Protección y Reposo

Protección y Reposo

El horno microondas es un electrodoméstico súper práctico y útil en la cocina, aquí te contamos toda la información relacionada a su uso y cuidado.

Utilizar el recipiente correcto es de suma importancia. Tanto el tamaño con la forma de cocción, la atención necesaria y el tiempo del proceso.

La profundidad de los recipientes es tan importante como su capacidad. Los de la foto tienen una capacidad de 1 ½ litros, pero en el más profundo se necesitará más tiempo para cocinar. Un recipiente pando expone una mayor superficie de los alimentos a la energía y así se cocina más rápido.

En los recipientes redondos la cocción es uniforme. En los de ángulos rectos hay sobrecocción en las esquinas, que reciben más energía.

No utilizar recipientes de lados oblicuos, en la base, los alimentos recibirán mayor energía y se pueden sobrecocinar. Un recipiente recto mantiene los alimentos a igual profundidad.

Los recipientes en forma de anillo son excelentes para cocinar alimentos que no deban revolverse durante la cocción. La energía penetra desde el centro y por los lados, arriba y abajo, con lo que se obtiene una cocción más rápida y uniforme.

Efecto de escudo: un cubo de hielo envuelto en papel aluminio se coloca en el horno al lado de un vaso de agua, y ambos se calientan hasta que el agua hierve.

Al desenvolver, el hielo aún está congelado, pues la energía del microondas no penetra el aluminio.

Proteja los alimentos que atraen más energía con una salsa, para mantenerlos húmedos. Sumerja los pedazos de carne en salsa o vegetales. Cubra con pequeñas tiras de papel aluminio las áreas delgadas y evitará que se sobrecocinen.

Reduzca el nivel de energía cuando cocine los alimentos compactos como asados, alimentos delicados como flanes, o de alto contenido proteínico como huevos y quesos. Cocinar en bajo protege los alimentos y su cocción uniforme.

Los alimentos altos pueden necesitar alguna protección o que se les cambie de posición. Los alimentos no deben sobrepasar las ¾ partes de las altura de la cavidad.

Un tiempo de reposo permite que los alimentos terminen de cocinarse gracias a su temperatura interna, aún después de retirados del horno. La temperatura interna de este asado aumento de 70° C a 77° C (125° F a 140 ° F ) durante el reposo de 15 minutos. El reposo también facilita el corte posterior.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!