Obligación Tributaria Sobre Dividendos en Acciones

Julio Enrique Correa1

I- Los Tributos

Los recursos públicos consisten básicamente en los medios que logra obtener el Estado de diversas fuentes para atender sus fines propios, es decir para satisfacer las necesidades públicas. Los tratadistas de Hacienda pública clasifican los ingresos o rentas del Estado de muy diversas formas, una de las más antiguas y tradicionales, aunque revaluada por los hacendistas modernos, es aquella que habla de ingresos ordinarios, tales como los tributos, y extraordinarios, como por ejemplo los empréstitos.

Otra clasificación es aquella que mira a la fuente u origen de donde proviene. Los ingresos se clasifican en:

1. Originario o Patrimonial: Son aquellos ingresos provenientes de su propio patrimonio, es decir son rentas patrimoniales. Al estudiar estas rentas se habla de los ingresos que provienen del dominio público, o del dominio fiscal, o del dominio industrial y comercial. 2. Derivado: Son aquellos ingresos provenientes del patrimonio de los particulares y que se originan o fundamentan en el poder del Estado.

El profesor Maurice Duverger, en su libro titulado “Hacienda Pública”, indica que el Estado ha evolucionado debido al cambio de su estructura fundamental: En la época feudal, el estado patrimonial recurría sobre todo a las rentas patrimoniales, mientras el estado liberal de los clásicos era financiado por medio de tributos y el estado planificador actual administra un sector público, industrial y comercial que le produce importantes rentas patrimoniales; claro está, sin haber abandonado las rentas provenientes de los tributos.

Se ha mencionado que los ingresos del Estado provienen de su propio patrimonio o del patrimonio de los miembros de la comunidad, por consiguiente es importante definir qué se entiende por patrimonio. Patrimonio: Es el conjunto de activos y pasivos en cabeza de una persona. El concepto de los términos ingreso y renta se verá más adelante.

Los recursos del Estado provenientes del patrimonio de los particulares se originan o fundamentan en el poder de imperio, es decir, en el poder del Estado para obtener ingresos de parte de los miembros de la comunidad. La Constitución Política en el Título II, Capitulo V, consagra los deberes y obligaciones de los miembros de la comunidad y en el artículo 95, numeral 9, dispone:

“La calidad de colombiano enaltece a todos los miembros de la comunidad nacional. Todos están en el deber de engrandecerla y dignificarla. El ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en esta Constitución Política implica responsabilidades.
Toda persona está obligada a cumplir la Constitución y las leyes. Son deberes de la persona y del ciudadano:

9- Contribuir al financiamiento de los gastos e inversiones del Estado dentro de los conceptos de justicia y equidad.”

Según la doctrina generalmente aceptada por los estudiosos de la materia, el término genérico para referirse a la forma como los particulares contribuyen o aportan ingresos al Estado y como cumplen con la obligación de contribuir al financiamiento de los gastos e inversiones del Estado, es el término TRIBUTO.

Los TRIBUTOS se pueden definir entonces como prestaciones en dinero que el Estado en ejercicio de su poder de imperio exige con el objeto de obtener recursos para el cumplimiento de sus fines. Aunque existen diferentes posiciones doctrinarias en cuanto a la clasificación jurídica de los tributos, la teoría predominante entre los estudiosos del tema es que el término TRIBUTO, comprende tres especies a saber: El Impuesto, la contribución y la tasa.

No sobra hacer notar que aunque la definición de tributo expresa que son prestaciones que deben cubrirse en dinero, puede ocurrir que las mismas se den en especie. Como dice el tratadista Argentino, Héctor Villegas, es suficiente que la prestación sea “pecuniariamente valuable”. Un ejemplo de un tributo que se paga en especie es el de la retención cafetera.

Esta clasificación o división de los tributos ha sido aceptada entre nosotros por la Corte Suprema de Justicia desde antes de la Carta de 1991; por ejemplo, la Corte Suprema de Justicia en sentencia del 20 de mayo de 1966 distinguió claramente entre tasas, contribuciones e impuestos, y expresó:

“… son tasas, las exacciones a que, para la realización de ciertas actuaciones suyas, la administración somete a las personas que en casos determinados promueven su actividad; y contribuciones especiales las que se satisfacen con motivo o para la ejecución o mantenimiento de instituciones de interés comercial, por quienes con ellos han de resultar beneficiados… Al Impuesto lo distingue ser un prestación pecuniaria que debe erogar el contribuyente sin una contraprestación y que se cubre por el solo hecho de pertenecer a la comunidad.”

El artículo 338 de la Carta de 1991 se refiere a las tres especies de tributos, aunque emplea una terminología poco rigurosa, y dispone:

Artículo 338: “En tiempo de paz, solamente el Congreso, las asambleas departamentales y los concejos distritales y municipales podrán imponer contribuciones fiscales o parafiscales. La ley, las ordenanzas y los acuerdos deben fijar, directamente, los sujetos activos y pasivos, los hechos y las bases gravables, y las tarifas de impuestos.

La ley las ordenanzas y los acuerdos pueden permitir que las autoridades fijen la tarifa de las tasas y contribuciones que cobren a los contribuyentes, como recuperación de los costos de los servicios que les presten o participación en los beneficios que les proporcionen; pero el sistema y el método para definir tales costos y beneficios y la forma de hacer su reparto, deben ser fijados por la ley, las ordenanzas o los acuerdos”.

Para mayor claridad del tema, antes de seguir adelante, es importante, indicar como se definen las tres especies de tributo, para poder distinguir las características de cada uno de los tres tipos o clases de tributos.

1. Impuesto: Es el tributo obligatorio exigido por el Estado a los individuos para satisfacer las necesidades del servicio público sin tener en cuenta compensaciones o beneficios especiales. (Esteban Jaramillo). Como Características del impuesto se tiene que es un tributo obligatorio, sin una contraprestación directa ni equivalente
2. Tasa: Son aquellos tributos cuyo hecho imponible consiste en la utilización del dominio público, la prestación de un servicio público o la realización por la administración de una actividad que se refiera, afecte o beneficie de modo particular a un sujeto pasivo. (Javier Sainz Moreno). También se puede definir como aquel tributo que se establece expresamente por una ley a favor del Estado u otro ente público el cual es exigible cuando se presta un servicio público y el prestatario se obliga al pago del tributo. Como características de la tasa se ha dicho que es un tributo voluntario en el cual se da una contraprestación equivalente.
3. Contribución: Son los tributos debidos en razón de beneficios individuales o de grupos sociales derivados de obras o gastos públicos o de especiales actividades del Estado (Héctor Villegas) También se puede definir como un tributo cuya obligación se genera por los beneficios derivados de la realización de obras públicas o actividades estatales y cuyo producto no debe tener destino ajeno a la financiación de las obras o actividades que constituyen el presupuesto de la obligación.

La Constitución Política de 1991 consagró o incluyó el término de contribución Parafiscal. Esta clase de contribución es una subespecie del tributo contribución., con características especiales. Nació en Francia después de la segunda Guerra mundial, aunque había tenido algunos ejemplos entre nosotros, sólo vino a tener consagración con la expedición de la Carta de 1991. La ley 225 de 1995, modificatoria de la orgánica del presupuesto, incluyó la siguiente definición:

“Son contribuciones parafiscales los gravámenes establecidos con carácter obligatorio por la ley, que afectan aún determinado y único grupo social y económico y se utilizan para beneficio del propio sector.

“Son contribuciones parafiscales los gravámenes establecidos con carácter obligatorio por la ley, que afectan aún determinado y único grupo social y económico y se utilizan para beneficio del propio sector.

El manejo, administración y ejecución de estos recursos se hará exclusivamente en la forma dispuesta por la ley que los crea y se destinarán sólo al objeto previsto en ella, y lo mismo que los rendimientos y excedentes financieros que resulten al cierre del ejercicio contable.

Las contribuciones parafiscales administradas por los órganos que formen parte del Presupuesto General de la Nación se incorporarán al Presupuesto solamente para registrar la estimación de su cuantía y en capítulo separado de las Rentas Fiscales y su recaudo será efectuado por los órganos encargados de su administración.”

Dentro de las características comunes a los diferentes tributos es importante destacar que:

1. Generalmente se trata de prestación en dinero.
2. Son producto del poder coercitivo del Estado en donde prima la unilateralidad..
3. Atendiendo al principio de la capacidad contributiva aún a pesar de que a veces la misma no se manifiesta como presupuesto de hecho del tributo.
4. Precedido de una ley que lo establezca.
5. Que ocurra el hecho imponible que da lugar a la obligación tributaria.
6. Que se destine a atender o satisfacer necesidades públicas o las finalidades para las que fue creado.

Se puede concluir entonces que los tributos son una de las formas o medios mediante los cuales el Estado obtiene recursos para satisfacer las necesidades de la comunidad y para los ciudadanos son una obligación, es decir, es una de las forma de contribuir a los gastos e inversiones del Estado. Desde ahora es importante hacer notar que los tributos pueden ser instantáneos o de período.

Pasemos por tanto, a estudiar la obligación tributaria.

II- Obligación Tributaria

La obligación tributaria es entendida como el vínculo jurídico que le permite al Estado exigir de los contribuyentes el cumplimiento de prestaciones pecuniarias sin que exista estipulación contractual previa, ni promesa de contraprestación futura directa e inmediata.

Los tratadistas extranjeros al referirse al concepto traen diferentes definiciones; por ejemplo, Dino Jarach dice: “La obligación tributaria en general, desde el punto de vista jurídico es una relación jurídica ex lege, en virtud de la cual una persona (sujeto pasivo principal, contribuyente o responsable) está obligada hacia el Estado u otra entidad pública al pago de una suma de dinero, en cuanto se verifique el presupuesto de hecho determinado por la ley”.

Ahora bien, conforme al Código Civil, artículo 1494 las obligaciones nacen:

1. Del concurso de voluntades de dos o más personas, como en los contratos.
2. De un hecho voluntario de la persona que se obliga, como en la aceptación de una herencia y en los cuasicontratos.
3. A consecuencia de un hecho que ha inferido injuria o daño a una persona, como en los delitos. 4. Por disposición de la ley, como en los impuestos.

Ahora bien de lo expuesto se desprende que la obligación tributaria nace de la ley y sus elementos son: sujeto activo, sujeto pasivo, causa y objeto, base gravable y tarifa.

Sujeto Activo: Es el estado entendido como tal, la nación, el departamento, el municipio, con facultad de “imperium” para recabar de los ciudadanos el impuesto.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!