Logo símbolo ambiental

Una propuesta del Convenio de Producción más Limpia con el sector avícola de departamento de Antioquia.

avicultores9202-38En los últimos cinco años, los convenios de producción más limpia han demostrado ser un excelente esquema de gestión ambiental, en la que el trabajo coordinado entre el Estado y el sector productivo permite alcanzar resultados positivos en áreas como el mejoramiento de la gestión pública, el control de la contaminación, la adaptación tecnológica y el desarrollo productivo del sector privado.

Sin desestimar los resultados obtenidos en los convenios suscritos con otros sectores de la economía, se destaca un programa que se ha venido desarrollando en el marco de Convenio de Producción más Limpia, suscrito con el sector avícola del departamento de Antioquia, en el que se ha reconocido que los retos asumidos por los sectores público y privado, derivados del mecanismo de producción más limpia aún no se han agotado y por el contrario deben apuntar hacia el logro de unas metas que permitan optimizar las condiciones de competitividad del sector avicultor en el nuevo contexto del mercado.

La visión inicial de quienes suscribieron los convenios de producción más limpia, entre ellos el del sector avicultor, apuntaba principalmente a la búsqueda de instrumentos que facilitaran la implementación de los estándares normativos ambientales vigentes, los cuales venían generando dificultades en su concepción, aplicación y cumplimiento.

Sin embargo, las expectativas iniciales pretenden ser superadas, se reconocen e identifican avances significativos en aspectos como el de la pronta recuperación de la tasa de retorno de las inversiones efectuadas en materia ambiental, la incidencia de la gestión ambiental sobre la calidad del producto final y la notoria disminución del impacto ambiental del sector, que hace ver a la producción avícola inmersa en el mecanismo de gestión de producción más limpia como una actividad amigable con el medio ambiente. No obstante, estos logros no pueden ser considerados como la meta final del convenio.

En consonancia con lo anterior, se determinó crear un símbolo, una imagen que permitiera identificar la filosofía del citado Convenio, a través del cual se fundara una nueva fase de la gestión ambiental concertada, enmarcada en el reconocimiento del esfuerzo y el ejercicio ambiental desarrollado por el gremio avicultor. La nueva propuesta está dirigida principalmente hacia el sector consumidor, que hasta la fecha ha permanecido al margen de los procesos de producción más limpia y que desde ahora deberá incidir de manera significativa en la selección y el reconocimiento de aquellos gremios, organizaciones y empresas que no sólo cumplen con todos los parámetros exigidos por la normatividad ambiental dentro de su esquema productivo, sino que están adelantando acciones conjuntas con las autoridades ambientales, para lograr implementar una gestión ambiental eficiente y eficaz en beneficio del consumidor, y optimizando su esquema competitivo.

Los soportes para este desarrollo están dados. A la fecha, los avances y logros obtenidos a través del convenio de producción más limpia han sido constatados y sopesados. Se tienen registros de la disminución del impacto ambiental del sector, las autoridades ambientales de Antioquia, Corantioquia y Cornare, en conjunto con Fenavi-Antioquia y las empresas que adhirieron al convenio a través de un instrumento que se denomina Comité Operativo, se encargan de evaluar y analizar el nivel de cumplimiento de las metas acordadas, garantizando en forma constante la veracidad de los informes de avance en la producción más limpia, la disminución real del impacto ambiental y el acatamiento de los estándares normativos vigentes de cada uno de los entes productores involucrados y que pretendan utilizar el logo en sus productos.

Existen dos supuestos que permiten deducir la necesidad e innegable utilidad de la aplicación de este tipo de modelos ambientales competitivos. El primero, hace énfasis en la necesidad de volcar al consumidor colombiano a un esquema de exigencia y reconocimiento a la gestión ambiental, a partir del conocimiento de la labor de las autoridades ambientales y los diversos productores de bienes y servicios, convirtiendo al consumidor en un calificador de la gestión ambiental, a través de una seria e imparcial orientación sobre el producto que consume.

Esta propuesta busca facilitar que el Estado, los consumidores y el sector productivo aúnen esfuerzos y generen nuevas ideas, dirigidas hacia el mejoramiento de la productividad con garantía de sostenibilidad ambiental, en el entendido de que los esquemas de comando y control ambiental que son aplicados por parte de las autoridades ambientales pueden y deben ser dinamizados, en la medida en que se alcancen acuerdos serios, francos y verdaderamente útiles a la sociedad, al medio ambiente y a la economía nacional.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!