Los Castigos, ¿Funcionan o No?

Castigos en Niños Funcionan o No

Los castigos en niños son más frecuentes de lo que imaginamos y de lo que quisiéramos, es la medida que muchos padres toman como forma para corregir o controlar algún comportamiento inadecuado o intolerable de sus hijos. Sin embargo, ¿son los castigos tan efectivos como se cree?

Ten presente que los castigos no solo se refieren a los castigos físicos, que por demás no son para nada aprobados. La prohibición de hacer algo también es una forma de castigo, por ejemplo, restringirle el uso de aparatos electrónicos, no dejarlos ver televisión, apartarlos a un lugar donde estén solos, no dejarlos jugar videojuegos, etc.

Ver También: Depresión Infantil.

Pero Entonces, ¿los Castigos en Niños Funcionan o No?

Como una corrección inmediata los castigos sí funcionan, ante el castigo el niño dejará el comportamiento o la actitud que los padres quieren corregir. Sin embargo, la razón de acceder a cambiar su comportamiento no es porque comprendan que algo está mal, sino por miedo.

Así entonces, el niño actúa por temor al castigo o la reacción de sus padres, pero no porque comprenda lo malo de la situación o sienta respeto por sus padres y crean que obedecerlos es lo correcto.

A pesar de que los castigos en niños sí funcionan para que el niño acate de manera inmediata la orden, la enseñanza tras el castigo es que los niños aprendan a actuar por temor o que solo obedezca bajo alguna amenaza o solo cuando alguien ejerza algún poder o autoridad sobre ellos; por ejemplo, los padres, los profesores, los abuelos o hermano mayor.

Sin embargo, de acuerdo a la teoría clásica del castigo hay 3 aspectos básicos que debes conocer si los aplicas: el castigo debe aplicarse de manera inmediata justo después de que el niño haya hecho o tenga el comportamiento inadecuado; segundo el castigo debe ser proporcional con el comportamiento o la acción; y tercero debe ser algo que le resulte desagradable al menor, por ejemplo, lavar los platos, limpiar su habitación, no ver televisión por cierto tiempo, no usar el celular, no salir con los amigos, etc.

¿Por Qué No Recurrir a los Castigos?

Los castigos eventuales pueden ser una salida ante una situación molesta e incómoda, sin embargo, existen algunas razones por las cuales recurrir a los castigos no es tan viable ni recomendable.

Lo primero que debes saber es que con el paso del tiempo los castigos pierden su eficacia, principalmente porque los niños dejan de sentir temor hacia los padres o hacia el propio castigo; esto hace que los padres comiencen a recurrir a castigos más severos creando una bola de nieve que no es aconsejable en la educación de los niños.

Lo segundo es que los castigos generan una serie de emociones negativas en los niños, por ejemplo, sentimientos de injusticia, de rabia, de soledad, de amargura, de odio, de envidia, etc. Que lejos de mejorar las relaciones familiares, lo que hacen es empeorar el ambiente en el hogar y empeorar el comportamiento indeseado del niño.

Por ejemplo, un niño que es castigado porque molesta a su hermano menor y lo hace llorar, no va a comprender que lo castigan porque lo que hace está mal, sino que lo castigan por favorecer a su hermano.

Así entonces, con el castigo van a aflorar sentimientos negativos en contra de su hermano, por ejemplo, de celos, envidia o rabia. Sentimientos que llegan a empeorar con los castigos recurrentes por el mismo comportamiento.

Otra razón por la cual los padres no debemos recurrir a los castigos, es porque con estos, aunque se corrige de manera inmediata al menor, no le estamos enseñando que no debe volver a hacer eso porque está mal, sino que lo vamos a incitar a que continúe con ese comportamiento a escondidas porque solo hay castigo cuando sus padres lo ven.

Ten Presente

1. Si vas a castigar a tu hijo, que sea algo eventual y cumple con el castigo. Si el castigo fue 1 semana sin celular, que en realidad sea 1 semana y no 1 día.

2. No trates mal ni humilles a tus hijos cuando los estés castigando, no es necesario usar groserías ni maltratarlos ni verbal ni físicamente. El castigo debe ser tomado como una manera de educarlos para que aprendan de normas y valores.

Más Temas de Niños AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!