto o un planteamiento sobre la realidad.

4. El tono predominante del dadaísmo fue la ironía e irreverencia, una propuesta burlesca contra el capitalismo, la burguesía, la estética y movimientos de vanguardia del arte tradicional como el cubismo.

5. El dadaísmo dejó una secuela muy importante en las artes plásticas, se trató de la creación de nuevas técnicas artísticas como el “ready made” y el fotomontaje. El ready made que se conoce también en español como “arte encontrado” se refiere al tipo de arte realizado con objetos cotidianos que no se consideran artísticos; en la obra, no ocultan su origen, pero generalmente son modificados para darle un nuevo sentido.

Obras y Artistas más Representativos

Entre los artistas más representativos del dadaísmo se encuentran los alemanes Max Ernst, John Heartfield, Hannah Höch, Hans Ritcher, la suiza Sophie Taeuber-Arp; los franceses Francis Picabia, Marcel Duchamp y Alphonse Allais, el austriaco Raoul Hausmann, el estadounidense Man Ray, el franco-alemán Jean Arp, entre otros.

Asimismo, entre las obras más representativas se encuentra la obra de Francis Picabia “Relâche”, la obra de Max Ernst “Sobre las nubes”; la obra de Hannah Höch “Desde un museo etnográfico”, la obra de Marcel Duchamp “La fuente”; y otras obras como “Monograma” del estadounidense Robert Rauschenberg, “Jeu de Massacre” de Fred Carasso de Países Bajos, entre otras obras.

Más Temas de Arte y Cultura AQUÍ

Autor: Jacobo Rodríguez

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!