Riesgos y Complicaciones en la Influenza

Existen grupos de personas en mayor riesgo en los cuales la enfermedad puede generar severas complicaciones, tales como las personas mayores de 50 años, los niños menores de 4 años, y los individuos afectados por enfermedades subyacentes como enfermedades cardiovasculares, respiratorias crónicas, asma, diabetes, enfermedades renales, reumáticas, inmunodeficiencias y cáncer, entre otras.

Otras complicaciones

· Neumonía viral
· Neumonía bacteriana como sobre-infección
· Otitis media
· Miositis aguda
· Miocarditis
· Pericarditis
· Encefalitis

Hospitalizaciones y Muertes por Influenza

Los riesgos de complicaciones, hospitalizaciones y muerte por influenza son más altos entre personas de 60 años o más, niños de muy corta edad y personas de cualquier edad con algunas condiciones subyacentes de salud comparado con niños sanos de más edad y adultos más jóvenes.

Las muertes relacionadas con la Influenza pueden ser consecuencia de la neumonía y también de la exacerbación de condiciones cardiopulmonares y otras enfermedades crónicas. Los adultos de más edad comprenden más de 90% de muertes atribuidas a neumonía e influenza. Las muertes por neumonía e influenza podrían estar aumentando en parte debido al incremento en el número de personas mayores.

Recientes publicaciones muestran la preocupación de las autoridades internacionales como la Organización Mundial de la Salud, OMS, sobre la circulación del virus de la influenza y su impacto en la comunidad y en grupos de riesgo, especialmente en el contexto actual de la epidemia del SARS o neumonía atípica y de su posible recurrencia con patrones estacionales.

La OMS recomienda la vacunación contra la influenza en el personal de salud, en los grupos de riesgo y en quienes cuidan de estos pacientes, con el fin de reducir los casos de neumonías que pudieran confundirse con SARS.

Recientemente a partir de julio del 2003, se ha reportado un incremento muy importante de casos de neumonías y muertes ocasionados por el virus de la Influenza en niños menores de 4 años y adultos mayores de 50 años en El Salvador y Guatemala, y una actividad importante en Costa Rica, donde el alto costo de las infecciones respiratorias por influenza hace que se evalúen las posibilidades de programas gubernamentales de vacunación para el 2004. En El Salvador se ha decretado el estado de calamidad debido al alto número de casos de neumonía y a la elevada mortalidad. Se estima que hasta julio del 2003, cerca de 300.000 personas han contraído el virus de la influenza y han fallecido aproximadamente 3.753 personas en Centroamérica por el virus de la Influenza.

Las muertes relacionadas con la Influenza pueden además ser consecuencia de la neumonía y también de la exacerbación de condiciones cardio-pulmonares, diabetes y otras enfermedades crónicas. Los adultos de más edad y quienes tienen esas condiciones de salud comprenden más de 90% de las muertes atribuidas a neumonía e influenza. Las muertes por neumonía e influenza podrían estar aumentando en parte debido al incremento en el número y proporción del grupo de personas mayores de 50 años en el mundo y del incremento mundial de enfermedades como la diabetes.

La vacuna contra la influenza es producida con fragmentos del virus y por consiguiente después de aplicada NO PODRÁ PRODUCIR LA ENFERMEDAD. Ha demostrado una protección (eficacia) del 78 – 100% en personas sanas menores de 60 años de edad, y del 60 -75% en mayores de 60 años. En este último grupo de edad la vacuna protege hasta un 80% contra la neumonía, la hospitalización y la muerte.

Ofrece una rápida y efectiva respuesta en los primeros días, alcanzando una protección óptima luego de 14 días. Esta vacuna es muy segura y bien tolerada tanto en adultos como en niños y está aprobada en personas mayores de 6 meses. La dosis sugerida para los adultos es de una dosis una vez al año, aplicada en forma de inyección intramuscular en el músculo deltoides (hombro).

En niños entre los 6 meses y 9 años de edad que no hayan sido vacunados previamente se aplican 2 dosis (con un intervalo de 4 semanas). Si son niños menores de 3 años requiere la dosis pediátrica.

Si una persona contrae la influenza a pesar de haber sido vacunada, la enfermedad es más leve y las complicaciones en caso de presentarse, serán menores.

En nuestro país sólo un 3% de la población se vacuna anualmente contra este virus; frente a otros países de América Latina como México, Brasil, Argentina, Chile y Uruguay, donde la vacunación hace parte de los programas nacionales de prevención, principalmente para los adultos mayores y los grupos de riesgo.

Es muy importante antes de la vacunación revisar cuidadosamente la fecha de expiración de las vacunas y las cepas que componen la vacuna para la temporada vigente, para este año debe especificarse en la caja TEMPORADA 2.003-2.004.

Costo Efectividad de la Vacuna contra la Influenza

Los estudios en adultos trabajadores sanos reportaron que la vacunación puede reducir los costos del ausentismo laboral y mejorar la productividad y el rendimiento de los empleados. Se han reportado reducciones de 34 -44% de las visitas médicas, 32 -45% de días laborales perdidos y 25% del uso de antibióticos por enfermedades asociadas con la influenza. Los modelos económicos de costo-beneficio estiman un promedio de ahorro anual de US $13.66/persona vacunada. En Colombia se han realizado varios estudios de costo beneficio. En una entidad bancaria la vacunación sostenida contra la influenza produjo hasta US $188 en ahorro de costos por trabajador vacunado por tasas de productividad.

La vacuna contra la influenza puede reducir los costos directos e indirectos de la atención de la enfermedad. Los estudios económicos de la vacunación de personas > 65 años y de pacientes de riesgo han reportado ahorro de costos generales para las instituciones y reducción sustancial de las hospitalizaciones y la muerte.

¿Quiénes deben Recibir la Vacuna contra la Influenza?

El efecto de la vacuna de la Influenza dura 12 meses. Es recomendable aplicársela a partir del mes de agosto, tiempo en el cual se incrementa el virus en la población y comienza la alta temporada de infección respiratoria por influenza.

  • Adultos mayores de 50 años
  • Niños entre los 6-24 meses y entre los 2-4 años de edad
  • Personas con diabetes
  • Familiares o personas que viven o atienden pacientes en alto riesgo
  • Personas con enfermedades del corazón, pulmonares o renales
  • Personas con bajas defensas por cáncer y otras enfermedades
  • Personas en el ambiente laboral para reducir el ausentismo e incapacidades, y las pérdidas económicas en las empresas
  • pacientes con asma
  • Residentes en hogares geriátricos y quienes los cuidan
  • Personal de salud
  • Viajeros
  • Todas las personas que desean evitar la influenza

Personas que No Deben Vacunarse

1. La vacuna inactivada contra la influenza no se debe administrar a personas con alergia comprobada a las proteínas del huevo.
2. Las personas con enfermedad febril aguda generalmente no deben vacunarse hasta cuando sus síntomas hayan cedido. Sin embargo, las enfermedades menores con o sin fiebre no contraindican el uso de la vacuna, particularmente entre niños con infección leve del tracto respiratorio superior o con rinitis alérgica.

En Colombia el virus de la Influenza puede afectar en cada temporada anual aproximadamente a cuatro millones de personas y entre ellas a un millón de niños, con severas complicaciones en los grupos más vulnerables mencionados. De acuerdo con las cifras del DANE fallecen anualmente debido a la infección respiratoria y neumonía cerca de 3.000 personas mayores de 50 años, con una alta proporción de estas muertes ocasionadas por la influenza y el neumococo, ambas enfermedades prevenibles por vacunación. En 1996 durante la epidemia denominada ¨abrazo del pato¨ se infectaron cerca de 10 millones de personas y fallecieron 1000 de ellos por las serias complicaciones de la infección.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!