Ruptura Espontánea de NN Carcinoma Renal de Células Cromófobas

Dr. Edgar Velasco Zamorano
Miembro Emérito. Sociedad Colombiana de Urología

Introducción – Carcinoma Renal de Células Cromófobas

El caso a presentar confirma una vez más que el carcinoma de células renales (CCR) es desafortunadamente una patología de diagnóstico tardío.

Su clásica triada de dolor, hematuria y tumor no se cumple completamente; la gran mayoría de los tumores incipientes son de descubrimiento imagenológico incidental.

Además la ubicación anatómica del riñón y la virtual inexistencia de un marcador tumoral específico en la sangre, debido a la heterogeneidad del tumor renal, dificulta también su diagnóstico precoz.

El hematoma espontáneo subcapsular o peri nefrítico es muy raro, si no va precedido o acompañado de un trauma, enfermedad vascular (hipertensión arterial, vasculitis, aneurismas), discrasia sanguínea, terapia de anticoagulación, infección renal con o sin absceso, hemodiálisis crónica etc.

Todavía es más raro encontrarlo en un subtipo de CCR, que se cree tener menor agresividad que el CCR convencional. Sin embargo debemos recordar que el hemangiomiolipoma, un tumor benigno, también puede sangrar externamente en forma espontánea.

El CCR ocupa el tercer lugar en prevalencia de cáncer genitourinario y representa el 2% de todas las malignidades; ocurren 30.000 mil nuevos casos al año y 12.000 muertes anuales en Estados Unidos. A pesar de descubrirse tempranamente con radiografías, el porcentaje total de muertes no ha cambiado.

La nefrectomía parcial o radical sigue siendo la base del tratamiento del CCR localizado.

Aunque el rol de la nefrectomía es controvertido en el manejo de cáncer metastático, debe ser practicada en ocasiones para aliviar síntomas propios del tumor, como serían la hemorragia, el dolor, los efectos de masa local o manifestaciones sistémicas como, la hipertensión arterial, la hipercalcemia, la disfunción del tracto gastrointestinal y la falla cardiaca secundaría a la desviación de la sangre del tumor.

Lea También: Carcinoma Renal de Células Cromófobas, Presentación del Caso

Resección de metástasis solitarias

Se puede practicar también junto con la resección de metástasis solitarias. La cirugía está contraindicada si representa un altísimo riesgo para la vida del paciente o porque el tumor por su gran tamaño e invasión a órganos vecinos pueda traer complicaciones.

Particularmente el tratamiento del CCR avanzado, metastásico, plantea un dilema terapéutico, dado que ni la radiación, ni la quimioterapia, ni la inmunoterapia han comprobado suficiente beneficio.

Los oncólogos clínicos a través del tiempo se han dado cuenta de los continuos fracasos de estos tratamientos. Se aplican aún costosas terapias con medicamentos biotecnológicos como son las interleukinas/interferones.

La identificación de alteraciones genéticas en el CCR avanzado pueden ayudar a poner en claro los mecanismos moleculares responsables del agresivo comportamiento de estos tumores.

La enfermedad del CCR puede ser analizada minuciosamente a nivel básico molecular y nos dará un profundo entendimiento de la patobiología.

Todos los datos necesarios de expresión del gen, deben ser correlacionados con el nivel de proteína, aunque una relación directa puede no ser siempre evidente.

Finalmente, todos los marcadores potenciales moleculares deben ser validados con los datos de los resultados obtenidos en el paciente para tener significancia clínica.

La tecnología microarray (microarreglos) practicada en los tejidos, es una poderosa herramienta para realizar un diagnóstico de los cambios moleculares de la secuencia del DNA, poniendo en claro el potencial de los marcadores del CCR.

Existen múltiples genes capaces de ser regulados por el tumor y estos pueden ser agrupados en diversas categorías como son, la angiogénesis, la matriz extracelular y el metabolismo celular.

Ver mas Revistas de Urología, CLICK AQUÍ
loading...

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!