Consejos para Mejorar tu Rendimiento Deportivo

¿Quién no quisiera nadar y no terminar agotado? ¿O salir a montar bicicleta y no sentir dolor? ¿O tal vez correr o practicar cualquier deporte y no terminar fatigado y rendido?

Aunque todo es cuestión de tiempo, constancia y actitud, aquí te contamos algunos consejos para mejorar tu rendimiento deportivo y así puedas cumplir todas tus metas:

1. Alimentarte adecuadamente
Esto es clave para el buen funcionamiento y rendimiento del cuerpo, así como un carro necesita gasolina para funcionar, tu cuerpo necesita la energía suficiente para cumplir con todas las exigencias que le pones. Es importante que lleves una dieta rica en nutrientes, calorías y muy importante proteínas y carbohidratos.
– Alimentos ricos en carbohidratos: pasta, arroz, quinoa,
– Alimentos ricos en antioxidantes y minerales: verduras, pescado, legumbres

En el tema de la alimentación, el horario es muy importante previo al entrenamiento o la práctica deportiva, si comiste una dieta alta en grasa, proteína o fibra es ideal esperar 3 horas para comenzar la práctica o si por el contrario necesitas comer antes del entrenamiento lo recomendado son alimentos fácil de digestión como carnes magras o frutas.

2. Hidratación
Aunque suene repetitivo es fundamental para mantener el cuerpo en óptimas condiciones, si no eres fanático del agua, puedes optar por bebidas creadas especialmente para deportistas ricas en electrolitos que ayuden a tu cuerpo a reponer rápidamente la hidratación perdida.

3. Calentar y estirar
Esto es imprescindible para el correcto funcionamiento de los músculos, esto ayudará al músculo a preparse para la actividad física y así evitar que la fatiga llegue antes de tiempo. Al finalizar, estirar los músculos harán que se relajen y queden en mejores condiciones para la próxima actividad deportiva, además es vital para evitar lesiones.

4. Fuerza mental
La mente y el corazón son fundamentales junto con la disciplina. Es importante trazar objetivos y metas a corto, mediano y largo plazo, al cumplirlas verás que siempre puedes mejorar y motivarte, pero cuidado, no caigas en el error, plantea metas reales según tus capacidades y nunca ignores alguna alerta del cuerpo.

Evaluar los resultados también hace parte de esta gran tarea, es una motivación muy grande que te puede ayudar a continuar con tus rutinas, cuando veas los logros que has conseguido te animarás aún más.

Sé disciplinado, es clave especialmente en estas metas que requieren de esfuerzo y dedicación, es difícil pero cuando consigas lo que te propusiste, será aún más satisfactorio.

Compartir