Paro Cardiaco en Perros: Cómo Identificarlo y Qué Hacer

paro cardiaco en perros

El paro cardiaco, paro cardiopulmonar o paro circulatorio ocurre cuando el perro no tiene una circulación normal de la sangre, esto provoca que el sistema respiratorio y el sistema cardiovascular no trabajen de forma coordinada y desencadene en una insuficiencia cardiaca. El paro cardiaco se puede dar cuando el perro no puede respirar por más de 6 minutos.

Es una situación muy delicada y seria, puede resultar fatal y además se puede presentar en cualquier etapa de la vida y en cualquier raza.

Síntomas de un Paro Cardíaco en Perros

  • Aumento de la frecuencia cardiaca
  • Pupilas dilatadas
  • La piel o las membranas mucosas se vuelven azules
  • Fiebre baja
  • Respiración pesada y jadeos
  • Cojera
  • Dificultad para respirar
  • Letargo
  • Vómito
  • Debilidad
  • Colapso o pérdida espontánea de la conciencia
>> CONOCE PERRIAPP, LA APLICACIÓN PARA EL ALIMENTO DE TUS MASCOTAS

Causas de un Paro Cardíaco en Perros

  • Infección bacteriana
  • Inflamación de los vasos sanguíneos o vasculitis
  • Aterosclerosis y enfermedad coronaria
  • Tumores
  • Síndrome nefrótico
  • Hipotiroidismo
  • Envenenamiento
  • Desbalance de electrolitos
  • Hipoxia o niveles bajos de oxígeno en la sangre
  • Trauma cerebral

¿Cómo Hacer una Reanimación Cardiopulmonar a tu Perro?

En caso de que nuestra mascota atraviese por un paro cardiaco, el objetivo es reestablecer la frecuencia respiratoria y el ritmo cardiaco, para esto se necesita hacer un RCP o una Reanimación Cardio Pulmonar y el perro debe ser llevado de emergencia al veterinario.

1. Ubica al perro sobre su costado derecho y sobre una superficie plana.

2. Extiende su cabeza hacia atrás para despejar su conducto respiratorio.

3. Sujeta firmemente la mandíbula del perro y dale respiración boca a boca, sopla 5 o 6 veces, si el perro es pequeño deben ser respiraciones cortas y ligeras, si es grande larga y profunda. Hazlo cada 3 segundos.

4. Inicia las compresiones o el masaje cardíaco, acomoda tus palmas sobre el pecho del perro, preferiblemente en la parte más ancha de la caja torácica. Ten mucho cuidado de no ejercer mucha fuerza para no romper alguna costilla.

5. Intercala entre 3 y 5 respiraciones con 10 y 15 compresiones, continua hasta que tu perro recupere la conciencia y pueda respirar por sí solo.

6. Llévalo de inmediato al veterinario, incluso es mejor si haces este procedimiento cuando vayas en camino.

>> Más Cuidados de Perros AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!