Editorial: Cruzando Fronteras

Después de 17 años de haber hecho realidad un ideal en el cual de una manera incansable y laboriosa, trabajaron ilustres profesores del país (no los nombro a todos por temor a incurrir en algún olvido), ha llegado un nuevo momento a nuestra querida Asociación Colombiana de Menopausia; hoy vemos con mucho orgullo y una gran responsabilidad, el continuar con el trabajo de seguir consolidando el nombre y el crecimiento de la misma.

Hemos sido testigos de un sinnúmero de eventos científicos de la más alta calidad, como la organización y puesta en marcha de nueve congresos nacionales, en los cuales se contó con la presencia de los más altos exponentes y líderes mundiales en el climaterio, colegas con los que se ha logrado a lo largo de estos años, vínculos académicos y de amistad, siendo estos, voceros ante el mundo de nuestra capacidad académica, vocación de trabajo y crecimiento científico a la altura de muchos países desarrollados. A través de nuestra Asociación también hemos sido “exportadores” de nuestras costumbres, de nuestra cultura y de la gran riqueza y diversidad que ofrece nuestro país, muestra evidente son los gratos comentarios que oímos en el exterior cuando los colegas extranjeros se refieren a la Asociación y a nuestro país.

La Asociación ha ido creciendo de una manera sólida, organizada y con mucha proyección a lo largo y ancho de nuestro país. Hoy contamos con diez capítulos regionales, los que constituyen la base de la pirámide, que día a día tienen la responsabilidad de seguir creciendo en número de asociados y en producción científica que redunde en un mayor impacto a nivel nacional.

Somos hoy en día, también, un referente para muchas sociedades científicas con las cuales hemos estrechado vínculos para crecer con intereses comunes en la salud de la mujer mayor, donde cardiólogos, reumatólogos, endocrinólogos, sexólogos, psiquiatras, fisiatras, urólogos y mastólogos, entre otros, han sabido aportarnos sus conocimientos siempre con la claridad de que quienes debemos dirigir la salud integral a lo largo del climaterio somos nosotros, los ginecólogos, y el ente máximo regulador de la orientación científica en este campo, la Asociación Colombiana de Menopausia, Asomenopausia.

No ha sido una tarea fácil la que iniciaron los fundadores de nuestra Asociación y que han continuado entusiastas colegas de todo el país en estos 17 años de vida. Ahora que la medicina se expande tanto, en donde todos sufrimos la coyuntura de un sistema de salud cada vez más preocupado por el rendimiento económico que por el “rendido bienestar” de la población y que necesariamente esta situación trasciende a una economía verazmente competitiva, en donde obtener recursos que puedan financiar actividades de crecimiento académico y gremial es cada vez más difícil. La Asociación está en el camino de “ponerle el pecho” a esta realidad y seguir avanzando en sus principales objetivos: la academia y el gremio.

Después de casi dos décadas de vida, llega el momento de seguir trascendiendo. Es hora de difundir nuestro trabajo y aportar nuestra experiencia a nivel mundial. En el pasado Congreso Mundial de Menopausia, en Roma, la IMS (International Menopause Society) le otorgó a la Asociación Colombiana de Menopausia la certificación como nuevo miembro del Colegio de Asociaciones Mundiales de Menopausia (CAMS), dignidad que se me ha encomendado representar. No todas las Asociaciones Mundiales de Menopausia han recibido este título cuando han presentado su solicitud, esto es muestra del reconocimiento y de la proyección que la IMS ha visto en nuestra Asociación.

El gran reto que hoy tenemos es el de ser unos embajadores eficientes de Asomenopausia a través del mundo, aportando ideas, trabajo, sacrificio y ante todo valores y principios éticos que nos consoliden en el mapa mundial como una Asociación ejemplar. Ya no solo representamos a un gremio; representamos a una nación entera y esa responsabilidad nos obliga a unirnos cada vez más y a caminar todos por el mismo sendero, proyectando un futuro programado y responsable para que a la vuelta de unos años, las nuevas generaciones (que dicho sea de paso estamos obligados en promover) sean quienes escriban en un editorial de nuestra revista: Hemos cumplido.

Camilo Rueda Beltz
Representante de Colombia para CAMS
Tesorero Asomenopausia
Presidente, Capítulo Bogotá

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!