Hospital Pablo Tobón Uribe: Atención en salud con una visión centrada en el ser humano

Dado que el Hospital Pablo Tobón Uribe está en la capacidad de demostrar el cumplimiento de altos estándares de calidad y seguridad que se enfocan en la atención de los pacientes; después de un trabajo continuo de ocho años la institución recibió la acreditación de Joint Commission Internationa (JCI).

El Hospital brinda la atención requerida con altos niveles de satisfacción. Cuenta con una diversidad de mecanismos de escucha e información a los usuarios; que le permite contar con insumos para mejorar sus experiencias y percepciones sobre la institución.

Estos mecanismos facilitan, finalmente, que la cultura organizacional del Hospital sea una cultura con alma; ya que la experiencia de servicio está centrada en el ser humano y en el trato que reciben los pacientes y sus acompañantes por parte de todo el equipo del Hospital.

La entidad cuenta con una encuesta sobre la calidad de la atención que mide la satisfacción de los usuarios una vez han recibido los servicios. Los indicadores que se miden están determinados por:

Atención en salud con una visión centrada en el ser humano

Los resultados de estas encuestas, aplicadas a alrededor de 10.000 personas por año; son tan positivos que impulsan al Hospital a siempre pensar en nuevas estrategias para satisfacer las necesidades de los usuarios; en términos de:

  1. Experiencia asistencial
  2. Tiempos de espera
  3. Puntualidad de las citas médicas
  4. Hotelería
  5. Interlocución entre paciente
  6. Personal médico y de enfermería para la generación de confianza
  7. Y las condiciones de estadía de los acompañantes, que están permitidos las 24 horas del día tanto en cuidados intensivos como en la unidad de neonatos.

La calificación que se obtuvo para 2016 fue un nivel de 93% de satisfacción.

Adicionalmente, el Hospital cuenta con programas de apoyo a los pacientes enfocados a fortalecer su recuperación y su capacidad de retorno a la vida por fuera del Hospital. Una de estas líneas de trabajo son los grupos de apoyo.

Estos grupos están pensados para que cuando los pacientes retornen a sus rutinas; por ejemplo aquellos que han sido tratados por lesión medular o cualquier tipo de cáncer; puedan lograrlo sin demasiadas fricciones y vuelvan a vivir su vida con plenitud.

Además, para los niños atendidos en pediatría que pueden pasar hasta 2 o 3 años esperando un trasplante, el Hospital cuenta con un aula lúdico-pedagógica para que no interrumpan su educación y puedan seguir su formación.

Esta iniciativa se ha extendido hasta formar una alianza con el municipio de Medellín para que los menores puedan continuar estudiando en sus colegios y no se atrasen en sus calendarios académicos. Esto les permite sentir de nuevo la alegría de volver a las aulas.

En coherencia con la visión organizacional del Hospital, su compromiso con el ser humano, junto con la misión de ofrecer a los pacientes una mayor capacidad operativa con altos estándares de calidad y seguridad, se habilitó paulatinamente durante 2016 (los planes de habilitación están proyectados hasta 2017), una nueva torre de 15 pisos para así ampliar los servicios de consulta, hospitalización, quirófanos y urgencias con habitaciones individuales pensadas para la privacidad de los pacientes y sus acompañantes.

Fuente: Hospital Pablo Tobón Uribe, 2017.

Más Temas de Economía Colombiana y Sector Salud AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!