Reflejo Orbicular y la Testosterona

Antibióticos para Infección Urinaria

Miami. Mucha gente tiene el concepto de que los “matones” (aquellos cuates o cow boys barbados, haraposos con cananas cruzadas al pecho y sendos revólveres Colt 45 colgando a cada lado de su cintura) son la encarnación de la valentía y del machismo en su forma más depurada. Pero -como sabemos- es todo lo contrario. El perro que ladra está asustado y si ataca es para defenderse del ataque inminente aunque sólo sea imaginario. Los matones de nuestra escuela elemental eran los que se encontraban atemorizados y los que transmitían su cobardía a los pequeñuelos e indefensos. Por ello las películas muestran a los matones torturando a ancianos, mujeres y niños. Por eso también cuando aparece la caballería -o los chachos en el vernáculo de mi tierra- salen a perderse los machos, con el rabo entre las piernas.

Aunque no parezca lógico, es precisamente la carencia o disminución del efecto de la testosterona sobre sus cerebros lo que los hace comportar como matones. Los matones, e incluyo a los que abusan violentamente de sus esposas, novias y compañeras, son los ansiosos, o los cobardes, empleando el lenguaje moralista. Los “chachos” (marines, en las películas americanos de antaño) son cool y “frescolas”. ¿Por qué?

LA TESTOSTERONA ES TRANQUILIZANTE. La testosterona (TS) se libera espontáneamente en la circulación sanguínea en forma intermitente o en forma refleja. Lo último ocurre en el caso de los ratones de laboratorio, en presencia de una hembra receptiva o si se les da a oler la orina de la hembra que contenga feromonas liberadas durante el estro cuando son fértiles. La TS se libera gracias al efecto de la hormona liberadora de las gonadotropinas (GnRH) y de la hormona luteinizante (LH).

¿Cuál es la utilidad del efecto tranquilizante de la TS? El facilitar la cópula. Si no hay tranquilidad, no hay cópula efectiva ya que estaremos ocupados en “defendernos de la competencia”.

¿Cómo podemos en los humanos medir el efecto tranquilizante de la TS? Analizando el reflejo orbicular. Este reflejo innato primario se caracteriza por la contracción involuntaria de los músculos orbicularis oculi localizados alrededor de los ojos, al experimentar un estímulo intenso, súbito e inesperado, como es un ruido intenso o una descarga eléctrica aplicada sobre la zona supraciliar de la frente. Todos “brincamos” cuando cae un plato en la cocina a nuestras espaldas, por ejemplo. Pues bien, ese brinco o startle se acompaña de contracción involuntaria de los músculos orbicularis oris que nos hace cerrar los ojos. Entre más rápida e intensa la contracción ocular, mayor ha sido la reacción primaria de temor. Esto se traduce en el registro periocular electromiográfico como deflexiones de corta latencia y de máxima amplitud. En los humanos, el reflejo orbicular se disminuye en amplitud y su latencia de aparición se aumenta, después de la administración sublingual de dosis mínimas de testosterona.

EL TEMOR ES INCONCIENTE, LA ANSIEDAD ES CONCIENTE. El reflejo orbicular -o el reflejo de sorpresa en general- es un reflejo reticular del tallo encefálico facilitado por la amígdala del sistema límbico. La ansiedad es de origen prefrontal cortical y constituye un proceso lingüístico-cognitivo conciente de elaboración del temor. Estudios practicados por el grupo de Jack van Honk de la Universidad de Utrecht en Holanda, han demostrado que la TS -si bien suprime la reacción primaria de temor inconsciente- no suprime igualmente la ansiedad. Esto lo han logrado los autores holandeses estudiando mujeres normales por medio de la prueba de STROOP inconsciente. Este se basa en la identificación en la forma más inmediata posible de fotos de percepción subliminal (aparición solo por diecisiete milisegundos) de rostros que reflejan temor o agresión. ¿Y cómo lo detectamos si las fotos están ocultas en el preconsciente? Simplemente entrampando a la mente…Estas fotos están ocultas en un continuo de color el cual debemos identificar en forma inmediata tan pronto percibimos el color. Así por ejemplo, si la cara amenazante se oculta en el color verde, identificaremos el color verde al aparecer en la pantalla del computador en forma más rápida que los otros colores. Esto se logra usualmente empleando un interruptor emplazado en un tablero que contiene los diversos colores y que se activa con el dedo índice de la mano derecha. Curiosamente llamamos en forma más rápida o con menor latencia de tiempo, a aquellos colores que esconden en el preconsciente las fotos subliminales que engendran temor o terror. La ansiedad se mide por otro lado respondiendo a cuestionarios, los cuales respondemos en forma conciente e informada. Las preguntas de dichos cuestionarios incluyen situaciones hipotéticas pero posibles o comunes en la vida cotidiana, que generen mayor o menor ansiedad (“encuentro una serpiente cascabel en la noche en mi cocina cuando voy por un vaso de agua”). Las respuestas se pesan de acuerdo a diferentes escalas de mayor a menor.

Una forma alterna de estudiar el preconsciente es utilizando el fMRI, el cual nos permite medir la reactividad metabólica o el consumo regional de oxígeno de la amígdala y de las estructuras anatómicas asociadas. Aunque existe una influencia recíproca fisiológica entre la ansiedad y el temor, es posible disociar estas dos respuestas experimentalmente, así como se puede también disociar el brazo autonómico del temor y de la ansiedad, este ultimo representado en el reflejo psico-galvánico o de reacción de conductancia electrodérmica, en la cual se basa la prueba del detector de mentiras.

PERO… SI LOS MATONES TIENEN NIVELES SANGUINEOS ALTOS DE TESTOSTERONA

Cierto. Pero una cosa son los niveles sanguíneos y otra la actividad sobre los receptores.

A veces niveles altos de una hormona (Vg., insulinemia elevada en diabéticos tipo 2) se traduce en sensibilidad disminuida o resistencia a nivel del receptor. Además la TS posee una actividad doble que necesita estar nivelada o balanceada para ejecutar su función normal. La agresión, para ser modulada, “civilizada”, dirigida, y racionalmente enfocada (guerra contra el terrorismo por ejemplo) necesita testosterona a nivel cortical conciente y también a nivel amigdalino preconsciente. Esta última función sin embargo debe ser normalmente pacificadora. El “chacho frescola” es agresor pero“cool”, con ansiedad (conciente) pero sin temor. El matón es un agresor asustado al máximo (amigdaliano subcortical) que grita, manotea y lo peor, que dispara a la loca, al contrario del miembro del SWAT TEAM que sabe hacer lo apropiado y que a donde pone el ojo pone la bala…

BASES PSICOBIOLÓGICAS. La TS actúa a nivel subcortical límbico y su efecto tranquilizante lo antagoniza el cortisol, la hormona del estrés por antonomasia. El cortisol aumenta la densidad de la hormona liberadora de cortisol (CRH) en la amígdala e interfiere con la actividad tranquilizadora de la TS. Los estresados son agresores irracionales, gritones y manoteadores. Y por lo tanto menos machos…Los adolescentes en el parque parecen decirnos: ¡fresco, hermano!

¿ES LA COBARDÍA DE LOS MATONES UN FENÓMENO AUTOINMUNE? Es posible especular que auto-anticuerpos contra el ACTH en sujetos antisociales interfiera con el reflejo de servo alimentación negativa que ejerce el cortisol sobre el ACTH en el cerebro regulando el estrés. Tal interferencia facilitará la síntesis de receptores de CRH en la amígdala disminuyendo en forma indirecta la sensibilidad cerebral fisiológica a la TS. Un estudio dirigido por Fetissov y colaboradores del Instituto Karolinska de Estocolmo encontraron aumento de anticuerpos contra ACTH en prisioneros y antisociales, al igual que hallaron en el grupo de estudio niveles elevados de auto anticuerpos contra oxitocina, la hormona pro-social por excelencia. Cada día se acumula más evidencia científica que respalda la teoría auto inmune de las enfermedades siquiátricas y neurodegenerativas…

REFLEXIÓN FINAL. Ya que en la vida nada es totalmente blanco ni negro ¿en qué consiste el aspecto negativo de la conducta de la gente que goza de la homeostasis y coordinación entre la corteza frontal y la amígdala, entre el cortisol y la testosterona, hasta el punto de modular eficientemente su temor inconsciente y su ansiedad conciente? Personas monolíticamente auto convencidas sobre el valor absoluto de ciertos fenómenos o ideas mágicas o sobrenaturales, o aquellos que basan su comportamiento EN EL DOGMA RELIGIOSO -que es por definición irracional e inflexible- facilitado por el poder ansiolítico y disociativo del ego de dichas ideas, se autoerigen en los únicos depositarios de la verdad, tornándose potencialmente agresores, apóstoles o cruzados, fundamentalistas con características mucho más peligrosas que las que exhiben los matones a los que nos referimos acá.

Daniel Jácome-Roca, MD Profesor Asociado Clínico de Neurología Darmouth & University of Miami

Hermans EJ, et al : A Single Administration of Testosterone Reduces Fear-Potentiated Startle in Humans. Biol Psychiatry, 59: 872-874, 2006
Van Honk J, et al: Testosterone Reduces Unconscious Fear but not Consciously Experienced Anxiety: Implications for the Disorders of Fear and Anxiety. Biol Psychiatry 58: 218-225, 2005
Fetissov SO, et al: Agressive Behavior Linked to Corticotropin-Reactive Autoantibodies. Biol Psychiatry, Jul 27 (Publicación Electrónica Previa a Impresión) 2006

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!