Productos Naturales y Saludables

Productos Naturales y Saludables

Nuestra alimentación debe ser consciente, debemos saber qué tipo de alimentos consumimos, cuáles son sus beneficios y qué aportes le hacen a nuestro organismo.

GRANOLA, MANÍ Y SOYA

La GRANOLA es una excelente alternativa para una alimentación sana y rica en fibra, porque mezcla diversos cereales como la avena y otros granos como el salvado de trigo.
Además, al incluir nueces, uvas pasas, maní, coco y miel, más que ser una fuente de fibra, la GRANOLA aporta una gran cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales al organismo.

Como posee un rico contenido calórico y genera energía, favorece a la persona que la consume en el desempeño de sus labores diarias o actividades deportivas. Es un producto, recomendado para el desayuno o merienda de adultos y niños, que se puede consumir sin remordimientos, y evitar la ingesta de golosinas no nutritivas.

Otro beneficio de la GRANOLA es que no aporta colesterol al organismo y sus azúcares son totalmente naturales, porque en su elaboración no se emplea azúcar refinada. También es una fuente de ácidos grasos omega 3, que reportan beneficios en la prevención del cáncer y enfermedades cardiovasculares. En fin, la GRANOLA es considerada como una fuente de salud y vida.

Un elemento presente en la GRANOLA NUTRI-SOL es el MANÍ, el cual es altamente rico en antioxidantes necesarios para proteger al organismo de padecimientos asociados a las enfermedades coronarias o al cáncer. Contiene también altos niveles de proteínas y de grasas monoinsaturadas, las cuales tienden a reducir el colesterol en la sangre.

Por último, tenemos la SOYA que es un alimento de indudables propiedades tanto nutritivas como terapéuticas. Contiene proteínas de alta calidad – más que la carne – y un notable porcentaje de ácidos grasos esenciales, hidratos de carbono, fibra, minerales y vitaminas. Además, es útil para prevenir distintos tipos de cáncer, problemas cardiovasculares y osteoporosis. Posee asimismo demostrada eficacia para tratar los sofocos de la etapa menopáusica.Y posee

LA PASTA, UNA ALTERNATIVA SALUDABLE

La pasta es uno de los alimentos más típicos y apreciados de la gastronomía en casi todos los países del mundo. Ya sea como entrante, guarnición, plato único, ensalada o sopa, se recomienda su consumo al menos una vez por semana alternando con otros platos integrantes de la dieta familiar.

Es una excelente fuente de hidratos de carbono no sólo por la cantidad que aporta a la dieta sino porque se trata de hidratos de carbono complejos, como el almidón, que le otorgan una lenta absorción proporcionando niveles estables de glucosa en sangre. La proteína más importante de la pasta es el gluten que le confiere su característica elasticidad. Su calidad proteica mejora considerablemente cuando la pasta se cocina acompañada de otros alimentos como huevo, leche y queso.

En lo que respecta a su contenido mineral y vitamínico, éste es relativamente escaso, contiene un poco de magnesio, calcio y fósforo y pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B y ácido fólico. No obstante, el valor energético y nutricional del plato depende asimismo de los otros ingredientes que acompañan a la pasta en su elaboración o preparación como carne, verduras, huevos, queso y champiñones…. El resultado final, un plato tan delicioso como nutritivo, de mayor contenido en proteínas, vitaminas y minerales y, sin duda, de gran interés gastronómico.

Un alimento muy saludable…

Las pastas constituyen uno de los alimentos más completos y recomendables en el conjunto de una alimentación sana y equilibrada. Esto unido a la capacidad de conservación de la pasta, su fácil preparación culinaria y la enorme variedad de platos que se pueden preparar con ella, son razones más que suficientes para justificar su consumo.
La pasta está especialmente indicada:

a. En estados en que se necesite un aporte extra de energía.

b. En la alimentación de las personas de edad avanzada, por su fácil digestión y asimilación.

c. En los deportistas, por su riqueza en hidratos de carbono de absorción lenta y no aportar casi nada de grasa. Además, por si fuera poco, ofrece más de un 10% de proteínas.

d. En personas con problemas de sobrepeso u obesidad, ya que la pasta como tal es un alimento saludable y versátil que no tiene por qué engordar. Aunque aún persiste la falsa creencia de que la pasta engorda, esto no es cierto, todo dependerá de los ingredientes empleados en la elaboración del plato y su consumo puede ser una alternativa muy saludable a la preparación de comidas ricas en grasas.

e. En diabéticos, porque la presencia de hidratos de carbono complejos favorece el paso gradual de la glucosa a sangre, manteniendo sus niveles estables.

f. En personas con niveles elevados de colesterol en sangre. Estudios científicos han demostrado que la pasta disminuye los niveles elevados de colesterol en sangre y favorece el funcionamiento normal de la tiroides.

La pasta no contiene grasa

100 gramos de pasta contienen menos de 1 gramo de grasa, de tal forma que se puede comer diariamente hasta 100 gramos de cualquier variedad de pasta, sin temor a engordar. Hablamos naturalmente de platos de pasta en blanco. Si no se quiere aumentar demasiado el consumo de calorías, es recomendable no abusar de las salsas y condimentos utilizados en la preparación de los platos, que contengan grasas en exceso.

De otra parte, la pasta de trigo duro (como es el caso de la elaborada por BAFFI, que ponemos a su disposición) contiene un alto porcentaje de gluten, -que es como carne vegetal -, es muy apetitosa y de un alto poder saciante. También contiene celulosa. En el intestino, la media cucharadita de celulosa que contienen 100 gramos de pasta, más la fibra de la salsa de tomate y otras hortalizas como cebolla, apio, zanahoria (que suelen acompañar a los platos de pasta) favorecen el tránsito intestinal y evitan el estreñimiento.

El valor de la sémola de trigo duro

El trigo duro es reconocido como el cereal más noble por sus excelentes cualidades alimenticias. Es muy distinto del trigo blando y se nota incluso a simple vista. El trigo duro tiene tallo fuerte, espiga grande y erguida. Los granos son alargados, translúcidos, muy duros y de color amarillo ámbar.
Del trigo duro se obtiene sémola granulosa, del color amarillo natural del grano, que conserva las sustancias alimenticias y vitales del grano entero, con un importante porcentaje de celulosa y fragmentos de germen.

El trigo duro se compone aproximadamente de: 14% de proteínas, 67% de hidratos de carbono, 2% de minerales, 2% de grasas, 3% de celulosa y 12% de agua. Contiene todos los minerales importantes para la alimentación: fósforo, magnesio, calcio, hierro, potasio, sodio y oligoelementos varios. Contiene pro-vitamina A, vitamina B1, B2, B6, PP y E y ácidos grasos insaturados, lecitina y esteroles.

La pasta de trigo duro de calidad superior requiere mayor tiempo de cocción y aumenta más de volumen (hasta tres veces), no se deforma ni se deshace y deja el agua de cocción limpia e incolora. Absorbe fácilmente jugos y salsas y al comerla se nota su consistencia.

Cómo cocinar la pasta

• Usar una olla alta. Por cada 100 gramos de pasta utilizar 1 litro de agua, 10 gramos de sal y 1 cucharadita de aceite.

• Cuando el agua esté hirviendo se agrega la sal, el aceite y por último la pasta, removiendo con un tenedor largo al inicio y de vez en cuando durante la cocción.

• La pasta estará “al dente” (en su punto) cuando esté casi cocida por dentro pero todavía algo dura al probarla. (Se puede hacer un corte transversal a la pasta, cuando casi haya desaparecido la parte cruda quiere decir que está en su punto).

• Escurrir la pasta. Agregar la salsa o condimento y por último queso parmesano rayado, según sea el caso.

• La pasta se debe de servir caliente.
NO se debe enjuagar la pasta en agua fría a menos que se utilice para ensaladas o platillos fríos.

Tips para servir la pasta

Al escurrir la pasta, es recomendable recuperar el agua en la que se coció en un recipiente y así, si alguien desea repetir, se vierte esa agua sobre la pasta que aún queda en la coladera y así recuperará su calor. Así nos evitamos utilizar otros medios para recalentar la pasta.
Es recomendable calentar los platos en los que se va a servir la pasta para que se conserve mejor el calor. Se pueden calentar en horno de microondas o en horno normal.

FRUTAS Y VERDURAS

LA ACELGA

La Acelga es una planta con grandes hojas verdes y carnosas pencas blancas. Su origen se sitúa posiblemente en las regiones costeras de Europa. Fueron los árabes quienes iniciaron su cultivo hacia el año 600 a.C. Tanto los griegos como los romanos conocieron y apreciaron las acelgas como alimento y como planta medicinal. En la actualidad, Europa central y meridional, y América del Norte, son las principales zonas productoras.

Las acelgas se destacan nutricionalmente por su bajísimo valor calórico (sólo 20 kilocalorías por cada 100 gramos), pero también por las apreciadas cantidades de vitamina C, ácido fólico y potasio. Tras la espinaca, es la verdura más rica en calcio. La fibra también es un elemento importante entre sus propiedades, el contenido en grasas es prácticamente inexistente y carecen de colesterol.

En dietas de adelgazamiento, las acelgas simplemente hervidas, al vapor o salteadas con un poco de aceite de oliva, forman un plato muy recomendable. Por su excelente aporte de folatos, es un alimento imprescindible en la dieta de la mujer embarazada.

Por otra parte, las hojas presentan propiedades laxantes y diuréticas, lo que resulta beneficioso para un buen número de afecciones como estreñimiento, hemorroides, hipertensión y retención de líquidos.
Sin embargo, las acelgas contienen bastantes oxalatos. Por ello, deben consumirse con moderación en caso de cálculos biliares.

El sabor de las acelgas es similar al de las espinacas, aunque algo más suave. Las hojas verdes y finas requieren menos de la mitad del tiempo de cocción que las pencas blancas; por lo que es mejor separar previamente dichas partes.
En Europa, y de manera especial en Alemania, esta es una de las verduras más apreciadas. Es utilizada de muy variadas formas: En cremas, ensaladas, pastas, pizzas, guisadas con tomates, gratinadas y en tortilla. Le recomendamos unas recetas sencillas para que compruebe las enormes posibilidades gastronómicas de esta verdura relativamente desconocida en nuestro medio.

EL CALABACÍN

El calabacín es una sabrosa verdura que, por su alto contenido en agua, tiene efectos diuréticos y es ideal como complemento de comidas nutritivas y bajas en grasa. Se puede consumir de variadas formas: gratinado al horno, en tortilla, en crema, o asado o frito como guarnición de carnes y pescados.

Una de las características alimenticias que convierten al calabacín en un alimento tan recomendable es su alto contenido en vitamina C. Del mismo modo, es rico en ácido fólico, tan necesario para la división celular, la formación de ADN, ARN y proteínas en el organismo. A todas estas propiedades nutritivas hay que añadir su alto contenido en fibra que lo convierte en un producto muy adecuado para los que padezcan de estreñimiento.

EL TOMATE

El tomate es la hortaliza más cultivada del mundo en virtud de que se produce prácticamente en todos los países y en todas las latitudes; es muy versátil pues se aprecia tanto su consumo fresco como procesado; combina excelentemente con una gran variedad de productos como quesos, huevos, carnes, pastas y una buena parte de verduras y de hierbas aromáticas y, de manera especial, porque es un alimento muy nutritivo y saludable.

Además del sabor, hay buenas razones para consumir tomate. Es un alimento poco energético: un tomate grande posee menos de 20 calorías, lo cual lo hace indispensable en las dietas de adelgazamiento; aporta apreciables cantidades de vitaminas C, B y E y contiene licopeno, un pigmento de acción antioxidante, que le da el color rojo característico.

Numerosos estudios científicos han puesto de manifiesto que el licopeno tiene propiedades antioxidantes y que, consumido habitualmente en la dieta contribuye a reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer, en especial el de próstata, pero también de páncreas, pulmón y colon.

Sus apreciadas cualidades sensoriales y nutricionales hacen del tomate uno de los alimentos más consumidos de nuestra gastronomía siendo múltiples sus utilidades culinarias. Especialmente destaca su consumo en crudo, que permite aprovechar todo su contenido en nutrientes, pero igualmente se emplea en sofrito (que potencia el contenido de licopeno), hervido y en salsas.

Consejos para tener en cuenta:

1. Rechace aquellos tomates que muestran una piel alterada y una coloración extraña o están demasiado blandos.

2. Deben conservarse en lugar fresco y protegido de la luz, evitando guardarlos durante un tiempo excesivo.

3. Antes de su consumo lave la piel del tomate solamente con agua fría. Esto es aplicable en el caso de alimentos producidos orgánicamente que no utilizan pesticidas ni abonos químicos.

4. No se debe preparar el tomate crudo o en zumo con mucha antelación, ya que puede perder rápidamente sus propiedades nutricionales, sobre todo la vitamina C.

5. Para su consumo en crudo, como puede ser en ensaladas, evite quitar la piel puesto que ésta es rica en vitaminas, minerales y fibra.

6. Los tomates rojos, maduros, son excelentes para preparar salsas y sopas.

7. Para eliminar la piel de los tomates sin problemas se deben sumergir en agua hirviendo durante un minuto. Después se pasan por agua fría y se retira la piel cuidadosamente con ayuda de un cuchillo. Este proceso se conoce con el nombre de escaldado.

8. El tomate, además de consumirlo crudo tanto en ensaladas como en zumos, se puede cocinar a la plancha, o hacerlo al horno con un poco de perejil, ajo picado por encima y un chorrito de aceite de oliva virgen. También se suelen cocinar rellenos.

9. Si se quiere elaborar una salsa de tomate conviene eliminar la piel, para que no le dé un toque amargo, y las pepitas, para hacerla más fina.

EL YACÓN: ALIADO CONTRA LA DIABETES

El Yacón es un tubérculo que crece en los países andinos, en donde, desde cientos de años, se lo considera un alimento básico. En la actualidad, en buena medida gracias a los conocimientos aportados por científicos japoneses en relación con la agronomía del cultivo de yacón, su composición química y sus efectos sobre la salud, se está reivindicando este maravilloso fruto de la tierra, producido de manera ecológica, como una magnífica alternativa para los diabéticos y personas que siguen dietas para bajar de peso, por su bajo contenido de calorías.

El yacón es muy jugoso, se come principalmente crudo para aprovechar sus propiedades benéficas y su sabor dulce natural, muy parecido al de la sandía. A su vez, las hojas de la planta están siendo usadas para preparar té porque se cree que esta infusión ayuda a controlar la presión arterial alta.

A diferencia de otras raíces y tubérculos que almacenan sus carbohidratos en forma de almidón, el yacón los conserva principalmente en forma de oligofructanos, que no son metabolizados por el organismo humano y que, por lo tanto, no aportan calorías. Adicionalmente, los oligofructanos son reconstituyentes de la microflora intestinal y contribuyen a combatir el estreñimiento.

Existe evidencia científica de que los oligofructanos, presentes en el yacón, mejoran la asimilación de calcio y otros minerales, sintetizan las vitaminas del complejo B, reducen el nivel de triglicéridos y de colesterol en la sangre, previenen las infecciones gastrointestinales, reducen el riesgo de desarrollar cáncer de colon y fortalecen el sistema inmunológico. Los pobladores andinos, además, le atribuyen al yacón propiedades antidiabéticas, de rejuvenecimiento de la piel y de alivio a problemas gastrointestinales y renales.

Anterior Siguiente

1 COMENTARIO

  1. Cidtial saludo, me interesa los productos Hierbas saludables y los frutos saludables deshidratados
    Por favor incluirme y suministrar informacion
    Gracias.
    Aldemar

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!